Síguenos en:
facebook twitter
ENTREVISTA La fuerza de Teresa Arboleda Esta reconocida comunicadora ecuatoriana nos habla de su vida, sus anhelos y sobre su fuente de felicidad.
Por Wendy Salazar | Fotos: Joshua Degel


La fuerza de Teresa Arboleda

Pocas veces he tenido la oportunidad de toparme con personas que reflejen tanta paz como la que proyecta Teresa Arboleda. Empezamos la sesión de fotos y aunque recalca que no es modelo, la cámara y ella logran una química perfecta. Su tono de voz es suave y amable, sin perder esa fuerza que la convierte en una de las comunicadoras más respetadas de nuestro medio, admirada por todos quienes siguen el noticiero de Ecuavisa en su horario estelar. Su trayectoria periodística está avalada por los 32 años que lleva en el ejercicio de su profesión en ese mismo canal, donde ha desempeñado diferentes cargos: “Chequeadora de programas, editora, asistente de producción, reportera y presentadora de noticias”, sostiene. 

El valor de la experiencia
Como sus mentores en el ejercicio de su profesión nombra a “Nila Velásquez, una maestra de vocación; mi amiga Marina Paolinelli, que me convenció para aparecer frente a las cámaras; Geoconda de Varas, una ejecutiva de gran trayectoria en Ecuavisa, quien fue la persona que me contrató y mi amigo Angel Sánchez, quien a más de extraordinario profesional, es un crítico objetivo y constructivo”. 

¿El hecho más significativo que ha cubierto como periodista? “25 años después, muchas personas me siguen preguntando por la cobertura del secuestro del presidente León Febres-Cordero en Taura. Tal vez es fácil definirlo como el más significativo de mis trabajos, por la dimensión histórica de ese hecho y por las características de la cobertura, realizada en medio de las limitaciones que una situación en extremo delicada te imponen”, manifiesta Teresa, cuya credibilidad es reconocida por los televidentes que la siguen diariamente, entre ellos, su más ferviente admirador, su papá, quien no se pierde el noticiero que conduce su hija.Y ahondando un poco, nos revela algunas de las profesiones que hubiese escogido si no fuera periodista. “Si tuviera talento, bailarina de ballet, actriz de teatro, cantante de ópera o de cualquier cosa, comediante, chef, arquitecta... Con los años, he descubierto que me gustan muchos oficios…”. Chef,  entonces le gusta cocinar, ¿lo hace a menudo? “No mucho… Bueno, preparo el desayuno para mis hijos casi todos los días”. 
  



Los tesoros de su vida
Al hablar con ella, es fácil reconocer el rol fundamental que tienen sus hijos en su vida. “Yo solo puedo decir cosas hermosas de ellos, de los cuales tengo un sano orgullo… Son la fuente de mi felicidad...Teresa María, de 20 años, es mi niña perfecta, mejor de lo que yo hubiera podido imaginar.  Es seria, responsable, alegre, delicada, elegante en su comportamiento, con un alma fuerte y noble. A ella le interesa el arte y el diseño, está dedicada a sus estudios de diseño industrial. Juan (19 años) es mi príncipe soñado, tiene un sentido común bien desarrollado.  Es entusiasta, responsable, persistente, solidario, generoso, con gran sentido de justicia y sensible. Estudia ingeniería comercial y trabaja. Martín (19 años) es mi caballero andante, es una estrella que brilla todo el tiempo para guiarme a un lugar seguro.  Es analítico, prudente, dedicado, igual que su hermano mellizo tiene gran sentido de justicia, es solidario, generoso, muy preocupado del bienestar familiar y de sus abuelos, también estudia ingeniería comercial y trabaja”.   

Su día a día
“Mis actividades son muy variadas en las mañanas. En las tardes voy al canal hasta las 9 de la noche.  Casi nunca puedo quedarme en mi casa por las mañanas como a veces me gustaría, eso es prácticamente un lujo.  Me levanto temprano, chequeo las noticias por Internet, me conecto en Twitter, voy a misa, leo los periódicos (me gusta el periódico impreso), hago ejercicio, voy al supermercado más veces de las que yo quisiera (siempre me falta algo u olvido algo); a veces les llevo el almuerzo a mis hijos donde mi mamá, que vive cerca de la universidad, cumplo con uno u otro compromiso… En fin, no me alcanza el tiempo como a la mayoría de personas en este mundo post moderno”, relata. Confiesa que casi nada puede arruinar su día, “pero sí soy una persona un poco ansiosa, me gusta hacer las cosas a tiempo, no apurada, y sí me molesta retrasarme por algo que está fuera de mi alcance”. Se define como “comunicativa, sentimental, alegre, terca y engreída”. Teresa Elizabeth Arboleda González es la menor de 6 hermanos. “La más mimada por todos ellos, que siempre me han protegido, hasta ahora que somos adultos”. 

