Síguenos en:
facebook twitter
ESPECIAL Apasionadas por el deporte Son mujeres que aman las disciplinas deportivas que practican. Todas coinciden en que se han dejado seducir por estas emocionantes actividades, que les permiten relajarse y tonificar su cuerpo.


Apasionadas por el deporte

Por Dágueda Salgado Ordóñez (Guayaquil) y Carla de Patiño (Quito)
Fotos: Gianna Ode (Guayaquil) y César Farías (Quito)


“El golf es mi vicio”
Margarita Ycaza de Ortega,
37 años (Guayaquil)

“Voy a cumplir 2 años de jugar intensamente golf, ya que desde que tuve la oportunidad de practicarlo, me enganché y comencé a venir al Driving Range 3 veces, luego 5 y nunca más dejé de venir”, afirma Margarita Ycaza, madre de 4 hijos y propietaria de una compañía de alquiler de cámaras frigoríficas. Para ella, el golf exige mucha concentración y disciplina. "Cada cancha es diferente, cada hoyo es distinto. Nunca se juega igual al día anterior. Una vuelta a la cancha puede demorarse de 3 a 4 horas”, comenta esta intrépida golfista.

Su entrenamiento diario lo realiza durante 3 horas en la mañana, 5 días a la semana. "Llego y en la zona de práctica, comienzo haciendo putt (golpe con el que la bola rueda y debe caer al hoyo); luego, hago approachs y chips (golpes largos o cortos con los que la bola se levanta del suelo) y termino con tiros largos. Normalmente entreno de 30 a 60 bolas diarias".
Actualmente, realiza este deporte por pasión y no por competencia, aunque le gusta participar en diversos torneos. “El año pasado gané un campeonato de golf nocturno. También participé en un torneo madre e hija junto a mi hija Paula, de 12 años, donde quedamos en segundo lugar”, concluye.





Una relación de binomio
Rafaela Darquea
18 años (Quito)

Desde que tiene uso de razón ha estado vinculada a la equitación. “Me han encantado los caballos desde siempre”, expresa Rafaela Darquea, que estudia en el Colegio José Engling y practica desde hace 4 años endurance: una competencia de carreras de caballos, en la que se atraviesan distancias que van desde los 20 km hasta los 80 km. De lo que más disfruta Rafaela es de la relación especial que comparte con su caballo. “Es importante conocerlo, escucharlo, mimarlo. Es una relación de binomio. Por eso, es esencial establecer una excelente conexión con el animal y tener una rutina organizada”, recalca.

Parte de su éxito, dentro de esta disciplina en la que se ha destacado, ganando la mayoría de competencias nacionales, depende de su arduo entrenamiento. “Entreno en la pista de 4 a 5 veces por semana; además, diariamente realizo ejercicios físicos, como gimnasia, bicicleta y racquetball”, menciona, esta joven deportista que actualmente compite para clasificar en torneos internacionales, como es el panamericano a realizarse en Chile y el mundial en Abu Dhabi.





Vivo una experiencia extrema"
Vanessa Kronfle de Neira,
25 años (Guayaquil)

Esta apasionada del esquí náutico se ha destacado como campeona nacional del Festival Olímpico en el 2007, campeona panamericana en Florida en el 2009, vicecampeona bolivariana en el 2010 y campeona de la Copa La Prefectura en Playas en este año.

“Este deporte extremo es divertido y relajante, ya que en el momento que estoy en el agua soy yo, mi tabla y el bote. Para practicarlo solo necesito de 3 cosas: ganas de hacerlo, constancia y fuerza en las extremidades”, dice Vanessa Kronfle, quien se enamoró de esta disciplina desde hace 5 años, influenciada por su esposo, Andrés. “El primer mes de novios me regaló una tabla y desde ahí no he parado. Por lo general, entreno todos los fines de semana en Puerto Azul junto a un grupo de 6 personas, con quienes tratamos de perfeccionar los trucos y nos corregimos mutuamente. Hago 2 sets de 30 minutos cada uno, pero cuando estoy cerca de una competencia, entreno entre semana, mínimo 3 días. En ocasiones, he tenido la oportunidad de practicar junto a Dean Lavelle (5 veces campeón mundial de wakeboard), un entrenador estadounidense… Eso es muy enriquecedor”.

