Síguenos en:
facebook twitter
ORIENTACIN Amigas Tóxicas ¡Evítalas! En ocasiones, hay amistades que en lugar de darnos apoyo y tranquilidad, nos generan ansiedad, problemas y malestar. Suena ilógico, pero es una realidad.


Amigas Tóxicas ¡Evítalas!

Alexandra Zurita Andrade • azurita@vistazo.com

LOS AMIGOS pueden llegar a convertirse en personas tan importantes en nuestras vidas, que a veces su presencia llega a ser aún más significativa que la de un familiar. En el caso de las mujeres, en muchas ocasiones las amigas incluso son como hermanas y su presencia se convierte en sinónimo de seguridad emocional. Pero no en todos los casos. Aunque parezca increíble, hay amigas que en lugar de darte alegría, la empañan; que en vez de celebrar tu triunfo, lo minimizan; que por envidia, te hacen quedar mal delante de otros y hasta ventilan tus intimidades y defectos. Son aquellas personas que entran en la categoría de “amigas tóxicas”.

Margarita Toral de Martínez, sicoterapeuta guayaquileña con un máster en Terapia familiar sistémica, señala que una amiga tóxica “no es una amiga. Es una persona que tiene necesidad de manejar a otras para su beneficio y si encuentra a una que se deja usar, lo hará sin dudar”. En este tipo de relación, la especialista habla de víctima y victimaria para referirse a quienes forman parte de esta amistad tóxica y califica a ambas como “personas inseguras que tienen necesidad de sentirse valoradas, aceptadas. Son el anverso y el reverso de una misma situación. La víctima quiere creer, necesita creer que la ‘amiga tóxica’ la quiere, la valora, la necesita, y la victimaria se aprovecha de esta circunstancia para ejercer sobre ella un dominio nada saludable”.

TÓXICAS, LAS CLÁSICAS
Para Norka Blackman-Richards, educadora de la Universidad de Nueva York y presidenta de 4Real Women International Inc., una entidad sin fines de lucro sobre temas referentes a la mujer acerca de los que da conferencias en los Estados Unidos, hay distintos tipos de amigas tóxicas, pero hay 8 modelos que suelen repetirse y que todas debemos evitar.

La víctima: No sabes por qué, pero nunca le va bien en nada. Te pide consejos, pero en realidad lo que quiere es tu lástima y se nota cuando le dices cómo solucionar sus problemas y ella pierde el interés en el tema. Algunas llegan incluso a aprovechar la situación para obtener dinero de ti. Sabe qué hacer para que sus líos sean tema prioritario en tu vida.

La dramática: Su vida es un carrusel de emociones, siempre exagera todo y lo hace porque quiere ser el centro de atención. Sus dramas constantes (sospecha que su pareja le es infiel, que está enferma, etc.) te son agotadores.

La controladora: No te da espacio para ser tú misma. Te dice qué, cómo y cuándo hacer las cosas. Opina sobre todo. La razón de su comportamiento es que es muy insegura y necesita controlar a los demás para sentirse mejor.

La sacrificada: Siempre da en exceso y se aprovechan de ella. Se lo haces ver, lo acepta, pero le gusta sufrir por ello y sentirse sacrificada. Se nutre del maltrato de otros y solo te necesita para asegurarse de que es una víctima.

La protagonista: Su vida debe ser el eje de la de los demás. Puede pasar horas hablándote de sus cosas, pero nunca tiene tiempo para ti. Es conscientemente egocéntrica y lo dice. Solo es tu amiga si reafirmas lo bueno que ella tiene. Si no lo haces, te lo reprocha.

La chismosa: Conoce la vida de todo el mundo y la divulga. Te usa para obtener información y como mensajera. La gente la evita. Lo peor de ella es que te envuelve en su red de intrigas y chismes.

La fan: Siempre te halaga y, para ella, todo lo que haces es perfecto. No es honesta contigo y es tu amiga porque necesita sentirse aceptada. Busca a través de ti reconocimiento social o estatus. Posiblemente se haya hecho amiga de tus amigas para sentir que pertenece a algo.

La odiosa: Nunca dice nada positivo de nadie, incluida tú. Es pesimista y detesta el éxito (belleza, inteligencia, progreso…) de los demás, por lo que siempre critica. Si tú obtienes algún logro, ella será fría, apática o negativa. Esto hará que en algún momento dudes de tus capacidades y no te permita crecer.

