Síguenos en:
facebook twitter
ACTUALIDAD Cristina de Kirchner: Protagonista de una larga carrera política junto a su esposo, es comparada con Hillary Clinton y con Eva Perón.
Cristina de Kirchner


Cristina de Kirchner:

Reelecta con un triunfo histórico, la mandataria argentina ahora debe gobernar sola.

Aunque no es la primera mujer en ocupar la presidencia de Argentina, su caso es muy diferente al de Isabel Martínez de Perón, quien en 1974 asumió el poder  al suceder (de forma desastrosa) a su difunto esposo, Juan Domingo Perón, del cual era su Vicepresidenta. Cristina Fernández de Kirchner, de 58 años, ha hecho historia al ser la primera mujer en ser electa y luego reelecta mandataria de su país. En el 2007, ganó las elecciones presidenciales, cuando su esposo, Néstor Kirchner, concluía su periodo. Y el pasado 23 de octubre volvió a llegar a la presidencia con el 54% de los votos del electorado argentino, y una significativa diferencia de 37 puntos con el candidato que quedó en segundo lugar.  Esta vez ya sin su amado Néstor, quien falleció en octubre del 2010. 


Quienes la admiran la comparan con la actual senadora norteamericana, Hillary Clinton, quien fue artífice de la carrera y éxito de su esposo, el expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton. Cristina tuvo un papel protagónico como senadora y como primera dama. Aún así, en este último papel, a diferencia de Eva Perón,  no compitió con la figura de su esposo mientras él ocupaba la silla presidencial. 


Amor y poder
Cristina Fernández nació en el seno de una familia de clase media en la ciudad de La Plata. Es hija de un matrimonio mixto en cuanto a tendencias políticas. Su madre, Ofelia Giselle Wilhem, fue dirigente gremial del Ministerio de Economía y activa militante del Partido Justicialista. Su padre, Eduardo Fernández, era un mediano empresario del transporte y seguidor de la Unión Cívica Radical. 


Se graduó de abogada en la Universidad Nacional de La Plata, donde conoció a su esposo, con quien también coincidió en la militancia peronista de izquierda moderada. Se casaron en 1975 y un año después, en pleno golpe de Estado, decidieron mudarse a Río Gallegos. Ahí abrieron un despacho donde ejercieron la abogacía. Esta ciudad también vio nacer a sus dos hijos: Máximo en 1977 y Florencia en 1990. Tras el retorno a la democracia, en 1983, los esposos Kirchner volvieron a la militancia peronista. En esa década, mientras Néstor era designado intendente de Río Gallegos, Cristina iniciaba una imparable carrera política: entre 1985 y el 2007 ocupó nueve cargos de elección popular como Diputada Provincial y Senadora Nacional, entre otros.  


Su candidatura a la Presidencia de la República por el Frente para la Victoria, que la llevó al triunfo en primera vuelta de la contienda de octubre del 2007 con el 44,9% de los votos, fue posible gracias a la decisión de su esposo de no postularse a la reelección.
 
La fortuna K
Cuando los Kirchner se casaron, no solo compartieron el ejercicio de la profesión de abogados. La sociedad conyugal también inició una próspera actividad privada: los negocios inmobiliarios, los cuales produjeron significativas ganancias.  En el momento en que Néstor Kirchner llegó al poder, en el 2003, su patrimonio era de $2’239.515 (pesos argentinos). Hoy, en el 2011, cuando Cristina se vuelve a sentar en el sillón presidencial, la fortuna K, como la han apodado los medios por la inicial del apellido, es de $79’438.856. Es decir, ha habido un incremento de 3.540% en ocho años.  Dicho en castellano simple: Cristina y sus hijos son millonarios. 


La presidente declaró ser dueña de 27 propiedades: seis casas, doce departamentos, seis terrenos y tres locales. Además, es la accionista mayoritaria en 3 sociedades anónimas: Los Sauces S.A. (dueña del Hotel Boutique Los Sauces), CO.MA S.A. y Hotesur S.A. (vinculada con el Hotel Alto Calafate). La composición de los bienes no se ha modificado, pero el valor de cada uno de ellos ha crecido vertiginosamente.  La mandataria afirma también tener 19 depósitos a plazos fijos, a nombre de su difunto esposo. 
 
La presidente fashionista
Cristina lo dejó bien en claro en su campaña: “Para ser una buena política no tengo que disfrazarme de pobre”. Pero para muchos, su debilidad por la ropa de diseñador y la alta joyería ya cae en la ostentación. 


Rara vez se ha visto a la mandataria lucir el mismo traje dos veces. Se estima que al año gasta (depende cómo se lo quiera ver) unos 350 mil dólares en ropa,  zapatos y carteras  de diseñadores famosos, en especial, europeos. Para guardar su vestuario, necesita un espacio de 95 metros cuadrados, aproximadamente el tamaño de un departamento de 2 habitaciones.


Capítulo aparte merecen sus joyas. El sitio perfil.com calcula que, en cada acto oficial, la Mandataria usa unos 50 mil dólares en alhajas. Cristina Kirchner utiliza un Rolex President que cuesta alrededor de 20 mil dólares. Otro de sus relojes favoritos es un Bvlgari con un precio de no menos de 10 mil dólares.  En su mano izquierda suele llevar un anillo de oro blanco y amarillo de 18 quilates con un solitario brillante y en su mano derecha, un aro de oro y platino con zafiro. Ambos valorados en 10 mil dólares cada uno. Además, usa aretes que cuestan entre 15 y 25 mil dólares. La mandataria prefiere las joyas traídas desde el exterior y no se fija mucho en las piezas elaboradas en Argentina. 


Muchos se preguntan cómo hace para que co-fluyan su imagen opulenta y el apoyo de las clases más pobres. Pero más allá de eso, a la presidente le espera en la práctica grandes desafíos: el principal, es la inflación con un alza de los precios del 25% anual.


Un lazo indisoluble
“Somos un matrimonio como cualquier otro”, dijo Cristina en una entrevista, cuando le preguntaron si había tiempo para las caricias con su esposo. Los Kirchner no hacían demostraciones de afecto en público. Algunos abrazos y besos contados. En su primera posesión como Mandataria ha sido una de las pocas veces que se los vio así. Ella lloraba de la emoción y él le daba un abrazo afectuoso.  Dicen que Néstor descargaba su furia contra su esposa, cada vez que el gobierno de él o de ella atravesaba situaciones difíciles. Sin embargo, Cristina siempre mostró su profusa admiración por su esposo.  La mañana que el ex presidente falleció, víctima de una dolencia cardiaca, en su residencia en Calafate, Cristina lloró por horas, a puerta cerrada, junto a su cuerpo sin vida. Más tarde, calificó a su pérdida como un hecho devastador para ella.


Páginas: 1


Edición # 568 - 07 de diciembre de 2011

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Reencuentro

En el Club de la Unión se realizó un almuerzo donde se reunieron las fundadoras del Barrio del Centenario.
Las "chicas del Barrio del Centenario".

Leer más
sociales