Síguenos en:
facebook twitter
GENTE Las gurús del fútbol Ellas van a Brasil para transmitir a los ecuatorianos los eventos del Mundial. La trayectoria y capacidad de estas expertas avalan su habilidad para comentar y hablar de fútbol. ¿Cómo lograron dominar el deporte más seguido de todos los tiempos?


Las gurús del fútbol

Por María Gabriela Castro Pérez, Nadia Zamora Freire (Guayaquil) y Carla de Patiño (Quito) Fotos: César Mera (Guayaquil), César Pasaca y Sebastián Oquendo (Quito)

María Soledad Reyes (Guayaquil)
Mundialista por excelencia
Sus 20 años de experiencia en la cancha del periodismo deportivo le han permitido desenvolverse como toda una jugadora profesional en las grandes ligas. María Soledad Reyes, como ella mismo lo define, “ha pasado por las verdes y las maduras”. Para llegar a comentar los Mundiales de Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, empezó desde abajo,   Arrancó el partido de su carrera a los 19 años como recepcionista de Canal Uno, que hace algunos años se llamaba SíTV. Cuando culminaba su jornada laboral, se desempeñaba como practicante en el departamento de deportes del mismo canal, pero fueron los canales TC Televisión y Cablevisión los que le dieron la oportunidad para lanzarse al ruedo. Desde ahí, ha estado en GamaTV, en la revista Match Point, radio CRE, Caravana, radio Forever, SuperK 800 y, actualmente, radio Huancavilca y Cabledeportes. A veces ha tenido que arremeter fuertemente contra la discriminación y machismo, pero ya se ha abierto cancha… Su filosofía de vida, inspirada en la de Jefferson Pérez, se resume en una sola frase: la tolerancia al dolor. “Yo aprendí a tener esa capacidad”.Hoy es toda una reportera mundialista. Su lista de coberturas  la inauguró con la Copa del Mundo Alemania 2006. A pesar de que ya contaba con la acreditación para el Mundial Sudáfrica 2010, decidió no ir porque su hija tenía pocos meses de nacida y, en ese caso, pesó más su papel de madre. ¿Cómo ves a nuestra Selección?, le preguntamos. “Ecuador  tiene una digna Selección para competir en el Mundial, pero no podemos perder las proporciones..."

Foto: César Mera

Junto a Hernán Darío Gómez.

Con Maradona.


Cynthia Wright (Quito)
“El fútbol es y será siempre mi pasión”


Desde hace 11 años está ligada a la locución deportiva. Su programa, Furia deportiva, que se retransmite por radio La Bruja, es un espacio donde los fanáticos se enteran de lo que sucede en ese mundo. “No solo trato lo que pasa en cuanto a resultados, sino más bien me enfoco en la parte humana, en la vida de los deportistas”, explica Cynthia. Confiesa que le fascina locutar en la radio. “Tienes un contacto más íntimo con las personas. Hay mucha retroalimentación con los radioescuchas. Al aceptar este trabajo, Cynthia se sintió motivada por el amor que siempre ha sentido hacia los deportes. “Creo que es una pasión que llevo dentro desde que tengo uso de razón… Soy hincha de la Selección ecuatoriana y no lo puedo negar: mi corazón es de Liga Deportiva Universitaria”. Este es el tercer Mundial al que ella  viaja. “Fui a Estados Unidos 94, a Alemania 2006 y ahora a Brasil. Estaré allí como una hincha más y claro, también, presentando en La Bruja mi visión y enfoque de cómo van las cosas”. Cree que es difícil predecir quién ganará, ya que equipos como Brasil, España, Alemania y Argentina son muy buenos.

Foto: César Pasaca


Mariegiselle Carrillo (Guayaquil)
“Amo el fútbol”


La presentadora de televisión de Código fútbol, Mariegiselle Carrillo, se define como una mujer apasionada por ese deporte. Nos cuenta que a sus 26 años ella ha tenido que trabajar intensamente para construir un nombre en una actividad que por lo general siempre ha sido atribuido a los hombres. 

La primera vez que pisó un estadio tenía 14 años y fue su padre quien la llevó a su primer partido en el Monumental. Cuenta que uno de los partidos que más recuerda es el de la clasificación de la TRI a su primer Mundial, tenía 15 años, “Ese creo que  fue  el partido en el que más sentimiento tuve por lo que significaba para nuestro país y para mí, que amo el fútbol”. 

Ingresó al mundo del periodismo deportivo a los 17 años en radio Caravana, luego llegaría a la televisión. Estudió en la Escuela Superior de Ciencias Deportivas Fernando Niembro y Marcelo Araujo en Buenos Aires (Argentina). Una vez de regreso en el país, siguió frente a las cámaras. Fue con Ecuavisa, donde trabaja desde hace 2 años, que pudo estar en trasmisiones, en previas y en cancha de partidos. “Yo vivo y respiro fútbol.”.

Foto: César Mera 
Maquillaje: Sarita Gómez. Telf.: 0993106515. 
Peinado: Mayra Hernández. Telf.: 0997826347.


Dallyana Passailaigue (Quito)
Su primer Mundial


“Me siento emocionadísima en reportar mi primer Mundial… Es un gran reto, lo miro con agradecimiento y respeto, no me lo esperaba. Es una recompensa a los esfuerzos que he realizado en mi vida”, declara. Actualmente, presenta el segmento deportivo en Televistazo. Dallyana es una deportista innata: practica ciclismo (de montaña y de ruta), atletismo, natación, artes marciales (es cinturón café), buceo, fútbol y patinaje, entre otros. Gracias a su participación en un reality de deportes, llamado “Los conquistadores del fin del mundo”,se le abrieron las puertas de la pantalla chica. Además, podemos destacar que esta joven presentadora, fue la primera ecuatoriana en lograr un IronMan en el 2004 en Austria. Sus primeros pasos en televisión los dio en Gamavisión y TC y desde hace 4 años su hogar es Ecuavisa. Dallyana es ingeniera comercial y actriz de teatro que, según sus palabras, es “mi verdadera vocación”. 

El fútbol es otra de sus pasiones. En cuanto a equipos, aparte de la Selección ecuatoriana, Emelec, el actual campeón del país, es su favorito. Cree que con “La Tri” llegaremos a octavos de final y si logramos estar en cuartos, sería fabuloso.

Foto: Sebastián Oquendo 
Maquillaje: Jorge Poveda.


Páginas: 1


Edición # 598 - 13 de junio de 2014

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.