Síguenos en:
facebook twitter
Columnista Objetivos para 2013 Vamos de a poco...


Objetivos para 2013

Hace unos días estaba viendo la tele y cambié a un canal, uno de manualidades, donde una señorita de sonrisa perfecta, pestañas postizas y manicure impecable sonreía a la cámara y decía a sus amables televidentes que tenía una sugerencia para que resolviéramos todos nuestros problemas. Lo dijo con tal solvencia que me dio la impresión de que esa señorita había encontrado la solución para la  reconstrucción de la capa de ozono.

Guiñando un ojo a pantalla ella dijo: "El inicio del año es el momento propicio para reflexionar sobre nuestros objetivos, y así poder cumplirlos y ser felices".

Puse atención y decidí escucharla. Bueno, no decidí escucharla, sino que el control remoto se me cayó debajo de la cama y no me quedó más opción que seguir viendo su programa.

Ella, aleteando sus pestañas, sugería que escribiéramos los compromisos que asumiríamos durante el nuevo año y que los colocáramos en lugares estratégicos para recordarlos cuando fuera necesario. Enseguida tomó un pedazo de cartulina de color violeta y escribió, con letra clara y juguetona, su objetivo para 2013:  "Este año sonreiré más". Luego pegó el mensaje en un espejo y dijo: "Así cada mañana, cuando me mire al espejo, recordaré el objetivo que me he planteado, sonreiré y seré más feliz".

Por algún extraño motivo me pareció que la idea era buena. No tenía cartulinas de colores, así es que arranqué una hojita de una libreta y escribí: "Este año sonreiré más" y lo pegué en el espejo que uso para maquillarme. Sonreí y automáticamente esa sonrisa me dejó ver la realidad... ¡Estoy más arrugada que una tortuga! Me miré atentamente y descubrí pecas, manchas, líneas de expresión y todas esas evidencias de que el dineral que he gastado en cremas no ha servido de nada. Rompí el papelito y decidí que con tantas arrugas más me valdría no reír.

Escribí en otro papel: " Este año seré más ordenada" y lo pegué en el cajón del velador. Luego abrí el cajón y descubrí que ahí dentro guardo desde una factura del supermercado hasta un walkman (¡de los de cassette!) que me regaló un novio tan antiguo que ya ni recuerdo su nombre. ¡Un año no me alcanzará para deshacerme de tantas tonterías! Rompí el papel.

En otro mensaje puse: "Este año volveré a entrar aquí" y lo pegué en unos jeans que aún guardo desde mi época de estudiante de diseño gráfico cuando las fibras elásticas aún no estaban tan difundidas y entrar en unos jeans tenía más mérito que hoy. Puse el pantalón sobre mi cama y lo analicé detenidamente. Más bien parecía que el pantalón me analizaba a mí. Me di cuenta de que entrar en unos jeans de hace 20 años es tan fácil como entrar al Pentágono. Con el pantalón se fue también a la basura el papelito. Puse otro mensaje en la refrigeradora, uno en la bicicleta estática y otro en la ventana que da al departamento de la bruja de mi vecina  que escucha reguetón a todo volumen desde las 6 de la mañana. Todos esos papelitos terminaron en la basura.

Me di por vencida y pensé que quizá lo más real es hacer aquello que me enseñaron en mi casa: "Ser hoy un poquito mejor que ayer". Ojalá eso sí lo consiga. 

Volví a mi cuarto y recordé a la señorita del programa, con sus pestañas postizas, sonrisa perfecta y manicure impecable, y decidí pegar en la televisión un papelito con mi primer objetivo verdaderamente realizable: "¡En 2013 no veré programas tontos!".

Por María Fernanda Heredia
Escritora ecuatoriana

Columnista

 
columnista El infierno Por María Fernanda Heredia
columnista Plegaria por Chile Por Tania Tinoco

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Matrimonio Aguirre - Ycaza

En la iglesia San José se celebró el matrimonio de Cristina Icaza Reynoso y Andrés Aguirre Barriga. Los padres de la novia recibieron a sus invitados en los salones del Club de la Unión.

Leer más
sociales

Videos