Síguenos en:
facebook twitter
MALABARES COTIDIANOS Una vez al año Así son mis amigas, maravillosas e insoportables. Las veo una vez al año... y las quiero para toda la vida.
María Fernanda Heredia, escritora ecuatoriana


Una vez al año

Una vez al año

Así son mis amigas, maravillosas e insoportables. Las veo una vez al año... y las quiero para toda la vida.

Por María Fernanda Heredia
Escritora ecuatoriana

Más de una vez he escuchado esa frase tan sentida que dice “Aunque no nos veamos con frecuencia, eres una amiga especial y te quiero mucho”.

Naturalmente estoy de acuerdo con esas palabras tan bonitas, la distancia no siempre es razón para que los afectos se diluyan, sin embargo yo creo que hay casos singulares en que a esa frase habría que hacerle un pequeñísimo ajuste y dejarla así: “Precisamente porque no nos vemos con frecuencia, eres una amiga especial y te quiero mucho”. 

Sí, yo debo confesar que tengo una categoría especial de amigas a las que quiero mucho, a las que valoro por sus innumerables cualidades, pero a las que me basta con verlas una vez al año. Dicho de otro modo, si las viera con más frecuencia las odiaría.

Tengo una amiga muy querida que habla mucho. Pero mucho, mucho. Habla tanto que cada vez que salgo con ella las únicas palabras que pronuncio en la noche son hola y adiós. Habla tanto que si le haces una pregunta sencilla y aparentemente inofensiva tipo “¿Cómo estás?”, deberás prepararte para una respuesta de tres horas que incluya su estado de ánimo, su situación familiar, sus  deudas, las desavenencias conyugales, su opinión sobre el gobierno y sus tips de belleza para mujeres de más de cuarenta. Hace unos días me la encontré en la peluquería y cuando le pregunté ¿qué tal todos en tu casa?, su respuesta me dio el tiempo suficiente  para hacerme corte, tinte, peinado, manicura, extensión de pestañas y tratamiento con keratina.

Si me la hubiera encontrado donde el cirujano plástico, su respuesta me habría dado tiempo suficiente para un cambio de sexo.

Tengo otra amiga, buenísima y muy cariñosa, a la que solo puedo ver una vez al año porque de lo contrario me lanzaría de un puente. Es una amiga que conoce en orden alfabético todas las tragedias de la sociedad y sus conversaciones son dignas de noticiero: muertes, enfermedades, divorcios, asaltos, deudas, huracanes, tsunamis e invasiones extraterrestres. Precisamente a ella le debo mi gusto por los pasillos más sufridores y mi colección de discos de José José. Da lo mismo que yo le proponga que hablemos de temas alegres y positivos, da igual que yo le enseñe una foto de un cachorrito Labrador porque de seguro ella se las ingeniará para recordarme que los perros sólo viven 8 años y que con su partida nos dejan sumidos en la más absoluta soledad.

Pero la amiga que se lleva el primer lugar en la categoría “si nos vemos más de una vez en el año, te estampo contra la pared”, es mi amiga “la sincera”.

Aclaro que valoro muchísimo que siempre vaya con la verdad por delante, eso me hace confiar sin miedo en ella, pero a veces la odio precisamente por no mentirme un poquito.

La última vez que nos vimos le dije: “Por Dios, no te veo desde hace...”, y no alcancé a terminar la frase, porque ella enseguida me abrazó y me dijo “Deben ser varios años, porque antes no tenías esa papada tan tremenda”. Mi amiga no tiene filtros para dar su opinión, y de la misma manera que celebra  alguna de mis virtudes o aciertos, me deja pasmada con sus misiles de sinceridad. Recuerdo que nos encontramos en una boda y al ver mi vestido me dijo “El muy canalla que te haya dicho que el verde te queda bien te mintió, estás lista para participar en la Reina Mundial del Espárrago”.

Así son mis amigas, maravillosas e insoportables.


Las veo una vez al año... y las quiero para toda la vida.


Páginas: 1


Edición # 614 - 22 de octubre de 2015

Malabares Cotidianos

Una vez al año

Así son mis amigas, maravillosas e insoportables. Las veo una vez al año... y las quiero para toda la vida.

Leer más

sociales

Aquí y ahora

Deudas que se pagan

Dicen que todo plazo se vence y toda deuda se paga… No lo dudo, lo he visto en demasiadas ocasiones, a veces con alegría, otras con dolor, admitiéndolo como parte de la vida…

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.