Síguenos en:
facebook twitter
ESPECIAL La concepción: un reto de hoy De cada 10 parejas, 2 presentan complicaciones para tener un bebé. Las causas son muchas. Conoce las principales afecciones que impiden el normal desempeño del sistema reproductivo y toma las medidas a tiempo.
Por Dágueda Salgado Ordóñez.


La concepción: un reto de hoy

POR NATURALEZA, la mayoría de mujeres, desde niñas, sueñan en convertirse en madres. Pero, ¿qué pasa cuando esa ilusión se ve desvanecida por complicaciones que imposibilitan la concepción? En ciertos casos, hasta puede resultar estresante que durante varios meses una pareja intente tener un hijo y no lo logre con éxito.  Es en ese momento cuando salta la duda de que algún problema de infertilidad está a la vista… La solución inmediata es acudir a donde un especialista para que realice las pruebas pertinentes y los encamine hacia un tratamiento que logre cumplir con su objetivo. 

Para la gineco-obstetra Jenny Santos de Vargas, los problemas que impiden la concepción pueden prevenirse, siempre y cuando exista una educación sexual temprana. “Hay afecciones que inciden en la salud reproductiva y, posiblemente, se inician desde que las mujeres comienzan a tener una vida sexual activa. Por eso, es de suma importancia acudir al ginecólogo para conocer que los órganos reproductores estén en perfecto estado, y si algo no marcha bien, tomar las medidas necesarias a tiempo”. 

RAZONES DE PESO
La doctora Santos menciona las 4 causales más frecuentes que impiden la anhelada concepción. 

1. Las temidas infecciones 
¿Por qué se producen? Pueden iniciarse desde un evento sencillo y poco frecuente como es la cervicitis aguda, una inflamación del cuello uterino, que implica la formación de úlceras, haciendo al medio vaginal hostil para la fecundación. “Esta hostilidad hace que el espermatozoide disminuya su motilidad y no logre la consiguiente fertilización. Esta infección es producto de un virus que afecta con mayor frecuencia a mujeres jóvenes. Por esta razón, se recomienda que la primera relación sexual sea después de los 18 años, ya que antes los adolescentes desconocen las implicaciones que esta actividad va a tener para su salud. En edad temprana, el aparato reproductor no está preparado para las posibles infecciones, entonces en este aspecto el virus del papiloma humano está afectando al 92% de la población mundial que ha tenido relaciones sexuales”, afirma la especialista y recalca que el virus del papiloma ataca a personas con las defensas bajas  y, por ende, el cuello uterino de la mujer joven es más vulnerable para adquirir esta infección y no corregirla a través de sus propias defensas. “El sistema inmunitario es capaz de frenar su avance, pero cuando no lo hace de manera natural es necesario proteger a la población vacunándola en instancias tempranas, para generar anticuerpos”.  Infecciones bacterianas, como la chlamydia trachomatis y la ureaplasma, que se transmiten sexualmente, también pueden impedir la concepción, así como la presencia de microorganismos  que afectan las trompas de Falopio y ascienden al cuello uterino, comprometiendo el paso del espermatozoide.  

¿Cuál es su tratamiento? Un chequeo médico por lo menos 2 veces al año, una vez que se han iniciado las relaciones sexuales, y la ingesta de fármacos para contrarrestar la infección. 

2. Esos problemas endócrinos...
¿Por qué se producen? Dependen de la alimentación y del estilo de vida. Si no existe una dieta saludable, se originan trastornos en el peso que repercuten en el sistema glandular endócrino, alterando la ovulación y la fertilidad. 

“La nutrición debe ir acorde con el peso que necesita la persona para mantener un equilibrio endócrino; por eso, la mujer debe tener el índice de masa corporal que le corresponde individualmente. Si el especialista descubre que un problema endócrino está asociado al peso, la ayuda de equipos multidisciplinarios (nutricionista, endocrinólogo y ginecólogo) buscará lograr una ovulación normal en la paciente. Bastaría con un procedimiento nutricional correctivo y quizás algún medicamento que mejore el proceso ovulatorio para regularizarlo”, explica.

El ovario poliquístico también forma parte de los trastornos endócrinos porque afecta a la glándula ovárica, dándole el aspecto de poliquístico. “En esta afección no es que el sobrepeso o la falta de este conlleva a tal manifestación. Posiblemente, una tendencia heredo-familiar lleva a que este órgano presente dicha característica. Esta patología es endócrina más que tumoral, demostrando que los quistes foliculares en los ovarios impiden la ovulación”, agrega Jenny Santos de Vargas.

¿Cuál es el tratamiento? Buscar el peso adecuado, basándose en el índice de masa corporal, y así lograr que la producción  hormonal del ovario sea la correcta. En cuanto al ovario poliquístico, solo si fuese un caso rebelde, se puede utilizar el método quirúrgico laparoscópico, que consiste en múltiples punciones en la superficie del ovario. La ingesta de fármacos especiales, con sustancias que se usan para controlar la diabetes, también ayuda.

"Las reglas copiosas, los coágulos y los dolores fuertes deben ser tratados de urgencia para descartar la existencia de una enfermedad en el aparato reproductor.
  
3. Trastornos menstruales anormales
¿Por qué se producen? Estos pueden ir desde la ausencia de reglas relacionada con aspectos endócrinos, hasta el extremo de menstruaciones con hemorragias, incluyendo dolor severo. “Los trastornos de la menstruación  que se acompañan de reglas copiosas, coágulos y dolores fuertes deben ser tratados de urgencia para descartar la existencia de una enfermedad en el aparato reproductor.  Los problemas que alteran el ciclo menstrual podrían deberse a tumores en el útero que, en la actualidad, se observan con mayor frecuencia  en mujeres jóvenes, cuando antes solo se los encontraba en las que  sobrepasaban los 40 años. Posiblemente,  los factores ambientales son los primeros culpables, ya que entra en juego lo que consumimos, incidiendo en mayor propagación de afecciones tumorales que se albergan en los órganos reproductores”, recalca.  

