Síguenos en:
facebook twitter
GENTE Ronnie Nader: Mirando a las estrellas Es el primer astronauta ecuatoriano y el líder del proyecto de Pegaso, el primer satélite ecuatoriano, que será puesto en órbita en septiembre.


Ronnie Nader: Mirando a las estrellas

La vida de Ronnie Nader ha estado llena de preguntas que en principio no tenían respuestas, su camino constante lo ha llevado a resolver esas incógnitas a través de los hechos.  Gracias a él, cuando un niño ecuatoriano sueñe con ser astronauta, ningún adulto le podrá decir “eso es imposible”.  Nader creció mirando a las estrellas y jugando con su primera nave espacial hecha de cartón.  Con 39 años completó oficialmente el programa Advanced Suborbital Astronaut, en el Centro de Entrenamiento de Cosmonautas Gagarin de Rusia y se convirtió en el primer astronauta ecuatoriano. Hoy es el primer y único representante del Ecuador ante la Asamblea General de la Federación  Internacional de Astronautas, es el director de Operaciones Espaciales – EXA y  ha publicado más de 30 trabajos de investigación científica.  Bajo su liderazgo y el trabajo de más ecuatorianos valiosos, nuestro país tiene el primer satélite, el NEE-01 PEGASO.  Este guayaquileño de 44 años, que además habla inglés y ruso,  empezó desde muy joven a estudiar física nuclear y lo más importante: siempre supo lo que quería ser de grande. 

¿Cómo logró la gran meta de convertirse en astronauta? 
Hay que trabajar para lograr lo que se espera profesionalmente y tuve una ventaja, siempre supe para lo que había nacido.  El camino iba a ser largo, pero estaba convencido de que me convertiría en astronauta.  

Es vital que los padres crean y apoyen a sus hijos, en este caso ¿cómo aportó la actitud de su madre?  
Mi madre jamás pronunció la palabra imposible cuando yo le hablaba de mi proyecto.  Siempre me dijo que yo podía hacer todo lo que me propusiera en la vida. 

¿Cómo fue su camino? 
El tema espacial, el mirar a las estrellas siempre nos lleva a la ciencia y a buscar en los libros.  Cuando yo era niño afortunadamente no existían las distracciones que tenemos hoy: Internet, vídeoconsolas, tabletas, teléfonos celulares, etc.  Tenía una costumbre y era leer todo lo que caía en mis manos y cuando no había algo nuevo, leía una enciclopedia que había en mi casa.  Las lecturas me llevaron a una visión práctica y siempre trataba de comprobar todo aquello que alguien consideraba verdad.  Empecé así el camino de la ciencia, la vía del método científico y cuando me gradué decidí estudiar ingeniería de sistemas, porque era lo más avanzado que existía en ese tiempo.  A la par estudié física cuántica, pero mi interés fundamental ha sido conocer cómo funciona el mundo.  Seguí mi carrera y me especialicé en cibernética.  Un día el mundo cambió, la Unión Soviética se acabó y se transformó en Rusia, un país abierto en el tema espacial, en la cosmonáutica.  Ingresé en el Centro de Entrenamiento de Cosmonautas Gagarin de Rusia y completé oficialmente el programa Advanced Suborbital Astronaut y en junio de 2007 me convertí en el primer ecuatoriano en ser estrenado como astronauta.  

Pero usted tenía en mente realizar algo más en el Ecuador, el programa espacial civil… 
Mi sueño no era únicamente convertirme en astronauta, adicionalmente mi meta ha sido vivir en un Ecuador espacial, en un país que valore las altas ciencias. Nuestro país se ha caracterizado por ser agrícola, comercial, pero siento que hay un gran potencial de desarrollo en la investigación científica.  Así nace la idea del programa espacial, empecé trabajando con la Fuerza Aérea y lo que logramos fue el avión de microgravedad; el primero en América Latina capaz de anular la gravedad por un momento.   

Hay gente como usted que logra lo que pocos se han planteado en la vida…
Todos me dicen lo mismo. Cuando llegué al Centro de Entrenamiento de Cosmonautas Gagarin en Rusia, encontré que todos mis compañeros tenían la misma forma de pensar que tenía yo, habían vivido historias similares a las mías y a todos nos gustaba una canción de The Alan Parsons Project, “Days Are Numbers (The Traveller)", esta habla sobre la incomprensión del resto de personas frente a lo que gente como nosotros, diferentes, sentimos.  El por qué no tenemos la sensación de pertenecer a este planeta.  Algunos hemos nacido para explorar y conocer más allá de la Tierra. Si tengo un mérito, es el haber sido lo suficientemente necio y fiel a mí mismo. 

