Síguenos en:
facebook twitter
ESPECIAL Madres e hijas, socias perfectas A ellas no solo las une un mismo interés de lograr el éxito en la empresa que manejan juntas, sino un profundo sentimiento que las lleva a trabajar comprometidas y con amor.
Madres e hijas, socias perfectas


Madres e hijas, socias perfectas

Por Wendy Salazar y Verónica Madero 
Fotos: César Mera (Guayaquil)
Carla de Patiño
Fotos: Cecilia Puebla (Quito)

Madres e hijas, socias perfectas


JACQUELINE GRARD Y MARÍA PAOLA RIVAS

Fortaleza compartida
Quito

Jacqueline Grard y María Paola Rivas trabajan desde hace 5 años en su  Trattoria – Pizzería “Cosa nostra”.

Madre e hija disfrutan de esta actividad desde diferentes áreas que se complementan entre sí. Paola se encarga de la administración, recursos humanos y contabilidad, mientras que Jacqueline desarrolla el control de calidad, marketing y cocina.

Las dos han puesto en este emprendimiento mutuo “su alma”. Para la madre han sido virtudes como la voluntad y el entendimiento, las que han mantenido su buena relación. Y ambas coinciden en que lo que las impulsa en su negocio es el buen cumplimiento del deber.

Ambas comparten el amor por su trabajo diario y cada una admira las virtudes de la otra. Paola dice que su madre demuestra fuerza, dedicación, enseñanzas, amor incondicional al hacer todas las cosas… Jacqueline no se cansa de valorar la valentía y fortaleza con las que su hija afronta su camino en el día a día. Junto a Paola y a su otra hija, María Cristina, afrontan la vida llenas de alegría.    

ANALIZANDO EL DÍA A DÍA

Al preguntarles sobre cómo logran manejar sus conflictos, responden que los resuelven gracias a la gran confianza que se tienen y fruto de un análisis de las áreas que no funcionan como ellas lo desean. Dicen que el resultado es óptimo tanto en su relación como en el aspecto profesional. 


CUCA VELÁSQUEZ RITES 
Y CUTY YCAZA VELÁSQUEZ

Las reinas de la belleza

Guayaquil


Tras la muerte de su esposo, Cuca Velásquez tuvo que buscar el medio para mantener a sus cinco hijos. “Mi papá era el único que aportaba económicamente en el hogar y mi mamá era 100% ama de casa”, cuenta Cuty Ycaza, quien estudió, cosmetología, peluquería y maquillaje en Estados Unidos. “Al poco tiempo de regresar al Ecuador, fallece mi papá y conversando con mi mami le propuse abrir un spa, porque en ese entonces no había en la ciudad”. Fue así como, hace 13 años, ambas decidieron asociarse y poner un centro de belleza para aplicar las técnicas y los conocimientos que Cuty aprendió en sus estudios.  

Rápidamente fueron conocidas en el campo profesional y ocho años después decidieron darle un giro al negocio. “Un día le dije a mi mami que no había escuelas para estudiar peluquería y maquillaje, y le planteé la idea de poner una academia integral para enseñar cosmetología, peluquería y maquillaje con títulos avalados, y aceptó”. Hoy, cuentan con dos centros de estudios en los que ofrecen las carreras de cosmetología y peluquería, y maquillaje y peinado. “Comenzamos con 25 estudiantes y actualmente tenemos más de 200”. 

Cuca, quien tuvo que aprender de negocios, afirma que el secreto para mantener la sociedad con su hija es el respeto. “Siempre hemos respetado el espacio de cada una. Ella es la encargada de los cursos y yo de la parte administrativa. El plano familiar queda fuera mientras trabajamos y adelante de las clientas y alumnas nos llamamos por nuestros nombres”. Al respecto, Cuty sostiene que la última palabra la tiene su mamá. “Sin el apoyo de ella no sería la persona que soy. Nuestro negocio ha llegado donde está gracias a su dedicación”.

SABIOS CONSEJOS

Si vas a trabajar con tu mamá, Cuty te aconseja:

Piensa que ella siempre va a querer lo mejor para ti. Tiene más años de experiencia y sabiduría. 

Tu mamá siempre va a cuidar tu espalda.

Respétala y no olvides la jerarquía.

Para trabajar con tu hija, Cuca propone: 

No seas autoritaria. Si vas a tomar alguna decisión es importante consultarlo con tu hija para que tenga conocimiento al respecto. 

Siempre debe existir el respeto entre ambas y no la retes en el negocio.


