Síguenos en:
facebook twitter
AQU Y AHORA NOSOTRAS, SIEMPRE NOSOTRAS … el mundo parece condenado a esta hemorragia de fugitivos, azuzada por un puñado de hombres fanáticos, perversos y armados, para quien la vida apenas vale, peor si es la de ellas.
Tania Tinoco, periodista y directora de Telemundo


NOSOTRAS, SIEMPRE NOSOTRAS

POR TANIA TINOCO
PERIODISTA. DIRECTORA DE TELEMUNDO

NOSOTRAS, SIEMPRE NOSOTRAS

Conozco a algunas, imagino a otras.  Mujeres que esperan con ansias el 8 de diciembre, cuando se abrirá  un año de  “indulgencias” que permitirá a cualquier sacerdote perdonar el pecado del aborto. Es el Año de la Misericordia anunciado por el Papa Francisco y aunque el mundo lo celebra y con razón, saca a relucir el profundo machismo que sigue vigente en el segundo milenio de la humanidad.  ¿Solo las mujeres cometieron el “pecado” de abortar?  ¿Y el novio que la convenció?  ¿Y el padre que no podía aceptar un embarazo adolescente?  ¿Y el médico que se prestó para hacerlo? En el anuncio papal se dispone el perdón del aborto sin que se circunscriba a la mujer; pero lo que se escucha aquí y allá es que “ellas” van a ser perdonadas. Ellas, siempre ellas. 

Pero esta discusión en el mundo occidental, o en buena parte de él, donde se profesa el cristianismo, parece un diálogo celestial al compararlo con el que se está dando en lugares donde  las mujeres no tienen opción de fe, de futuro, de vida, al menos que un milagro ocurra, como en el caso de las hermanas Kumari, divulgado por Amnistía Internacional.

Tienen 23 y 19 años y están condenadas a ser violadas por varios hombres de una casta superior y  paseadas desnudas por su aldea.  Así lo decidió el pasado 30 de julio, un Consejo Tribal del Estado de Uttar Pradesh en el norte de India, para “lavar” el poco honor de su familia. Los Kumari pertenecen a la casta de “los intocables”, la más baja posible en la estructura social hindú.  Las jóvenes no  cometieron ningún pecado, pero su hermano mayor sí.   Osó enamorar a una mujer de la casta Jat, superior a la suya y fugarse con ella.    

Amnistía Internacional ha iniciado una campaña en favor de las hermanas Kumari pero, ¿cuántos casos similares siguen ocurriendo sin que el mundo lo sepa?   La solidaridad y misericordia que podamos profesar es casi imperceptible en la dimensión de los conflictos y guerras sucediendo ahora, como los que causa el denominado Estado Islámico, bajo cuyo dominio,  una vez más, las mujeres llevan la peor parte. 

Tomadas por la fuerza y tratadas como mercancía de guerra, son blanco diario de secuestro y abusos de todo tipo. Obligadas a convertirse al Islam so pena de muerte, sometidas a  una vida miserable sin derechos.  El Estado Islámico ya controla amplias zonas en el continente africano y  en las aldeas donde hay  resistencia, actúan con barbarie. En Herat, Afganistán, por ejemplo, provocaron 4 episodios de  envenenamiento con gas en escuelas de niñas que aprendían a leer y escribir.  Los comandantes fanáticos  del Estado Islámico dieron la orden de atacar las aulas,  arrojándoles gas venenoso, provocando  un dramático saldo de dolor y muerte.

Por estos hechos  y otros,  que giran alrededor de la pobreza y la violencia, es que  están huyendo con desesperación hacia Europa, donde se vive la mayor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial. Solo en lo que va de 2015, unos 315 mil refugiados han llegado al Viejo Continente, a la fuerza, pero un número aún mayor ha perdido la vida en el intento.  Y en cada uno de estos episodios, las mujeres van llevando la peor parte.  Son las que se quedan rezagadas en las carreras y marchas; son las que van llevando bebés en sus brazos, y niños que se protegen entre sus  piernas.  Por casos así y   episodios tan dolorosos que llegan como historias de horror desde ese éxodo infernal, es que el Papa suplicó al mundo recibir refugiados. La Canciller alemana Angela Merkel convenció a varios colegas a hacer lo mismo y los gobiernos de la zona euro están imponiéndose cuotas.

 Mientras tanto, el mundo parece condenado a esta hemorragia de fugitivos, azuzada por un puñado de hombres fanáticos, perversos y armados, para quien la vida apenas vale, peor si es la de ellas. Nosotras, siempre nosotras, señaladas por dar la vida, señaladas también por perderla.


Páginas: 1


Edición # 613 - 17 de septiembre de 2015

Malabares Cotidianos

Un viaje a la dimensión desconocida.

Recuerdo que uno de los momentos más sugerentes de las películas –hace años– era el que ocurría después de la cena romántica, cuando la protagonista al llegar a su casa miraba al galán y lo invitaba a entrar con la clásica frase ¿Te gustaría pasar?

Leer más

sociales

Aquí y ahora

NOSOTRAS, SIEMPRE NOSOTRAS

… el mundo parece condenado a esta hemorragia de fugitivos, azuzada por un puñado de hombres fanáticos, perversos y armados, para quien la vida apenas vale, peor si es la de ellas.

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.