Síguenos en:
facebook twitter
HOMENAJE “…Lo que aprendí de mi padre “ Personalidades de Guayaquil y Quito nos hablan de esas valiosas enseñanzas que reciben día a día de sus papás y de cómo las siguen aplicando en cada paso de sus vidas.
“…Lo que aprendí de mi padre “


“…Lo que aprendí de mi padre “


"…Lo que aprendí de mi padre "

Por Wendy Salazar (Guayaquil)
Carla de Patiño (Quito)


MOISÉS ARTEAGA LOZANO Y ROSALÍA ARTEAGA (QUITO)

Amigos y cómplices


Siempre ha existido una conexión especial entre padre e hija y ambos la caracterizan de una forma similar: “Hemos sido amigos y cómplices”. También han compartido una asociación literaria y Moisés Arteaga añade al respecto, “…cuando yo escribía, Rosalía me criticaba y viceversa. Antes yo le recomendaba libros para que ella los leyera, ahora ella lo hace conmigo…”. Afirma tener una relación magnífica con todos sus hijos.


El médico ya retirado, se ha dedicado a escribir libros −en su mayoría novelas históricas− y su obra más reciente trata sobre su hija, “Rosalía: apuntes para su biografía”, que presenta, de forma cronológica, hechos de la vida de la maestra, periodista y política, que van desde antes de su nacimiento y recorren su infancia, adolescencia y vida adulta. Llena de candidez, la expresidenta del Ecuador confiesa que nunca se lo imaginó, que este libro constituyó una sorpresa para ella: “Lloré cuando lo leí, hay capítulos muy tiernos…”.


Padre e hija han aprendido a vivir juntos… Él admira de ella el respeto, la tolerancia y la comprensión que demuestra en cada situación. Ella aprecia de su padre, la responsabilidad, la honradez, la ecuanimidad y su gran sentido del humor. Rosalía Arteaga valora, sobre todo, el entorno en el que nació. “Hemos sido una familia muy unida gracias a mis padres. Somos cuatro hermanos, yo soy la mayor… Siento que mi papá me ha alentado siempre…”.


PAOLO MARANGONI 
Y LARISSA MARANGONI (GUAYAQUIL)

Con el ejemplo de papá


Larissa Marangoni es actualmente la vicedirectora de Aprofe (Asociación Pro bienestar de la Familia Ecuatoriana), institución de la que forma parte desde el 2006. “Me encargo del mejoramiento de los centros médicos en términos de la infraestructura; también de la toma de decisiones, reuniones con nuestros directivos y personal en general”. Pero seguramente esa entrega con la que hoy desempeña su trabajo la heredó de su padre, el doctor Paolo Marangoni, fundador y director de la organización que este 2015 cumple 50 años, algo que llena a Larissa de mucho orgullo. “Fuimos educados por una madre luchadora y un padre visionario. Creo que tanto Alejandro (su hermano) como yo crecimos como creció Aprofe, con respeto, profesionalismo, con metas claras y sabiendo que todo se logra trabajando en equipo”.


De su papá dice haberlo aprendido todo. “Y sigo aprendiendo. Tengo la felicidad de poder  compartir con él lo relacionado al trabajo, aprender de su valioso conocimiento y compartir las cenas en familia, todas las noches. Para nosotros, él es nuestro eje; quien hace que la vida tenga sentido…”. Y así lo demuestra en cada gesto, al prepararse para nuestra foto. Asegura también que su carácter es muy similar al del doctor Marangoni. “…En cuanto al temperamento, de ley salí a mi papá, ya que a todo le pongo pasión, es decir que todo para mí se vuelve importante y urgente...”. Señala que tanto él como ella están siempre preocupados por la comunidad y que ambos son amantes de los animales. “Aunque creo que yo soy más obsesiva en ese punto… Él (su papá) me ha hecho ver lo importante que es lograr las metas planteadas”, sostiene, sin olvidar una enseñanza primordial: “El amor a la familia; he tenido los mejores ejemplos tanto de mi mamá como de mi papá. El dar, sin esperar recibir”.


¿Cuál es el mejor consejo que has recibido de tu papá? “Cuando me fui a terminar la secundaria en Canadá, me dijo que no parara de estudiar hasta que todo lo necesario para mi carrera sea completado. Lo escuché y me quedé terminando allá la universidad, la maestría y después, trabajando en Estados Unidos por 10 años”.


Larissa, casada con Yuri Parreño Rodríguez, y madre de Sophia Forneris Marangoni y  Amanda Parreño Marangoni, es una reconocida artista plástica, quien desarrolla su arte en el campo de la escultura. “El apoyo de mi papá fue total cuando le dije que quería ser artista. Me empujó a que confiara en mis habilidades, estudiando, preparándome y aprendiendo a ser mi propia crítica...”.

FOTO: CÉSAR MERA

Tengo la felicidad de poder  compartir con él todo lo relacionado al trabajo, aprender de su valioso conocimiento y compartir las cenas en familia, todas las noches. 


Oswaldo Viteri e Iliana Viteri  (QUITO)

Una relación desde el alma


Padre e hija califican su relación como “magnífica”. El reconocido pintor recuerda que Ileana (tiene tres hijas más), desde muy niña mostró aptitudes artísticas. “…La amarcaba y veía cómo ella escuchaba atentamente la música…”. Para Ileana, los dos no solamente comparten intereses en común. “Es una relación de espíritu, una relación entrañable, que va desde lo emocional hasta lo intelectual… Cuando descubrí el arte, esta relación se transformó en más profunda”. 


A Oswaldo Viteri, el arte lo acompaña desde primer grado, en sus primeros trazos infantiles, desarrollados en Ambato, de donde es oriundo. Estudia arquitectura y se puede decir que es un autodidacta en la pintura. Ileana estudia arte y filosofía, además de arquitectura, y obtiene también una maestría en educación.


Los dos comparten una gran admiración el uno por el otro, el padre se refiere a la hija como una mujer perseverante: “Es fuerte y poseedora de una sensibilidad exquisita. Admiro su inteligencia, que la demostró desde pequeñita”. La hija ha aprendido de su padre, entre muchas otras cosas, una ética de trabajo que describe así: “He aprendido mucho de mis padres, de mis maestros… Él me ha enseñado todo lo que tiene que ver con el arte, porque más allá de únicamente comprenderlo es una ética. En ese sentido, mi padre ha sido de una consecuencia extraordinaria, extremadamente riguroso al momento de reconocer el valor real de las obras en cuanto a su calidad se refiere”. Esa conexión especial de padre e hija se manifiesta a través de su cómplice mirada, de sus gestos y sonrisas que llegan desde el alma.

Foto: Sebastián Oquendo

Él me ha enseñado todo lo que tiene que ver con el arte, porque más allá de únicamente comprenderlo es una ética. En ese sentido, mi padre ha sido de una consecuencia extraordinaria.


Páginas: 1


Edición # 610 - 12 de junio de 2015

Moda

Solo para tus ojos

Chanel presenta su colección 2015 de gafas y lentes, siguiendo la línea de la joyería de la casa y también inspiradas en el tweed.

Leer más

sociales

Malabares Cotidianos

La máquina del tiempo

¡Uno de los mejores del mundo!

Leer más

sociales

Aquí y ahora

Ni una menos

¿Qué estamos haciendo mal para que las mujeres sigan padeciendo violencia y muerte por odio de género?

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.