¿Cuál es su tratamiento? Con el avance de la tecnología, las soluciones son muy poco invasivas. Resulta sencillo extirpar el tumor benigno, respetando el resto de órganos, puesto que si el crecimiento tumoral avanza, afecta al útero y a la glándula ovárica, originando los quistes de ovario. Solo cuando existen características de malignidad, se retira por completo el miembro afectado. 

4. ¿Y el factor masculino... ?
También influye dentro de la concepción, ya que para que se produzca la fertilización, el óvulo debe ser fecundado por el espermatozoide. Por eso, son varios los panoramas que pueden ocurrir, dependiendo del desempeño espermático. Por ejemplo, los procesos que afectan la cantidad de espermatozoides, baja  (oligospermia) y excesiva producción (polizoospermia), comprometen la fertilidad del hombre. “También influye el desplazamiento que tengan los espermatozoides, que puede ser lento o inmóvil (teratozoospermia). Además, existen alteraciones que dificultan la habilidad de estos para ingresar al óvulo, para lo cual  hay pruebas especiales que investigan el ADN de las células espermáticas con el objetivo de descubrir las causas de esta imposibilidad de penetración. En la actualidad, las muestras de espermatograma verifican que exista el número y la motilidad adecuada para que se cumpla una efectiva penetración, que asegure que el semen fertiliza”. 

Los factores que intervienen en la repercusión de la calidad y desempeño espermático son el contacto frecuente con sustancias químicas, el consumo de bebidas anabólicas y la exposición exagerada a elevadas temperaturas.
 
La solución… No existe ningún fármaco que se haya comprobado que produzca mejoría directa sobre el espermatozoide, más bien los métodos de reproducción asistida son los que resultan efectivos respecto al tratamiento de la calidad del semen, capacitándolo para favorecer la fertilidad. 

A cuidarse...
• Quien ha aplazado la fertilidad, debería asistir al médico para que la evalúe e informe el estado de su aparato reproductor, ya que pasados los 35 años, la fertilidad naturalmente declina. 
• Hay varios métodos que están al alcance de la mujer para saber si está ovulando o no; sin embargo, este test solo valora la parte endócrina, más no el diagnóstico de una infección, de manera que la visita al ginecólogo no puede ser obviada. 
• Los estudios que obligadamente debe hacerse la paciente son: examen de sangre, que  incluya pruebas de infecciones bacteriológicas; examen de orina; cultivo complementado con papanicolau;  pruebas especiales de sangre que valoran el plano endócrino; y estudios por imágenes para descartar la presencia o ausencia de tumores. 

La famosa endometriosis
Es una enfermedad de conducta extraña porque es un trastorno de la menstruación originada por causas inmunitarias. El sistema inmunológico observa el comportamiento del aparato reproductor hacia los elementos de la menstruación y causa una reacción, que podría ser una inflamación fuerte acompañada de dolor y producción de coágulos, dentro del endometrio. “Estas manifestaciones producen procesos inflamatorios severos dentro de la pelvis, que involucran las trompas de Falopio, el útero y las membranas pélvicas, produciendo adherencias. Dichas carnosidades impiden el normal accionar del sistema reproductor, formando tumores en los ovarios y obstruyendo las trompas. El tratamiento inicial es farmacológico, antes de que la afección avance y produzca los tumores de chocolate (endometriomas); sin embargo, si existen adherencias y focos endometriósicos, el paso siguiente es quirúrgico, por vía laparoscópica”, explica Jenny Santos. 

Más causas de infertilidad
El ginecólogo quiteño Iván Martín Valencia menciona otros motivos que podrían ocasionar impedimentos para concebir: 
>> En cuanto a problema de ovulación, la presencia de prolactina alta. 
>> Afección de las trompas de Falopio por infecciones de transmisión sexual o por cirugías.       
>> Las afecciones uterinas, como los pólipos endometriales, miomas uterinos y adherencias intrauterinas después de legrados.

¡Atención! 
Los factores que aumentan el riesgo de infertilidad son: 
>> El tabaquismo. 
>> Las cirugías de ovarios. 
>> Las cirugías del cuello del útero, tanto cauterizaciones como conos de cérvix.

Cinco consejos de oro
1. No subestimar la presencia de secreciones vaginales. 
2. No considerar normal el cólico menstrual. El dolor es sinónimo de que algo anda mal. 
3. Realizar un control regular de las menstruaciones, valorando el exceso o ausencia de reglas. 
4. Conocer más sobre educación sexual. 
5. Consultar con un ginecólogo para que realice las pruebas de rutina anuales.  El especialista sabrá dirigir los estudios  adecuados para el conocimiento de la salud reproductiva. 

Asesoría: Jenny Santos de Vargas, gineco-obstetra, especializada en infertilidad y reproducción. Telf.: 0999913072. (Guayaquil) Iván Martín Valencia, ginecólogo especialista en infertilidad. Telf.: 0991403659. (Quito)   


Páginas: 1


Edición # 578 - 17 de octubre de 2012

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Matrimonio

Cyndi Adum González y Daniel Saab Salem, celebraron su matrimonio en la iglesia Santa Teresita de Entreríos. Recibieron a sus invitados en los salones del Hotel Hilton Colón.

Leer más
sociales