Síguenos en:
facebook twitter
ESPECIAL 3 generaciones de amor Familias de Guayaquil y Quito cuentan cómo viven la época de diciembre y nos hablan de las tradiciones navideñas que mantienen a lo largo de los años.


3 generaciones de amor

Por Wendy Salazar y Carla de Patiño
Fotos: César Anchundia (Guayaquil) y Sebastián Oquendo (Quito) 


Pocha Granja  
Marielena Pino de Kronfle  
Mila y Corina Kronfle Pino (Guayaquil) 

Pensando en los demás
Resulta muy agradable ser testigo de la complicidad y alegría que comparten Pocha Granja y su hija, Marielena Pino de Kronfle, en torno a las tradiciones navideñas que mantienen en su familia. "Yo celebro Navidad tal cual lo hacía con mis papás", cuenta Marielena, a quien cuando era pequeña, nunca le hablaban de Papá Noel, "siempre era el Niño Jesús que nacía a las 12 de la noche…", relata Pocha.  

Asimismo, ambas coinciden en que esta fecha es un tiempo ideal para pensar en los demás e inculcar en Mila y Corina, las pequeñas hijas de Marielena, ese deseo por compartir. Pocha recuerda cómo además de las tradiciones, pasaron ciertos elementos representativos de la fecha, de generación en generación. "Hace varios años, la nena (Marielena) compró un árbol que parecía natural y lo puso en casa, pasó el tiempo y cuando se casó fue lo primero que le di para su nuevo hogar y aún lo instala…".  

Para ellas, el aspecto religioso cobra especial importancia en esta época. "Hacemos los domingos de Adviento, algo muy sencillo, enfocado a rezar con las niñas", afirma Marielena, y dice que para ella, Navidad es época de agradecer las bendiciones de Dios. "Lo que yo quiero inculcar en mis hijas es que la Navidad es el Nacimiento del Nino Jesús, y que ellas son quienes le deben hacer regalos a El, portándose bien, siendo generosas". Pocha, por su parte, ve la Navidad “como un pensamiento de Confucio: ‘Quien sabe dominarse a sí mismo es como la Estrella Polar, que permanece en su sitio y todas las estrellas giran a su alrededor’. Mi estrella es Marielena… Y mi mayor deseo es que mis nietas conserven ese espíritu de solidaridad que tienen desde ahora que son pequeñas y que esperen al Niño Jesús en su corazón y, por supuesto, que no olviden que 'Compartir es vivir', eso hay que practicarlo todo el año”.  

María Isabel Almeida de Muñoz  
Cristina Muñoz 
Sarah María, Juan Pedro y Ana Julia Brinkmann  Muñoz (Quito) 

Una Navidad llena de significado
"Esta época es muy significativa para nosotros. Desde hace muchos años, la tradición empieza la última semana de noviembre, cuando todos colaboramos haciendo el árbol de Navidad y el nacimiento en casa de mis padres. Grandes y chicos vamos sacando de las cajas todos los adornos para irlos colocando en el gran árbol que mi mami hace todos los años…”, explica Cristina Muñoz. 

Para Isabel y sus nietos Sarah María (8 años) y Juan Pedro y Ana Julia Brinkmann Muñoz (mellizos de 4 años) es un tiempo donde todos disfrutan de cantar villancicos y hacer peticiones. Inician la noche del 24, rezando la novena. "Agradecemos al Niño Jesús por todas sus bendiciones y siempre le pedimos que nos mantenga unidos y con salud". Cristina concluye: "Venimos de una familia muy católica, en donde nuestra prioridad ha sido inculcar a nuestros hijos valores como la generosidad por los demás, el agradecer por lo que tenemos y especialmente que la Navidad significa el nacimiento del Niño Jesús en nuestros corazones".  

Mercedes Roca Pereira 
Valeria Drouet de Koenig,  
Fernanda Drouet de Jouvín Ernesto, César, César Ignacio, Juliana, Micaela, Isabela y Rafaela (Guayaquil)

Un tiempo de reflexión
"Entre las tradiciones navideñas que mantenemos están la celebración del Adviento, momento en que cantamos villancicos, hacemos reflexión, rezamos… También organizamos las posadas; en ellas, quien lleva la batuta es mi abuela, Meche; tratamos un tema especial en torno al que se realiza una reflexión importante y siempre comemos cosas ricas, es una forma de compartir", relata Valeria Drouet de Koenig. "Esto viene desde que mis hermanos y yo somos pequeños", añade Mercedes Roca, mamá de César (papá de César Ignacio y Juliana Drouet Dueñas), Fernanda y Valeria Drouet Roca. Siempre cenan en la casa de Meche Pereira de Roca, mamá de Mercedes Roca.  Allí, el día de la cena, los niños realizan una obra de teatro. "A veces los grandes improvisamos un sketch, es algo muy bonito y divertido…". Valeria, mamá de Micaela, Isabela y Rafaela Koenig Drouet, ayuda a su abuelita, que es a quien le gusta organizar todo… "Mi hermana Fernanda (mamá de Ernesto y César Jouvín Drouet) es la que pone el toque  más alegre". Mercedes comenta que para ella, la Navidad es "un tiempo de preparación, de espera, de cuestionamientos y reflexiones, que en realidad es algo que nos han inculcado como sistema de vida, pero lo hermoso es que en este tiempo no lo hacemos individualmente, sino como familia, y no solo con los más cercanos, sino con aquellos seres queridos que quizás no vemos continuamente durante el año… Todos lo vivimos con un espíritu de alegría, desde las generaciones mayores hasta los más pequeños”.

 
Rosemarie Marota de Moreno,  
Gina Moreno  
Isabela y Martina Iturralde (Quito) 

Compartir en familia
Para Rosemarie Marota de Moreno, una de sus hijas, Gina Moreno de Iturralde, y dos de sus nietas: Isabela y Martina Iturralde, estas fiestas navideñas son épocas de "compartir tiempo con la familia”, lo que consideran como una tradición. Por lo general el 23 el diciembre, en casa de Rosemarie cenan sus dos hijas y respectivas familias, todos, a excepción de su hijo, Gustavo. "El es Mayor en el Ejército de Estados Unidos y este año está en Afganistán, por lo que su familia no estará con nosotros, ya que viven en Alemania". Rosemarie explica que después de cenar, cada nieto demuestra sus talentos: "Tenemos pianistas, cantantes y hasta mago…Nos reímos mucho. Los regalos son solamente para los nietos”. El 24 de diciembre cenan en casa de su otra hija, Mónica. Recalca que para su familia, el sentido de la Navidad radica en compartir: "Es el gusto de estar juntos, de recordar a las personas queridas que ya no están con nosotros: mi esposo Gustavo y mi hijo Paúl. Pero agradezco a Dios que los que estamos somos muy unidos y ¡estamos conectados!".   


Páginas: 1


Edición # 580 - 12 de diciembre de 2012

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.