Tomando riesgos
Al verla todas las noches, con esa seriedad que caracteriza a los anchors de noticias, es difícil imaginar que existen múltiples e intrépidas  actividades que despiertan o alguna vez han despertado su interés. “Me encanta bailar y cuando puedo tomo clases de baile. Me gustan las actividades como el parapente, el rafting y el canyoning y trato de buscar la ocasión para hacer algo de eso (aunque casi nunca puedo) y también disfruto de la lectura… Ese hobbie sí es fácil de practicar” (risas). ¿Un autor a quien leer? “Más que un autor, varios libros: Cruzando el umbral de la esperanza de Juan Pablo II, Memorias de Adriano, Viajes con Heródoto, Libertad interior, El hijo pródigo, Las confesiones de San Agustín y últimamente he descubierto un clásico que no conocía, Montaigne”. ¿Y un libro de cabecera? “La Biblia, aunque reconozco que no es fácil de leer, pero no existe nada que se haya dicho que pueda superar a la palabra de Dios y el ejemplo de Jesús”. Asimismo, confiesa que entre las actividades que aún no ha hecho, pero que quiere atreverse a realizar están el bunging jumping e incluso, lanzarse con un paracaídas. “Y, aunque parezca contradictorio, le temo a las alturas (ríe)… Si estoy en un edificio muy alto me da vértigo, pero en el parapente, por ejemplo, me siento libre”.
 
Su modelo de Teresa
Considera que en su vida, los amigos son “un regalo de Dios. Yo no sabría vivir sin amigos y sé que uno los tiene en la medida que uno aprende a brindar su amistad.  En mi caso, yo he tenido la suerte de contar con amigos fenomenales, que me han ayudado a pasar situaciones difíciles; han sabido sostenerme cuando me han faltado las fuerzas, me han ayudado a encontrar el rumbo cuando me he confundido y están junto a mí para disfrutar más intensamente los momentos felices. ¡Qué más puedo pedir! Tengo los amigos perfectos”. Sé que usted es católica, ¿alguna vez  ha sentido que su fe se ha puesto a prueba? “Muchas veces he tenido dudas y he estado atemorizada, pero al final mi fe siempre ha salido fortalecida. Mi fe y mi comprensión de la religión han crecido con el pasar de los años. Yo diría que cuando era jovencita no tenía una buena formación católica, tampoco la tengo ahora, pero tengo más conciencia y estoy en el camino de mejorar día a día”.  

Mientras la maquillaban para nuestra sesión de fotos, comentó más de una vez que no quería lucir muy posada, que cómo iba a verse así si en su vida, ella quiere llegar a parecerse, de alguna manera, a la Madre Teresa de Calcuta. ¿En qué sentido, específicamente? “En su capacidad de amar, de seguir adelante…  Si uno es cristiano, su filosofía es el amor y el amor no es un sentimiento, es una virtud, una forma de vida”. 

Hace casi cuatro años, Teresa atravesó por un momento difícil en su vida, al separarse de su esposo y padre de sus 3 hijos y, aunque se muestra discreta ante ese tema, pudimos preguntarle cómo sigue ese dolor, internamente. “El tiempo no pasa en vano… Uno tiene que superar las cosas y hay que tener aceptación”. Como a casi todos nos ha sucedido, su vida ha tenido altos y bajos; sin embargo, su paz interior se ve reflejada en cada una de sus palabras. ¿Algo de qué arrepentirse en la vida? “Creo que no sirve de nada arrepentirse, sino aprender de lo que uno hizo mal”.
 
Maquillaje y peinado: Ericka Arboleda Gillis. Telf.: 2992497. Guayaquil.


Páginas: 1


Edición # 570 - 08 de febrero de 2012

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Matrimonio

En la iglesia Santa Teresita del Niño Jesús de Entreríos contrajeron matrimonio Paulette Lebed Cornejo y Hugo Xavier Hermosa Bossano. Recibieron a sus invitados en los salones del Club de la Unión.
Paulette y Hugo Xavier.

Leer más
sociales