Síguenos en:
facebook twitter
MALABARES COTIDIANOS Regreso al futuro Recordé mi adolescencia que no fue fácil. Era demasiado tímida, poco agraciada y desafortunada en el amor. Al leer mi diario sentí lástima y rabia, y tomé una decisión.
Regreso al futuro


Regreso al futuro

Por María Fernanda Heredia
Escritora ecuatoriana

Regreso al futuro

Recordé mi adolescencia que no fue fácil. Era demasiado tímida, poco agraciada y desafortunada en el amor. Al leer mi diario sentí lástima y rabia, y tomé una decisión.

Cuando cumplí 9 años mi papá me regaló un diario. Yo era una niña muy tímida, quizá por eso me regaló un objeto que me ayudara a expresar lo que sentía. La única instrucción que me dio fue que en esas páginas escribiera lo más interesante que me ocurriera cada día.

El primer día puse la fecha y escribí: “Querido diario, hoy no me pasó nada interesante”. Al día siguiente escribí “Querido diario, hoy tampoco me pasó nada interesante”. Y el tercer día: “Querido diario, hoy pensé que me había pasado algo interesante, pero después me di cuenta de que no”.

Pese a la evidencia de lo “chispeante y divertida” que era mi vida, recuerdo que el diario se convirtió para mí en un objeto cotidiano al que regresaba con frecuencia para contarle mi vida.


Hace poco, y por pura casualidad, encontré en la casa de mi mamá uno de esos viejos cuadernos. Era del año en que cumplí 15. En una de sus páginas decía “¡¡¡Hoy, por fin, Iván me invitó a salir!!!”.

Me sorprendió no recordar quién rayos era Iván, pero al parecer (por los signos de exclamación y un corazón dibujado al costado) el tal Iván tenía que gustarme mucho. Decidí llamar a mi amiga Alicia y le dije: “necesito que hagas memoria... 1985, ¿quién era Iván y por qué me gustaba?”.

Alicia, que es como una amiga en versión Wikipedia o, mejor dicho, en versión Facebook, me respondió: “Era un tipo un poco tonto y con la nariz de chirimoya que te gustaba en el colegio”. Al rato ella me envió una foto que había capturado del perfil de Iván en Facebook con el mensaje “Es este, la de al lado es la mamá... ¡mira de lo que te salvaste!”.

Con curiosidad pasé las páginas de mi diario y me sorprendí al enterarme de que el tal Iván me había invitado al cine y llegado el día de la cita ¡me dejó plantada! El muy canalla no llegó ni me llamó  y me quedé sin ir al cine a ver “Back to the future”. En aquella página dice “No llegó. Hoy es el día más triste de mi vida”.

Sentí una rabia infinita (en el presente) por el infeliz que me plantó (en el pasado) y tuve ganas de encontrarme con él (en el futuro) y gritarle cuatro verdades (“¡nariz de chirimoya!”, entre ellas).

Recordé mi adolescencia que no fue fácil. Era demasiado tímida, poco agraciada y desafortunada en el amor. Al leer mi diario sentí lástima y rabia, y tomé una decisión.

Alicia me sugirió que deberíamos vengarnos de Iván y de todos los que nos hicieron sufrir. Su idea era sencilla, conseguir fotos del pasado y del presente, y colgarlas en Facebook para que todo el mundo pudiera ver lo que el paso del tiempo había hecho con ellos. “A Iván la chirimoya le ha crecido, y los demás estarán pelados, barrigones, chiros y con papada”.

Desechamos la idea cuando nos dimos cuenta de que a nosotras nos podrían hacer lo mismo... y la verdad es que tampoco saldríamos muy bien paradas con nuestras permanentes y copetes ochenteros y nuestras medias nylon blancas (y ahora andamos un poco chiras).

Al menos pude hacer algo: ya que no puedo regresar al pasado y decirle a la adolescente que fui “no te preocupes, en el futuro ni siquiera lo recordarás”, decidí escribir en un papel una corrección a esa página triste de mi diario y puse: “Iván no llegó. Este es mi día de suerte. Si hubiera llegado quizá me habría enamorado, me habría casado con él, habría tenido cinco hijitos con pocas neuronas y nariz de chirimoya y una suegra con leggins de animal print”.

Estoy en paz con el pasado.

Este domingo, Alicia y yo veremos “Back to the future”.




Páginas: 1


Edición # 615 - 13 de noviembre de 2015

Aquí y ahora

Lo viajado

Mi Amelia suele reclamarme por los viajes. A su papá y a mí nos suma y resta las salidas y los destinos, evidenciando su queja por salir menos favorecida en el conteo.

Leer más

sociales

Malabares Cotidianos

Regreso al futuro

Recordé mi adolescencia que no fue fácil. Era demasiado tímida, poco agraciada y desafortunada en el amor. Al leer mi diario sentí lástima y rabia, y tomé una decisión.

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.