Síguenos en:
facebook twitter
ESPECIAL Formando triunfadores Con su dedicación y esfuerzo, estas mamás han logrado que sus hijos acumulen éxitos a lo largo de sus carreras… A ellas, un merecido homenaje.
Wendy Salazar y Verónica Madero (Guayaquil)
Carla de Patiño (Quito), Isabel Valdiviezo (Cuenca)


Formando triunfadores

Rafaella Baquerizo Carrión y 
Ana María Carrión de Baquerizo
100% involucrada
A sus 15 años, Rafaella Baquerizo ha logrado formar parte de la  Gira Europea ITF (International Tenis Federation) 18 años, siendo la más pequeña de las clasificadas y gracias a que se encuentra entre las cuatro mejores tenistas de Sudamérica en su categoría. Ocupa el puesto 176 de la ITF y en el 2012 terminó la Gira de la Confederación Sudamericana de Tenis como la número uno de Sudamérica, en la categoría 14 años; ha sido campeona nacional  en distintas categorías, y ha representado  al país en torneos sudamericanos e iberoamericanos… Todo un futuro prometedor en el tenis, el cual no sería posible sin el apoyo incondicional de su mamá, Ana María Carrión de Baquerizo. "Ella ha sido superimportante en la realización de mis metas, pero no puedo dejar de mencionar a mi papá… Ambos juegan un papel fundamental en mi desempeño en este deporte", nos cuenta Rafaella. "Mi mamá me dice que debo dar lo mejor de mí en todo lo que emprenda, no solo en el deporte, y que disfrute lo que me gusta y eso es lo que hago…". Ana María, quien está ciento por ciento involucrada en la carrea de tenista de su hija, se siente orgullosa y feliz por las metas que ella ha alcanzado. "No quiero decir que es triunfadora, sino más bien luchadora. Rafaella siempre ha luchado por conseguir sus metas y cuando se le han presentado obstáculos logra vencerlos, aun cuando eso signifique un doble esfuerzo", recalca con mucho amor.

Foto: Gianna Ode

Alvaro Sámper y 
Patricia Campuzano
Apoyo imperecedero
El toreo es una de las profesiones más arriesgadas del mundo, y  pocos han podido sobresalir en esta actividad, siendo uno de ellos Alvaro Samper. Desde el 2007 debuta como novillero y toma la alternativa el 29 de noviembre del 2009 en la Plaza de Toros de Quito, teniendo como padrino al reconocido maestro Sebastián Castellá y como testigo a David Fandila, el "Fandi". Como novillero se destacó en España, llegando a torear en la plaza más importante del mundo, "Las Ventas", de Madrid. Ha conseguido algunos trofeos y ha salido por la puerta grande en la Feria de Quito y en festivales benéficos. 

Patricia confiesa que prefiere estar "tras bastidores", pero siempre cerca de su hijo.

Su herencia taurina le viene de parte de la familia materna, ya que tanto su abuelo como sus tíos han girado alrededor de la cría de toros bravos en el campo. Es por ello, que aunque su madre, Patricia Campuzano, prefiere no acudir a las corridas donde su hijo torea, él dice que ella influenció en su decisión de tomar este arduo camino "desde que estaba en el vientre". Patricia confiesa que prefiere estar "tras bastidores", pero siempre cerca de su hijo. "No voy a las corridas cuando él actúa a pesar de que me encanta el toreo. Siento una gran angustia, me descompongo…". Acude a misa para pedir por él y por los toreros que lo acompañan. Y, aunque hubiese preferido otra profesión para Alvaro, admite siempre apoyarlo a pesar de tener su corazón acongojado. 

Alvaro siente que su madre siempre ha estado cerca, apoyándolo sobre todo en los momentos más duros como cuando ha sufrido lesiones. Su madre destaca la labor perseverante de su hijo, el esfuerzo diario y el amor que profesa a su carrera, cualidades que lo han ayudado a conseguir sus metas. 

Foto: Luis Salas


María Cristina Kronfle y 
María Cristina Gómez de Kronfle
Un apoyo incondicional
"Han sido muchos los momentos en que, como familia, la hemos apoyado, a pesar de saber cuánto esfuerzo físico y riesgos representa para ella todo lo que hace", dice María Cristina Gómez de Kronfle, sobre su hija, también María Cristina, quien a sus 27 años posee una sólida carrera en Derecho y en la política. "Yo pienso que una madre debe ir trabajando todos los días en sus hijos –como cuando uno va tallando una madera–, después de haber sembrado en ellos responsabilidad, amor, valores, principios y buenas bases del amor a Dios”, recalca.

"Siempre me insistió en que este es un mundo difícil, donde debo ser fuerte para lograr mis metas".
  
Tenía 18 años cuando María Cristina Kronfle inició la campaña "Voto" para que personas con discapacidad puedan ejercer su derecho a "elegir y ser elegidos". A los 19 empezó la carrera de Derecho; y a los 21, ganó las elecciones para la Asamblea Constituyente. A los 23, pasó a ser asambleísta nacional, cargo para el cual acaba de ser reelecta. Adicionalmente, es fundadora de Avanzando Uni2, una fundación que cuenta con programas para personas con discapacidad. Méritos que demuestran que María Cristina no es solo una triunfadora en el campo de la política y las leyes, sino una triunfadora de la vida. "Desde muy pequeña, mi mamá dedicó su tiempo a cuidar de mi salud y lograr que mi vida sea lo más normal posible", relata esta destacada abogada, sobre su madre, quien hoy en día es un pilar fundamental en la fundación que su hija dirige.  

