Síguenos en:
facebook twitter
ESPECIAL ¡Qué dolor! Molestosos Cálculos Son piedras que aparecen por la unión de pequeños cristales, ocasionando masas sólidas de diversos tamaños, al punto de provocar complicaciones severas.


¡Qué dolor! Molestosos Cálculos

Independientemente del área donde se hayan alojado, solo quien ha padecido de cálculos sabe la intensidad del dolor que estos provocan. Por eso, la mejor solución es recurrir donde un especialista para que sea este quien dirija el tratamiento a seguir, pues, por lo general, es común confundir esta afección  con alguna otra dolencia que nada tiene que ver con la presencia de estas peligrosas piedras.

Cálculos renales: muy habituales 
• ¿Por qué aparecen? 
"El riñón es un órgano indispensable en la vida del ser humano porque elimina las sustancias tóxicas del organismo, mediante la producción de orina. Cuando los cálculos se encuentran en este órgano pueden originar un deterioro en su funcionamiento, sea por obstrucción o infección", afirma el urólogo Gustavo Pico, quien manifiesta que entre los principales factores que los provocan están: el genético o hereditario, los problemas de paratiroides,  la mala absorción digestiva, el exceso de carnes rojas y sal, y la ingesta de  agua mineral. 

• Técnicas que funcionan 
El especialista asegura que mientras mayor tamaño tenga la piedra, es más difícil su expulsión. "Los cálculos de hasta 5 milímetros pueden eliminarse espontáneamente con hidratación y medicina para controlar el dolor y para dilatar el uréter, y expulsarlos por la orina; en cambio, para masas que sobrepasan esta medida, se aplica tecnología para pulverizarlas". En la actualidad, hay varios métodos para desintegrarlas, como la itotripsia extracorpórea, que se efectúa sin introducir ningún instrumento en el cuerpo. "Se la realiza mediante una onda especial que atraviesa el organismo y llega hasta la piedra para fragmentarla y, en días posteriores, eliminarla mediante la orina. Cuando son más grandes, es necesario aplicar la tecnología percutánea, es decir, que por medio de la piel se hace un orificio de un centímetro, se llega hasta el sitio del cálculo y se lo destruye con energía láser. En cambio, para las masas que se alojan en el uréter se trabaja vía endoscópica. Sin embargo, para aplicar la técnica correcta debe hacerse un estudio individual de cada caso", recalca el urólogo.

El diagnóstico de una piedra en el riñón se efectúa mediante análisis urológicos, exámenes básicos de laboratorio y una ecografía abdominal.

Sabías que…
› El diagnóstico de una piedra en el riñón se efectúa mediante análisis urológicos (estudios microscópicos de orina y sangre), exámenes básicos de laboratorio y una ecografía abdominal.
› Si tienes un cálculo renal, el síntoma común es un dolor intenso en la zona del riñón. También  pueden haber piedras en otros sitios del aparato urinario que no causan dolor, sino infección.
› Las personas con predisposición a esta afección deberían tomar abundante agua, evitar las carnes rojas y la sal, mantener una dieta normal de calcio y tomar medicamentos  que ayuden a disminuir la cristalización de las piedras.
› La mayoría de cirugías que pulverizan los cálculos son ambulatorias, no dejan cicatriz, ofrecen una recuperación inmediata luego de 24 horas y se las lleva a cabo mediante la aplicación de anestesia conductiva (del ombligo hacia abajo).

Piedras en la vesícula
• Una afección con solución 
Aunque pequeña, la vesícula biliar es el reservorio de la bilis, que se produce en el hígado. Este órgano  mide aproximadamente de 3 a 6 centímetros y puede alojar cálculos, depósitos duros y similares a los cristales de roca, con un tamaño que varía entre 2 y 6 centímetros. 

"Estas masas se forman por los depósitos de colesterol y por los pigmentos biliares. Por lo general, las personas más propensas a padecerlas son las del sexo femenino, con antecedentes hereditarios y con exceso de peso. Además, es más frecuente encontrar en personas cuyas edades fluctúan entre los 20 a 35 años", advierte el cirujano Silvio Mosquera Peña, quien agrega que el dolor en el lado derecho del abdomen (por debajo de las costillas) o en el centro al nivel del estómago, las dispepsias (exceso de gases o eructos) y los problemas intestinales (estreñimiento o diarrea) son síntomas de alarma.

El paciente puede vivir normalmente sin vesícula, pero tiene que cuidarse en la dieta el resto de su vida.

¡Importante!
› El paciente puede vivir normalmente sin vesícula, pero tiene que cuidarse en la dieta el resto de su vida. Por ejemplo, establecer horarios en las comidas, evitar cenar pasadas las 19h00 porque el cuerpo no tiene el  reservorio de bilis y cambiar los hábitos alimenticios (cero grasas y cero frituras).
› Los cálculos que pasan al conducto biliar deben extraerse antes de la operación, mediante un procedimiento llamado papilotomía endoscópica, hecho por un gastroenterólogo.
› La cirugía termina con el resultado de la patología de la vesícula para descartar la presencia de tejido benigno o maligno. Si hay células cancerosas, se deriva al paciente al oncólogo.
› Toda persona sin vesícula debe realizarse chequeos médicos periódicos y caminar mínimo 20 minutos todos los días, para quemar calorías.

• Un análisis, un tratamiento 
El diagnóstico de los cálculos biliares se hace a través de una ecografía abdominal, que se recomienda efectuarla en ayunas. "Hay casos en los que la persona se automedica y empeora el cuadro, originando una complicación que se denomina pancreatitis, o que los cálculos se alojan en el conducto biliar o colédoco", comenta el cirujano. 

El tratamiento más idóneo es la extirpación de la vesícula, mediante la colecistectomía. En este procedimiento existen dos maneras de ejecutar la cirugía: la técnica tradicional o abierta y la laparoscópica o cerrada. "Por laparoscopía es más conveniente, ya que se realiza con anestesia general, mediante 4  pequeñas incisiones, y se ligan el conducto cístico y la arteria cística con clips de titanium y se extrae la vesícula… Con la laparoscopía hay menos dolor, y menor riesgo de infección y sangrado", agrega el doctor Mosquera.

Asesoría: Dr. Gustavo Pico, urólogo. C.I.T.E.U. Clínica Kennedy; Telf.: 2281459. Dr. Silvio Mosquera Peña, médico cirujano. Clínica Kennedy; Telf.: 2280640. (Guayaquil).


Páginas: 1


Edición # 584 - 11 de abril de 2013

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Exposición

Se ofreció un cóctel por la apertura de la exposición retrospectiva de la pintora Pilar Colás, en la galería de Patricia Meier.

Leer más
sociales