MIRIAM RAMOS Y MILÚ ESPINOZA

Complicidad sin igual

Quito

La reconocida diseñadora de modas Milú Espinoza ha trabajado junto a su madre, Miriam Ramos, durante aproximadamente 16 años, de los cuales conserva los mejores recuerdos y experiencias vividas. Milú confiesa que “nació entre retazos”, ya que, desde la época que vivían en Riobamba, su mamá tenía su taller de costura donde Milú (que en ese entonces era aún una niña) pasaba largas horas. 

Después de terminar su carrera en diseño, las dos empezaron a trabajar juntas. Miriam era quien administraba el taller y atendía a las clientas, mientras que su hija cortaba los patrones. Años más tarde, las dos compartían las tareas y realizaban todo el trabajo que demandaba el lugar.

Madre e hija han disfrutado toda una vida de esta labor y, aunque dicen que han tenido discrepancias del día a día, nunca ha habido alguna situación muy grave, o que no tuviera una solución. 

Entre ellas se perciban una complicidad única. Tal vez influya en su gran relación personal el hecho de que Milú es la única hija mujer entre dos hijos varones. “Mi mamá me ha enseñado a ubicarme como diseñadora profesional, ella me ha sabido guiar con inteligencia desde que era una adolescente”, manifiesta Milú. 

La joven diseñadora admira muchas cualidades de su madre, sobre todo valora su perseverancia. “Nunca he visto a nadie tan perseverante como mi madre. Todo lo que se ha propuesto lo ha sacado adelante: costura, pintura, cocina…”. Su mamá, por su lado, no se cansa de repetir lo “buena hija que es Milú”, dice que nunca le ha dado problemas. “Somos cómplices en desfiles, viajes, en todo”, y eso se nota en todo momento.

ELLAS Y EL SECRETO DE SU ÉXITO

Tanto Milú como doña Miriam consideran que sus pequeños conflictos siempre los han resuelto gracias a la gran confianza que se tienen, lo cual las ha llevado a superar cualquier pequeño conflicto que se presentara.


NARCISA ASPIAZU DE RECABARREN, ISABELA Y CAMILA RECABARREN

Un verdadero tesoro

Guayaquil


Narcisa Aspiazu prácticamente creció en el mundo de la joyería, ya que su padre fue quien, hace más de 60 años, creo la joyería Artex y el taller de joyas que hoy manejan ella, su esposo y sus hijos: Sebastián, quien se encarga de la producción, Isabela y Camila. “Yo, específicamente, me encargo de la administración de nuestros dos locales, así como de las ventas, atención al público”, nos cuenta. Isabela, explica su papel dentro del negocio: “Junto a mi papá me encargo del diseño, y también manejo las redes sociales”.

Para Narcisa es muy gratificante poder trabajar con sus hijas. “Es muy divertido, ya que tenemos una excelente relación”, relata. Consciente del aporte significativo que pueden ofrecer las nuevas generaciones, ella asegura que para mantener una buena convivencia en el trabajo hay que tener paciencia y “estar abiertos a los nuevos conocimientos que aportan nuestros hijos”.

Camila, de 21 años, cuenta con estudios en Ingeniería en Marketing gerencial, e Isabela estudia Arquitectura.

Al hablar sobre su mamá, como jefa, ella dice: “Mi mami es la mejor asesora a la hora de vender joyas. 

Para ambas, trabajar con su madre es una experiencia increíble. “Es una persona que te conoce tal y como eres. Es una forma fabulosa de poder compartir con tu mamá, día a día, en una actividad productiva como el trabajo, y en nuestro caso, qué mejor que en medio de joyas”.

SIGUIENDO LAS REGLAS 

Como consejos, ellas mencionan: “Trabajar en familia puede parecer siempre un poco complicado, pero si sigues las reglas claras y respetas el trabajo de cada uno, todo se vuelve mucho más fácil… El secreto está en separar el ambiente del negocio, del ambiente familiar”, recalcan.


Páginas: 1


Edición # 621 - 02 de mayo de 2016

Malabares Cotidianos

El terremoto nos recordó quiénes somos.

No sé cuántos años –por lo menos ocho– ella se pasó repitiendo como en una larga perorata sus instrucciones: “Saluda”, “Di gracias”, “Se dice por favor”, “Antes de cruzar mira a ambos lados”.

Leer más

sociales

Aquí y ahora

GRANDES DE ESPÍRITU

Cuando hablemos del Ecuador en el futuro, marcaremos una diferencia entre el país que era antes del terremoto y el que fue después, el que hemos empezado a rehacer con la fuerza de un gigante llamado solidaridad.

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.