Síguenos en:
facebook twitter
GENTE Olga Sáenz de Chalela: Desde el jardín de la vida Es una experta en etiqueta, jardinería y organización de eventos y está por retirarse de esta última actividad, a la que le ha dedicado 25 años de éxitos.
Por María Gabriela Gálvez Vera


Olga Sáenz de Chalela: Desde el jardín de la vida

Fotos: Gianna Ode •  Maquillaje y peinado: Cuty Ycaza Spa.

Hacemos la cita por email y ajustamos los detalles del encuentro y de la sesión de fotos por whatsapp. Llegamos con una puntualidad inglesa a su casa, al pie del río Guayas, y mientras ella se arreglaba tuvimos tiempo de disfrutar de la calidez de su residencia. Muebles clásicos, espacios elegantemente concebidos, varios óleos de flores por allí y por allá, y una mesa con marcos de plata, presentando con sobriedad a los miembros de su familia. Advertimos que nuestra entrevistada es exacta a su madre. Vemos fotos de sus hijos y de su esposo, el renombrado ingeniero Rubén Chalela, de quien enviudó hace 3 años y reparamos entonces en el retrato en sepia  de un hombre apuesto, don Juvenal Sáenz, su padre, quien le había escrito a su esposa la sentida dedicatoria  "para que pronto se realice nuestro anhelo, la felicidad de ambos". Entonces aparece nuestra entrevistada, radiante y glamorosa, como siempre la hemos visto, y nos cuenta: "Mi historia es medio triste, porque mi padre hace una casa en el Barrio del Centenario para ser habitada en julio junto a mi madre, mi hermano que estaba por nacer  y yo, pero ella y el bebé mueren en mayo y, entonces esa casa se queda vacía". Doce meses después, cuando su padre se recupera anímicamente, se realiza la mudanza y es así como llega Olga Sáenz Castellanos, de 9 años,  al Barrio del Centenario, en Guayaquil, donde permanecería por más de cuatro décadas. Vivía también junto a sus tías y su abuela paterna. "Me desenvolví en un ambiente de trabajo y buenos modales". 

Pero Olguita deja enseguida sus tristes recuerdos para llevarnos de la mano, en un emocionante recorrido por su vida cotidiana, que se inicia en el jardín, ese hábitat hermoso, donde cada árbol, cada bonsái y cada flor se luce en un despreocupado equilibrio, que sabemos no es casual, sino obra de la perseverancia y el buen gusto de su dueña. La conversación continúa en el comedor, donde la mesa domina, maravillosamente dispuesta, aunque para ella no sea tan importante el lujo de los cubiertos o la cristalería, sino la buena compañía y el ambiente que se pueda crear al recibir a los invitados: "Lo rico es poder comerte con igual alegría un  bolón o un foie gras espectacular. Eso es saber vivir para mí… Si tú estás demasiado rígida, te pierdes las tres cuartas partes de la vida", nos dice esta famosa organizadora de eventos y experta en etiqueta, quien ha dado cientos de cursos y planificado las bodas más espectaculares del Ecuador. "La anfitriona casi perfecta (porque aclara que la perfecta no existe), tiene como principal cualidad disfrutar los momentos que la vida ofrece y más que nada, buscarlos. Yo busco mis momentos, porque de otra manera no me llegan todos los que creo merezco tener", dice, con un sutil sentido del humor. 

El recorrido continúa por la cocina, amplia… amplísima, que reconoce como uno de sus mayores lujos, porque acoge toda su cristalería. A un costado, la pared exhibe una serie de platos, que pertenecen a las vajillas que tiene. ¿Es un muestrario? "Así no me olvido y puedo saber cuál elegir y cómo combinarlas". 

Para Olguita, los buenos modales no existen con la intención de convertirnos en seres distantes y rígidos,  "sino para hacer del mundo en que vivimos un sitio más agradable, y a nosotros, personas más amables".