Sostiene que los consejos de su mamá son herramientas valiosas que la han ayudado a salir adelante. "Siempre me insistió en que este es un mundo difícil, donde debo ser fuerte para lograr mis metas. El mejor consejo que mi mamá me da, es el ejemplo que es ella: entregada por completo a sus hijos y a su familia".   

Foto: Cesar Anchundia


Sergio Zalamea y 
Silvia Ochoa de Zalamea
Tomar los retos uno a uno
Para Silvia Ochoa resulta fascinante ver a su hijo Sergio dominar tan bien sus equipos de trabajo. Ella se siente una madre orgullosa al observarlo "rodeado de cámaras, trípodes, libretos, luces y aparatos que a veces ni siquiera entiendo, y al ver que sus ojos se iluminan cada vez que describe su siguiente proyecto, totalmente involucrado y feliz con una actividad que le apasiona". Sergio asegura que la posición de su mamá siempre ha sido de total apoyo. "Contar con su respaldo me ha hecho entender que nunca debo darme por vencido y me ha dado la confianza de saber que tengo a alguien que me ayudará cada vez que me caiga y no sepa cómo levantarme", nos dice con una madurez admirable, este talentoso genio de las artes audiovisuales, quien con tan solo 17 años, creó y dirige "Ecuador en Corto", productora a través de la que desarrolla sus trabajos, uno de los cuales fue reconocido este año con la Medalla de Plata en el Concurso Latinoamericano de Proyecto Multimedia, auspiciado por la Sociedad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología Aplicada. Sergio sostiene que el papel de Silvia ha sido fundamental en cada uno de los aspectos de su vida. "Hace no mucho tiempo, cuando yo jugaba tenis, mi mamá me aconsejaba siempre antes de entrar a la cancha: -Punto por punto-, me decía. Es algo que ella me ha inculcado desde que era pequeño, a tomar los retos uno por uno y poner todo de mí en cada uno de ellos…", recalca.

"Contar con su respaldo me ha hecho entender que nunca debo darme por vencido". 

Comenta que, con respecto a su trabajo, sus padres son sus mejores consejeros. "Mi mamá siempre ha estado dispuesta a ver todo lo que hago, ha sabido darme parte de su tiempo para comentar y ayudarme a corregir cada cortometraje o foto. Mi mamá y mi papá ven mis trabajos antes que cualquier otra persona".

Foto: Rocket Photo


Aarón, Gabriel y Jacob Ormaza y
Dafne Vera de Ormaza 
"Inculcar el arte desde pequeños"
"Siempre quise que mis hijos fueran músicos y cuando estaba embarazada les ponía música en la barriga, les contaba cuentos y les cantaba”, cuenta Dafne Vera de Ormaza, madre de los músicos Alejandro, de 29 años; Isaac, de 27; Gabriel, de 24; Jacob, de 19; y Aarón, de 17. Los hermanos Ormaza, reconocidos dentro y fuera del país, comenzaron esta carrera siendo muy pequeños. La decisión de estudiar música no nació de ellos, sino de su madre, Dafne, pues ella asegura que "hay que inculcar el arte desde pequeños".  "Alejandro ingresó al conservatorio un poco tarde porque cuando vivíamos en Inglaterra (mientras su esposo realizaba su maestría), la carrera era muy cara allá y decidí enseñarle a tocar el piano en la casa.  Cuando regresamos a Ecuador, lo inscribí en el conservatorio Antonio Neumane". Fue así, como el resto de sus hijos siguieron los mismos pasos hasta especializarse, cada uno, en diferentes instrumentos musicales: piano, oboe y violín.  

Los hermanos Ormaza, reconocidos dentro y fuera del país, comenzaron esta carrera siendo muy pequeños. La decisión de estudiar música no nació de ellos, sino de su madre, Dafne.

Dafne, de 53 años, asegura que siempre ha organizado su horario de trabajo en función de sus hijos.  "Mientras ellos estaban en la escuela y colegio, yo me dedicaba a trabajar.  La tarde era dedicada para que estudien música y practiquen algún deporte, como natación".  

Ella confiesa que cada vez que ve a sus hijos en el escenario siente emoción y orgullo.  Actualmente, los dos mayores se encuentran en Europa (Holanda y Bélgica) terminando sus estudios de música y realizando diferentes presentaciones.  Gabriel –quien hizo su maestría en el conservatorio de Utrecht, en Holanda– forma parte de la Orquesta Sinfónica; Jacob, por el momento, está dedicado a concluir su maestría en Música en la Universidad Espíritu Santo; y Aarón, está en el segundo año de la misma carrera.  

¿Cómo influyó su mamá en la profesión de ustedes? "Siempre nos ha dicho que seamos disciplinados... Pero, sobre todo, a ser organizados con los estudios y el conservatorio…”, dice Jacob, quien pronto realizará una gira por Centroamérica con la Orquesta de las Américas.   

Foto: César Anchundia


Páginas: 1


Edición # 585 - 09 de mayo de 2013

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Cambio de aros

Se llevó a cabo el cambio de aros entre Diana Tobar Arcentales y Enrique Martínez Cedeño, realizado en casa de la novia en Olón.

Leer más
sociales