Síguenos en:
facebook twitter
AQU Y AHORA GRANDES DE ESPÍRITU Cuando hablemos del Ecuador en el futuro, marcaremos una diferencia entre el país que era antes del terremoto y el que fue después, el que hemos empezado a rehacer con la fuerza de un gigante llamado solidaridad.
Cuando hablemos del Ecuador en el futuro, marcaremos una diferencia entre el país que era antes del terremoto y el que fue después


GRANDES DE ESPÍRITU


GRANDES DE ESPÍRITU

Por Tania Tinoco
Periodista. Directora de Telemundo

En esta columna normalmente comparto reflexiones, puntos de vista, ideas.  Esta vez, unas microhistorias verdaderas, para evidenciar que mientras más hondo el dolor, más alto el espíritu.

Una golondrina sí hace verano

La desesperación de no saber dónde estaba su madre, de visita en Bahía la noche del terremoto,  hizo a Karla Morales desde Guayaquil, ponerse en alerta.  Ella estaba bien, pero el Ecuador no. A las 23: 30 del mismo sábado 16 de abril,  escribió en su cuenta de Twitter: “Me voy mañana a Manabí, ¿quién me ayuda?”.  Sus vecinos fueron los primeros en responder con donaciones. Lo que vino luego fue una avalancha; el domingo 17 encabezó un primer convoy de 23 camiones y camionetas con agua, alimentos, medicinas, ropa y más, entregados por ecuatorianos. Karla Morales tiene 29 años, es abogada con formación en Derechos Humanos. Su primera acción en Ecuador es sencillamente monumental. Cuando le pregunto cómo lo logró me dice: “Una golondrina no hace verano, pero diez, sí”.  

Roberto Manrique y su mejor papel

Estaba de vacaciones en Guayaquil cuando ocurrió el terremoto. Esa misma noche quiso irse a Manabí. Pero ¿cómo,  con quién, llevando qué? Ni siquiera tenía un carro para movilizarse. Entonces puso un mensaje en Twitter, ofreciéndose para colaborar. El actor usó su nombre y su fama para obtener donaciones; sus brazos para separar, embalar y cargar los primeros camiones que salieron hacia Manabí. Veintitrés horas después del terremoto, indicaba en redes sociales alternativas viales para llegar a la zona. Roberto sigue trabajando por los damnificados. Cuando le pregunto si este ha sido su mejor papel, se toma unos segundos para responder: “Es el mejor papel del Ecuador”.

La Hermana Claire y la fe

Había nacido en Irlanda hace 33 años.  Un día lo dejó todo por “el llamado de Dios”. Estaba de misiones en Ecuador, en Punta Prieta, Manabí. El terremoto la sorprendió en el segundo piso de la Escuela Sagrada Familia, de donde pudieron salir con vida 3 religiosas y 2 postulantes a novicias.  La hermana Claire Crockett se quedó atrapada. Cuando los voluntarios pasaron por las ruinas escucharon una voz cantar.  Se acercaron y empezaron a remover los escombros.  Era una mujer que entonaba himnos de amor a Dios debajo de ladrillos, palos y cemento.  Nunca oyeron queja, solo cánticos de alabanza con una dulzura que erizaba la piel.  La escucharon hasta la medianoche del lunes, 53 horas después del terremoto. Al hallar su cuerpo en la mañana del martes,  tenía la eucaristía protegida con sus manos y un rostro de serenidad infinita.  El Obispo de Ibarra, Walter Maggi, consternado contándome la historia,  me dice que la muerte de la hermana Claire es el testimonio del amor.  Yo le agrego que es también el testimonio de la fe.

Elí Torres, el preparador de tragedias 

Elí Torres es el Director de la Unidad de Gestión de Riesgos en Muisne. Una beca gubernamental lo llevó a formarse en reducción de riesgos y desastres en Japón. Desde que llegó en septiembre último, no dejó de preparar a la gente de su comunidad para emergencias. Diseñó rutas de escape, estableció cómo y dónde salir en caso de terremoto o tsunami.  Elí niega haber tenido una especie de intuición de lo que venía, pero reconoce que hasta 3 días antes del terremoto, organizó un simulacro. Elí no quiere para sí el reconocimiento de héroe, pero me pregunta orgulloso: “¿Cuántos muertos tuvo Muisne?”.  El contesta por mí  y dice: “Cero”. En Japón aprendió que la naturaleza despierta un día con furia y que es mejor estar preparados por si ese día llega.


Páginas: 1


Edición # 621 - 02 de mayo de 2016

Malabares Cotidianos

El terremoto nos recordó quiénes somos.

No sé cuántos años –por lo menos ocho– ella se pasó repitiendo como en una larga perorata sus instrucciones: “Saluda”, “Di gracias”, “Se dice por favor”, “Antes de cruzar mira a ambos lados”.

Leer más

sociales

Aquí y ahora

GRANDES DE ESPÍRITU

Cuando hablemos del Ecuador en el futuro, marcaremos una diferencia entre el país que era antes del terremoto y el que fue después, el que hemos empezado a rehacer con la fuerza de un gigante llamado solidaridad.

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.