PARA LOGRAR UN JARDIN DE IMPACTO
» Saber qué tiempo le vamos a dedicar. 
» Tener diversidad de formas y colores. 
» Fijarse en las alturas y profundidades (en un jardín, la cerca no debe ser blanca o muy fuerte, para que las plantas logren un horizonte bonito). 
» Incluir aspectos importantes, como el ruido del agua y una apropiada iluminación, porque el jardín se disfruta de día y de noche.

Los desafíos
A los 14 años, parte a terminar sus estudios en los Estados Unidos. "A mi padre le pareció que a esa edad yo debía ver la vida y me envía a  la Academia de la Asunción, en Wellesley,  cerca de Boston, y a los 17 me lleva a dar la vuelta al mundo", cuenta con nostalgia. "Tuve un papá amistoso. Ahora me es muy duro verlo enfermo". A él y a sus dos tías mayores dedica su tiempo. 

Y llega el primer evento que organiza en su larga trayectoria, su propia boda, cuando tenía 20 años.  "Yo me pedí mi vestido a la casa Lanvin de París. Además, en esa época la gente no acostumbraba  tener un servicio de catering, pero yo sí lo encontré. El Hotel Humboldt  tenía un chef marroquí y lo contraté. Mi bufet fue un espectáculo en Guayaquil". Y cómo dudarlo, porque en ese entonces no se acostumbraba a tallar las legumbres (el popular garnish de hoy) o a un menú integrado también por platos fríos, como Olguita se atrevió a brindar. 

Al mismo tiempo, la jardinería se apoderaba de su vida. Fue miembro del National Council of State Garden Club de Estados Unidos y tradujo al español el primer manual de esa institución, fue fundadora de la Asociación de Clubes de Jardinería de Guayaquil y de la primera Escuela de Exposiciones Florales del Ecuador. Esta madre de cuatro hijos, Rubén, María Olga, Denise y Roberto, paralelamente a sus demás actividades, empieza a desplegar su creatividad al decorar las mesas cuando recibía en su casa. "A mis invitadas les gustaban y empezaron a pedirme que las ayudara". Y es entonces, en 1988,  cuando arranca su carrera. Olguita reconoce que en aquella época no se acostumbraba  tener organizadores de eventos y que tampoco le resultó fácil insertarse en el mundo laboral. Pero ella aceptó el reto y se convirtió en la líder en su campo.  Hoy, mirando hacia atrás le preguntamos cuál fue su mayor desafío y enseguida responde que se trató de una boda con 1500 invitados en el  Hotel Punta Carnero, donde se utilizaron todos los espacios del lugar. "Empezó a las 12 del día y duró hasta las 4 de la mañana", comenta hoy aliviada, casi contenta de que esos momentos hayan quedado en el pasado, porque le dieron satisfacciones pero también la hicieron sacrificar tiempo de su vida privada. "En mis inicios, estaba en los eventos hasta el final, los disfrutaba y los bailaba, pero la vida personal se afecta". También, ha realizado  eventos en San Juan de Puerto Rico y nos muestra un libro autografiado por el famoso Gobernador Luis  Ferré,  quien la llamaba continuamente para encargarle sus recepciones, junto a una amiga de ella en la isla. "Era un hombre que tenía en su casa desde el presidente Bush hasta a Andrew Lloyd Weber…". 

A estas alturas de la conversación, me insiste en que no me olvide de mencionar a las personas que han integrado su equipo,  "Yo tengo la suerte de trabajar con una dama colombiana, Sonia Pizarro de Gómez, arreglista internacional de flores, o con gente del calibre de Patricia Ponce de Orús, en cuanto al servicio de coordinación. Y  luego, con mi hija María Olga".


LA ETIQUETA BASICA (PARA LA GENTE DE HOY)
» Ser puntuales. Esa es la regla de oro. 
» Introducir a la persona que llega al grupo de amigos.  Se presenta de menor a mayor, siempre. 
» Saludar a la dueña de casa en las fiestas organizadas como baby showers y despedidas de soltería. 
» Cuidar el comportamiento con el celular. Si tenemos que revisarlo, hay que retirarse a un lugar privado. Tampoco se debe conversar con alguien en la reunión y, al mismo tiempo, enviar mensajes con el celular.

