Síguenos en:
facebook twitter
AQU Y AHORA BUSCANDO A Hayat Es la mujer más buscada de Francia y otros 4 países también la persiguen afanosamente.
Periodista. Directora de Telemundo


BUSCANDO A Hayat



BUSCANDO A Hayat

Por Tania Tinoco
Periodista. Directora de Telemundo


Es la mujer más buscada de Francia y otros 4 países también la persiguen afanosamente. En el mejor de los casos es una testigo crucial de los ataques terroristas ocurridos en París.

Muchos creen que HAYAT BOUMEDDIENE está marcada para morir aunque apenas tenga 26 años. Usa armas y es peligrosa, dicen las autoridades francesas, asegurando que tras su rostro dulce y figura delicada, hay una mujer “seguida por una pasión fulminada por el Islam”, como la describió la policía en un interrogatorio de 2010. Nació en París en el seno de una familia de 7 hijos.  Su madre murió cuando tenía 8 años y su padre volvió a casarse.  A los 10 años fue entregada a los servicios sociales franceses y pasó por varios hogares sustitutos.  Era una joven que iba a la playa y usaba bikini.  En 2007 conoció a un francés de raza negra, Amedy Caulibaly, de origen malí, con quien se casaría religiosamente en 2009, el mismo año en que debió dejar su trabajo de cajera de un supermercado, por usar el velo integral, el niqab, que cubre a la mujer de pies a cabeza. No se lo quitaba nunca. Los investigadores creen que Hayat  abrazó con tal  fuerza el Islam, que llegó a identificarse con el grupo terrorista Estado Islámico, del cual se hallaron banderas en su departamento en París, además de armas automáticas y detonadores. Allí vivía con su esposo,  Amedy Caulibaly, el terrorista que secuestró a 15 personas en un supermercado judío. A través de una televisora, Caulibaly exigió la liberación de los hermanos Kouachi,  los terroristas que atacaron al semanario Charlie Hebdó,  matando a 12 personas.   Hayat y la esposa de Cherif  Kouachi, eran tan amigas que solo en 2014 se les registraron más de 500 llamadas telefónicas.  Izzana Kouachi está presa, Hayat habría escapado a Siria. Le Monde de París difundió fotos suyas y es reconocible solo por sus ojos.  Cubierta de negro, con el velo integral, posa con un arma en posición de disparar… Hayat es la mujer más buscada de Francia y otros 4 países también la persiguen afanosamente. En el mejor de los casos es una testigo crucial de los ataques terroristas ocurridos en París a inicios de año y que cobraron la vida de 20 personas, entre ellos 4 afamados caricaturistas. Testigos dijeron que sus verdugos los llamaron por sus nombres antes de acribillarlos.  Al salir del semanario con los fusiles en las manos, se los oyó decir: “¡Alá es grande! Investigadores y estudiosos dicen ahora que la semana negra de 

París ha permitido poner al descubierto vínculos del estado islámico y Al Qaeda. Juntos conformarían la columna vertebral de este Yihaidismo global que estamos viviendo, sin duda la amenaza terrorista más grande del momento. Hayat podría estar bajo la protección de la Yihad, mientras todas las alarmas de Occidente se han encendido. Europa en tensión, las grandes metrópolis también. Los líderes mundiales buscan una estrategia que pueda evitar la escalada violenta del islamismo y la xenofobia. Así hemos entrado al 2015, un año 8, de infinitas posibilidades y en el que solo nosotros tenemos la opción de convertir en éxito o fracaso cada oportunidad que se presenta, a veces con dolor, con pérdidas,  o en forma de cambios, de rupturas y adioses… ¿Todo esto tenía que pasar en París para que el mundo despertara? No.  Admito, empero, que hay cosas dolorosas que pasan en nuestras vidas, acaso para aprender y despertar también…


Páginas: 1


Edición # 605 - 23 de enero de 2015

Aquí y ahora

BUSCANDO A Hayat

Es la mujer más buscada de Francia y otros 4 países también la persiguen afanosamente.

Leer más

sociales

Malabares Cotidianos

Objetivos de inicio de año Inaugurar la palabra NO

Este año tengo un objetivo: aprenderé a decir NO.

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.