¿Qué ha aprendido de la gente? 
En el programa espacial, lo que más aprendí, aparte de la astronáutica y de un buen número de ciencias, fue sobre el ser humano.  Cuando yo me gradué dediqué mis palabras a los niños, dije que nunca más alguien iba a decir que era imposible que un niño ecuatoriano pudiera convertirse en astronauta.  Yo lo había logrado. 
He recibido cartas de padres de familia que me cuentan que sus hijos sueñan con las estrellas y con ser parte de la NASA y yo les contesto: “Ustedes tienen el mismo problema que tenía mi mamá”.  Cuando puedo, me reúno con ellos y les digo: “Su hijo sabe quién es”. 
Siempre hay alguien que nos ataca y trata de frustrar nuestros sueños, hay dos tipos de seres humanos: los que se amargan cuando ven el logro de una persona y los que dicen “algún día…”  

Si tengo un mérito, es el haber sido lo suficientemente necio y fiel a mí mismo.

HACER, NO HABLAR
Su norma de vida es demostrar con hechos, ¿es ese el sello del éxito? 
Esa es la característica de todo buen ingeniero. En la ingeniería se trata de hacer, no de hablar.  Es la política de la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana (EXA), jamás anunciamos algo si no estamos sentados sobre la prueba.   Vivimos en un país donde se ponen muchas primera piedras, pero casi nadie pone la última, no se puede jugar con la fe de los ecuatorianos. 
Un hecho es Pegaso, el primer satélite ecuatoriano que será lanzado a la órbita espacial en septiembre de este año. A través de sus logros comprobamos que Ecuador puede hacer bien las cosas. 

Nader creció mirando a las estrellas y jugando con su primera nave espacial hecha de cartón.

¿Por qué con mucha frecuencia creemos que lo que se hace en otros países, es mejor que lo que se hace en Ecuador? 
Pegaso tiene muchos objetivos técnicos y educativos, pero el objetivo principal es muy sencillo, servir de inspiración.  Hemos aprendido a hacer el satélite en su totalidad y así hemos llegado a realizar una demostración de capacidad.  Pegaso va a ser el primer pico satélite (Cube sat) en enviar vídeo en tiempo real desde el espacio. 

¿Cómo ha conseguido el financiamiento para sus proyectos? 
Ese ha sido uno de nuestros mayores éxitos, el haber logrado tanto con costos mínimos.   La televisión nos ha transmitido que para obtener logros científicos hacen falta millones de dólares, pero eso es parte de la publicidad.  Fíjese que hacer Pegaso nos costó alrededor de cincuenta mil dólares, es cuestión de tener la valentía de retar al libro, de proponerse hacer las cosas mejor y más económicas.   

¿Cómo educa a sus tres hijos?  
En mi hogar nunca sobró el dinero, mi infancia fue austera y mi madre nos mantenía a todos, hubo épocas en las que tuvo hasta tres trabajos, ella fue mi ejemplo.  Así  aprendí la técnica del ACP que significa: “Arréglatelas como puedas”.  En la vida las cosas deben costar esfuerzo, no dinero.   Mi hijo mayor quería un teléfono celular caro y ahí vi una oportunidad para su crecimiento, le hice la siguiente propuesta, yo le iba a dar una cierta cantidad de dinero, poca, por cada 20 (en las calificaciones escolares) que trajera, mi hijo ahorró por seis meses y logró su objetivo. El deseo de comprar su teléfono se convirtió en una misión, en una cuestión de honor, ya no era un simple aparato. Como todo padre espero que mis hijos me superen y siempre les digo que todos los errores que comentan en el camino se llamarán experiencias. 
 
UN SATELITE PARA EDUCAR
La principal misión de Pegaso, el primer satélite ecuatoriano, es educativa. Los jóvenes estudiantes de colegios del Ecuador, luego de contestar correctamente una pregunta sobre algún tema científico en Twitter y Facebook,  van a poder acceder a la cámara del satélite y observarán el espacio en tiempo real. “Será como subirse al satélite”, dice Ronnie Nader entusiasmado.   

RONNIE NADER se convirtió en el primer astronauta ecuatoriano.Hoy es el único representante del Ecuador ante la Asamblea General de la Federación  Internacional de Astronautas. 

Por Michelle Oquendo Sánchez  | Twitter: @desdemivision | Fotos: cortesía


Páginas: 1


Edición # 573 - 07 de mayo de 2012

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Boda

En la iglesia Josemaría Escrivá de Balaguer contrajeron matrimonio Sandra Isabel Arregui Rodríguez y Andrés Felipe Franco Osorio. Recibieron a sus invitados en el anexo del Tenis Club.
Sandra y Andrés.

Leer más
sociales