Síguenos en:
facebook twitter
MALABARES COTIDIANOS La máquina del tiempo ¡Uno de los mejores del mundo!
María Fernanda Heredia


La máquina del tiempo


La máquina del tiempo

¡Uno de los mejores del mundo!


Por María Fernanda Heredia
Escritora ecuatoriana

Hace unos días estaba en una cafetería esperando a una amiga de gran corazón y de gran impuntualidad. 

Mi espera se hizo amable gracias a la presencia  de un nutrido y variopinto grupo de mujeres que habían reservado una gran mesa en la misma cafetería, se trataba de un reencuentro de excompañeras de colegio, tras veinticinco años de graduadas.

La imagen era como las de todo reencuentro de esta índole: estaban las guapísimas por las que el tiempo no ha pasado, estaban las guapísimas por las que el cirujano plástico sí ha pasado, estaban las que en el colegio no eran guapas y tras veinticinco años se han mantenido invariables, estaban las que en el colegio eran morenazas y ahora son rubias como Paris Hilton. Estaban las tecnológicas con dos teléfonos y tablet, y estaba la que tiene el teléfono viejo heredado de su marido. Estaba la que enseña orgullosa las fotos de sus hijos, y la que enseña muy oronda la foto de su más reciente conquista amorosa. Estaba la recatada de blusa de seda y estaba la apretada sensual con escote pronunciado. Estaba la que llega en auto del año; y la que cuenta que casi le roban la cartera en la buseta. Estaban las que hablan de sexo sin tapujos, y la que comentaba tips para que la fanesca no quede muy aguada. Estaban las graciosas de humor picante, y también estaban las que siempre cuentan tragedias. Estaban las que aprovechan la reunión para enumerar sus éxitos, y la que aprovecha la reunión para sacar un catálogo y vender maquillajes. Estaban todas en una mesa ruidosa, alegre y extraña.


En el momento del brindis, la líder del grupo dijo entre otras cosas: “¡Salud por los años compartidos, ojalá pudiéramos volver el tiempo atrás!”.


Yo me pedí una copa de vino y decidí hacer mi propio brindis silencioso: “¡Salud por las amigas y por el tiempo que, felizmente, NO vuelve!”.

Y no, con este brindis no quiero echarle ninguna culpa a mi colegio, en el que viví momentos muy gratos. Pero soy de las que preferiría no tener que regresar a aprender todos los nombres de los presidentes de la vida republicana del Ecuador, ni que me vuelvan a explicar qué rayos son las fanerógamas y las criptógamas; o quiénes se reproducen por esporas.


Brindo por no tener que regresar el tiempo a la horrorosa clase en que una maestra intentaba explicarme cómo sacar la raíz cuadrada de 954789. Y por no despertar de madrugada gritando porque estaba soñando en el señor de la portada del Álgebra de Baldor.


Hurra porque no volveré a decir polinomio, triptongo ni pluscuamperfecto.

Salud por la máquina del tiempo que no me regresará al laboratorio donde había botellas con sapos en alcohol y una calavera (que luego supe que no pertenecía a ninguna alumna del colegio que se había portado mal).

Gracias porque nadie me volverá a preguntar cuántos metros mide el Everest ni tendré que comprar plastilina a las 10 de la noche para hacer el trabajo del Callejón  Interandino, ni tendré que subrayar adverbios en un libro.


Salud porque en mi tremenda timidez no tendré que volver a disfrazarme de Rumiñahui ni de pastorcito ni de Sebastián de Benalcázar en las celebraciones especiales.

Si alguna vez una máquina del tiempo llega a inventarse, no le pediré que nos lleve adelante o atrás, me bastará con que prometa congelar el tiempo o extenderlo mientras duran ciertos abrazos, ciertas sonrisas, ciertos reencuentros.

Esos que vivimos con las amigas, por ejemplo.




Páginas: 1


Edición # 610 - 12 de junio de 2015

Moda

Solo para tus ojos

Chanel presenta su colección 2015 de gafas y lentes, siguiendo la línea de la joyería de la casa y también inspiradas en el tweed.

Leer más

sociales

Malabares Cotidianos

La máquina del tiempo

¡Uno de los mejores del mundo!

Leer más

sociales

Aquí y ahora

Ni una menos

¿Qué estamos haciendo mal para que las mujeres sigan padeciendo violencia y muerte por odio de género?

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.