Esta mujer talentosa del wakeboard pertenece a la Federación Ecuatoriana de Esquí Náutico y entre los trucos que domina en el agua están los saltos y los giros de 180º y 360º, de diversos lados, por lo que afirma que vive una experiencia realmente extrema. “A veces siento miedo, pero creo que esa adrenalina es la que más disfruto al intentar un nuevo mortal, siempre con responsabilidad y siguiendo las indicaciones de los entrenadores para tratar de no sufrir golpes o caídas fuertes, como la del año pasado... Presenté un esguince de tobillo, que me llevó a rehabilitación durante 6 meses”.





Enamorada de los deportes de aventura
Mónica Crespo,
32 años (quito)

Durante toda su vida ha desarrollado diversas actividades deportivas. Mónica Crespo es multifacética, ya que es catedrática de la Universidad San Francisco de Quito y, paralelamente, estudia dos carreras universitarias: nutrición y pedagogía. Además, es entrenadora personal y le fascinan los deportes de aventura.

Mónica, madre de 3 hijos, realiza actividades al aire libre, como son las carreras, el ciclismo de montaña, el trekking, la escalada y el kayak. Recientemente, su equipo USFQ-Asertec ganó el Huairasinchi del 2011, una competencia que combina varios deportes de aventura de alta resistencia. Junto a su grupo también obtuvo el primer lugar en el campeonato Reto Salud y además ganó la maratón de ciclismo de Zuleta. “Estoy consciente de que mi éxito y el de mi equipo dependen del entrenamiento disciplinado que tenemos. Logramos un rendimiento óptimo, gracias a la planificación con metas reales que nos trazamos. Sin embargo, el punto más importante es mantener la constancia… Yo me dedico 2 horas diarias a entrenar, de lunes a viernes; en cambio, los fines de semana realizo salidas largas desde las 6h00 hasta las 13h00”, finaliza.





"Las artes marciales son lo mio"
Alexandra Navarro Vallejo,
35 años (Guayaquil)

Desde pequeña ha estado involucrada con el mundo deportivo. “A los 9 años hice judo. Luego practiqué equitación hasta los 15, después hice kung fu hasta los 21 y a partir de esa edad hasta la actualidad me he dedicado al Gracie jiu-jitsu. Siempre he buscado disciplinas fuertes, que me permitan tener un buen estado físico y fortalezcan mis músculos, y eso lo encontré en las artes marciales”, asegura, Alexandra Navarro, quien fue campeona nacional de kung fu cuando tenía 18 años de edad.

Esta atlética mujer, que combina su pasión por este deporte con su profesión de parvularia, define al jiu-jitsu como una práctica que le permite reaccionar ante situaciones reales de ataque y prevenirlas. Ella entrena una hora diaria, 5 días a la semana en la academia de defensa personal Bidokan, lugar donde conoció a su esposo, Roberto Bitar, quien fue su profesor. “Mi rutina de entrenamiento consiste en calentar 10 minutos y luego me dedico a aprender o pulir proyecciones, desarmes, llaves, estrangulaciones o botadas durante 45 minutos, pues la idea es seguir un estilo, dominarlo y alcanzar una maestría”, agrega esta madre de 3 hijos, que se encuentra en el sexto mes de embarazo de su cuarto bebé (cabe destacar que no se debe practicar este deporte en estado de gestación). Alexandra es cinturón negro en kung fu y en jiu-jitsu es azul, 4 rayas, lo que significa que se encuentra en un nivel de asistente de instrucción. “Por ahora estoy dedicada a enseñar, pues esta disciplina ayuda a fortalecer el carácter en los niños y eso lo he comprobado con mis hijos, quienes también practican este beneficioso arte marcial”, expresa orgullosa.



Edición # 562 - 09 de junio de 2011

Decoración

Disfrutando del sol

Líneas rectas, modernas formas y materiales naturales se juntan formando esta bella y acogedora casa playera.

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Guayaquil

Leer más
sociales