Retorno a su esencia
La decisión de retirarse de la organización de eventos llegó hace poco, ante la oferta de realizar una fiesta enorme. "Me senté y pensé: ¿quiero hacer esto? Y la respuesta fue que no. Quiero volver a mi origen, que fueron las plantas y las flores". Ahora está feliz como paisajista: "Me dan un jardín, yo hago el plano, les  pregunto a los dueños qué tiempo le van a dedicar y realizo ese sueño de quien lo pida. Ya lo he hecho para varias personas y también para urbanizaciones". 

Y en este proceso de retorno a su esencia, le agradece a sus hijos. "Cuando yo me quedé viuda, me dolía un poco estar en fiestas. Entonces para mí fue bueno que ellos me dieran el trabajo de los jardines en las urbanizaciones.  Esa fue una gran ayuda, porque los jardines siempre se inician temprano en la mañana, entonces había que tomarse un café y salir a trabajar y eso necesitaba en aquel momento. Fue como un encuentro con lo que yo era";  sin embargo, no descarta, si la ocasión lo amerita, alguna asesoría en el campo de la etiqueta y los eventos.

"Lo rico es poder comerte con igual alegría un  bolón o un foie gras espectacular. Eso es saber vivir para mí…".

De la amistad y otras alegrías
Esta mujer, que admite como su mayor defecto el ser demasiado exigente con ella misma ("aunque, de repente, me analizo y me perdono") enfatiza constantemente a lo largo de nuestro diálogo  que la vida es bella, "que uno no debe quedarse solo en los borrones sino ir a la página en limpio". Admite haber vivido un gran amor, "con algunas penas y muchas alegrías".  "Mi hija Denise, una vez me regaló un libro titulado ?La princesita que creía en los cuentos de hadas?, porque esa era yo…  creía en tantas cosas bellas, pero no siempre las cosas han sido así". 

Nos confiesa que le teme al fantasma de la soledad y que por eso siempre está rodeada de amigas. "Para mí, primero es la familia y luego las amigas. La amistad es como el sol para las flores, te permite  abrirte a plenitud", y aquí se detiene y aclara que eso pasa cuando hay buenas amigas, porque también conoce lo que es el egoísmo y las falsas sonrisas. Rápidamente recupera la alegría para compartir con nosotros un pensamiento que le enviaron por email: "?Las amigas de toda la vida son como diamantes y las nuevas son como el oro que sostiene el diamante?. A veces, a la gente no le gustan las nuevas amigas… Yo en eso soy diferente", afirma, para luego contarnos que vive divertida con los cinco grupos de chats que tiene en su celular y también con su hobbie frente a la computadora: "No te imaginas cuántas horas me paso bajando música. La tengo en el Ipad. Mis amigas siempre me piden que la ponga y a algunas les digo: ?Les voy a grabar un pen drive? y me quedan mirando… como diciendo qué es eso". Y ríe. Ríe mucho. Llega entonces la despedida y, camino a la puerta vemos una botella de vino que acaba de traer de un tour que hizo por los viñedos de la costa ecuatoriana. ¿Sus siguientes planes? Un recorrido para apreciar la producción del chocolate nacional y estar atenta a todo lo que tenga que ver con sus 6 nietos, siempre mirando la vida desde la calma de su jardín.

“En mis inicios, estaba en los eventos hasta el final, los disfrutaba y los bailaba...".


Páginas: 1


Edición # 587 - 12 de julio de 2013

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Novias

EN QUITO Con espacios únicos, creados por Cayetano & Mónica Decoraciones, se realizó también el desfile de Hogar Novias en el Palacio de Cristal del Parque Itchimbia, en Quito. Con los trajes de Angelica Novias y, asimismo, con la coordinación y las modelos de Denisse Klein, el evento fue todo un éxito en la ciudad capital.

Fotos: César Mera e Iván Navarrete (Guayaquil) Diego Cevallos y Segundo Espín (Quito)

Leer más
sociales