Síguenos en:
facebook twitter
ENTREVISTA El hombre de mi vida Esposos, hermanos, padres e hijos… Siempre existe un compañero de vida con el que edificamos sueños. Estas mujeres nos cuentan cómo ellos han cristalizado sus anhelos.


El hombre de mi vida

Por María Gabriela Castro Pérez, María José Paredes Salmon
Fotos: César Mera (Guayaquil) Carla De Patiño 
Fotos: Sebastián Oquendo (Quito)

Karina Álvarez y Sebastián Chiriboga  (QUITO)
ESPOSOS Y COLEGAS

Fueron compañeros en el colegio durante la secundaria y enamorados desde el sexto curso. Karina Álvarez y Sebastián Chiriboga se casaron en el 2011. Según nos cuentan, antes de compartir el mismo negocio, el centro de creatividad Infantil Piccolarik, cada uno se desenvolvía en ámbitos diferentes. “A veces viajábamos por el trabajo y no podíamos vernos durante toda la semana. Cuando no viajábamos, los horarios eran extenuantes y solo podíamos compartir tiempo juntos durante la noche o los fines de semana”, explican. Actualmente, y a pesar de que su trabajo es demandante, dicen que “la responsabilidad creció exponencialmente, pero estamos juntos y podemos compartir el crecimiento de nuestro proyecto de vida, uno al lado del otro”. Entre sonrisas confiesan que trabajan juntos todo el día y que en realidad les encanta. “Poder compartir nuestra vida no solo personal, sino también profesional, es algo que nos ha formado como pareja y nos ha acercado más que nunca”. Y es que los dos hacen un buen equipo, Karina es educadora y tiene la vocación por los niños. En cambio, Sebastián se encarga de la parte administrativa y comercial. “Nos complementamos en cada una de nuestras áreas”, argumentan. Los dos creen que la cantidad de trabajo puede crear tensión, pero destacan que sobre todas las cosas está su relación de marido y mujer.

Foto: Sebastián Oquendo


Juanita Y César Mesa   (Guayaquil)
BAJO LA GUÍA DE UN PADRE


Mientras los entrevistamos en su acogedora oficina en Puerto Santa Ana, César y Juanita intercambian miradas cómplices. Además de ser padre e hija, son dos carismáticos compañeros de trabajo que desde hace 6 años emprendieron la empresa familiar Metros Cuadrados, una inmobiliaria que ha promovido ambiciosas propuestas como City Mall de Guayaquil. Esta familia colombiana, que llegó al país hace más de 20 años, también ha arado sus estrategias en el campo turístico y construyeron hoteles en Playas, Guayaquil, Cuenca y Quito. 

Luego de bosquejar las ideas y cristalizarlas en planos, entra en acción Juanita, quien se encarga de introducirlos al mercado para la venta. 

“Esta empresa la construimos juntos. Tuve la fortuna que, desde los 18 años, me acompañó trabajando en el proyecto.  Yo te definiría que ella es la que ha hecho realidad mis sueños, empezando desde su nacimiento”. A esta ingeniera comercial de 26 años se le humedecen los ojos ante las improvisadas palabras de cariño de su padre. Un proverbio africano profesa que “si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado”. Gracias a la fuerza de sus convicciones, la capacidad de superar los obstáculos y al ímpetu para promover sus ideas, esta familia posee la solidez de una roca. Si tuvieras que rescatar una virtud de tu padre, ¿cuál sería? “Es un ‘berraco’, es perseverante, esa es la palabra que definiría a mi papá.  Para él nunca hay un no, sino que siempre busca una mejor manera. Es un maestro”.

Foto: César Mera.


María Clara y  Mauricio Dávalos (Quito)
PADRE E HIJA: UN EQUIPO GENIAL


María Clara Dávalos y su papá, Mauricio, levantaron su negocio hace 6 años. Uyamafarms es la empresa familiar en la que comparten tiempo y esfuerzo. “Mi papá la inició en el año 2000, en el 2008 empezamos a trabajar juntos. He ayudado principalmente en el crecimiento de la empresa con la elaboración de aceite de aguacate extravirgen. Me encargo de la parte comercial, ventas y exportaciones, atención al cliente, diseño de empaques, desarrollo de productos y relaciones públicas. Mi papá se encarga de la parte macro, proyectos sociales y maneja lo agrícola”, explica. 

La relación entre los dos, según sus palabras, es muy bonita porque se parecen mucho a la hora de trabajar. “Tenemos la misma perspectiva del negocio, muy enfocado en el desarrollo social y económico del país”. María Clara cuenta haber heredado su positivismo, la fuerza para enfrentar los problemas y a levantarse cuando uno se cae. Admiten tener sus “encontrones” porque existen diferencias a la hora de hacer las cosas, claro que siempre los resuelven de forma positiva. Mauricio admira de su hija su buen carácter para trabajar y así, como es dulce, también es firme cuando es necesario. De su padre, María Clara admira su perseverancia, buen humor, inteligencia y honestidad.

Foto: Sebastián Oquendo


Cynthia y Guillermo Chang (GUAYAQUIL)
Hermanos que se complementan


Para estos hermanos la idea de emprender un negocio familiar nace justamente por encontrar libertad económica haciendo lo que más les gusta. Con personalidades diferentes y aptitudes que resaltan cada uno en su campo, hace diez años surgió toda la aventura en la que hoy en día se encuentran. “Cuando regresé de vivir en Estados Unidos, la idea de un negocio en familia era en lo que más pensábamos con mi papá. Me di cuenta de que la mujer latina es supervanidosa, le gusta maquillarse y que debíamos enfocarnos en algo respecto al campo de la belleza, y luego de asistir a ferias y por un contacto llegamos a Palladio de forma natural”, así lo recuerda Cynthia.  Guillermo se sumó al equipo hace cuatro años y destaca que lo que más llamó su atención de los cosméticos, fue su factor diferencial con otras marcas. “Los productos que ofrecemos son a base de componentes herbales, lo cual era algo novedoso y más natural. La conexión y la química entre lo que queríamos hacer y lo que transmitía la marca fue lo mejor. El tiempo fue perfecto.” Aún cuando trabajar juntos tiene sus momentos buenos y malos, entre los dos se complementan. “Él puso orden y una estructura al negocio. Me siento tranquila de trabajar con mi hermano. Tengo toda la confianza en lo que hace”. De esta forma Cynthia resalta la figura de su hermano en el negocio, mientras que él destaca de su hermana la creatividad, la facilidad para relacionarse con las personas y lo apasionada que es por lo que hace. Actualmente se han visto en el desafío de emprender en una marca propia de belleza hecha en Ecuador, con la cual buscan ofrecer productos de excelente calidad, con componentes naturales.

Foto: César Mera.


Páginas: 1


Edición # 599 - 17 de julio de 2014

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.