POR QUÉ OCURRE, POR QUÉ NO LO VEMOS...
La sicoterapeuta Margarita Toral responde algunas preguntas sobre esta relación tan dañina como conflictiva.
¿Por qué es difícil desligarse de estas amigas? Porque la víctima también tiene necesidad de la otra persona, cree que también saldrá beneficiada de alguna forma, tiene un vínculo de dependencia. Es necesario que reconozca que esa amistad le está causando problemas y angustias a su vida. Y luego, reflexione cómo está su seguridad, por qué se ha dejado manipular, por qué cayó en esa dependencia. Quizás sea necesario hacer trabajo terapéutico para mejorar su autoestima y así irse alejando de esa amistad que le hace daño.
¿Cómo defenderse de esta amiga? ¿Cómo alejarla? Si en una relación hay un desbalance continuo, si una persona se siente usada, incómoda, desvalorizada, allí hay un problema y hay que poner atención. Hay que alejarla con mucho tacto para que no se sienta rechazada, porque una persona manipuladora que se siente rechazada es muy peligrosa. Hay que mantenerla cerca, pero sin intimar.
¿Por qué no reconocemos a las amigas tóxicas y son otras personas -ajenas a esa amistad- las que las notan? Porque estamos necesitando de su amistad, creemos que es buena para nosotras…Quienes están fuera de ese vínculo enfermizo se dan cuenta que en esa necesidad mutua, la más buena sale perdiendo, ella se deja usar, creyendo que está siendo beneficiada por la “amistad” de la otra. Los que están afuera lo ven con claridad porque no están en medio del torbellino de sentimientos, inseguridades disfrazadas, necesidades, cálculos, manipulaciones.
¿Qué deben hacer quienes ven cómo alguien es víctima de una amiga tóxica? Se puede ayudar haciendo que gane en autoestima, valorando lo que ella es, lo que hace. Para que así se dé cuenta que hay personas que la quieren y valoran, sin hacerle daño, sin aprovecharse de ella y, en contraste, vaya dándose cuenta de que su “amiga” no lo es tanto. La víctima permite serlo porque tiene necesidades de afecto, de valoración no cubiertas que la “amiga” lo está haciendo a su manera. Por lo tanto, si podemos cubrir sus necesidades con verdadera amistad, ella irá necesitando cada vez menos a la otra “amiga”.
¿Qué pasa cuando la amistad tóxica se da en el trabajo y los colegas se ven envueltos en ella? Es una relación nociva para la amiga, para la empresa, para los colegas. Y puede darse el caso de que una de ellas tenga un cargo superior, entonces para conseguir lo que quiere no repara en la forma, unas veces hiriendo, otras siendo permisiva, lo que hace gran daño a la empleada-amiga porque además de herirla, al permitirle menor calidad en su trabajo, no le está dando la oportunidad de crecer como profesional. Es una forma de mantenerla bajo su dominio. Con los colegas se crea un mal ambiente. Ellos no deben hacer caso de las infidencias y comentarios hirientes, deben solidarizarse con su compañera-amiga-víctima para que vaya creciendo en la seguridad en sí misma y pueda, poco a poco, alejarse de esta relación nociva.

LOS AMIGOS TÓXICOS DE MIS HIJOS
“El inicio de las relaciones sociales se da en la infancia, por lo que hay que poner especial atención a los niños y jóvenes cuando están desarrollando sus interacciones sociales, pues este grupo es altamente vulnerable ante las presiones grupales o los chantajes emocionales”, advierte el sicólogo clínico guayaquileño Christian Yong Peña, quien señala que “un amigo tóxico puede cambiar la manera de ver la vida de un niño o adolescente, haciéndolo sentir inferior, deprimiéndolo, convirtiéndolo en esclavo de sus gustos o afectos, imponiéndole formas de ser, vestir, hablar o proceder”, y asegura que “el nivel de influencia será mayor cuanto mayor sea el sentimiento de inferioridad que se produce”. Por eso, el especialista aconseja a los padres estar atentos para intervenir a tiempo, “pues no es solo una situación estresante momentánea la que vive la víctima de este tipo de amigos, sino que está en juego la seguridad emocional y física de esta”. Es así que sugiere mantener un diálogo constante con los hijos y compartir con ellos las situaciones vividas con su grupo de amigos, empujarlos a que tomen sus propias decisiones (de acuerdo a su edad) en aspectos que no impliquen grandes medidas (qué ropa usar, qué comer, qué película ver), hacerlos responsables de las decisiones que tomen y de sus consecuencias generando oportunidades de mejoramiento sin tintes de reproche, ayudarlos a que identifiquen las actitudes de sus amigos más cercanos y las valoren, y permitirles que conozcan y se interrelacionen constantemente con nuevas personas para que abran su visión del mundo que los rodea. Además, propone invitar a casa a los amigos de los hijos para observar quiénes y cómo son, conversar con ellos amigablemente sin hacer sentir la intromisión para generar un clima de confianza, y, por otro lado, halagar a los hijos por sus amistades y enseñarles que “la verdadera amistad tiene que ser desinteresada, pero recíproca; entregada, pero no desigual”.

Asesoría: Margarita Toral de Martínez. Máster en Terapia familiar sistémica. Telf.: 080125700. Christian Yong Peña. Sicólogo clínico. Telf.: 084996792. Guayaquil.

¿Tienes una amiga tóxica?
Reconócela y aléjate de ella si…
>> Se hace tu íntima amiga.
>> No te deja tener otras amigas cercanas, a no ser que ella se beneficie de eso.
>> No te deja crecer.
>> No se alegra de tus logros.
>> No quiere a sus amigas, solo las utiliza.
>> Es dominante, celosa, calculadora, vengativa, rencorosa.
>> Sientes que te está haciendo daño.
>> Sientes que se está aprovechando de ti.
>> Sientes frecuentemente que con ella llevas las de perder.
>> Te empuja a hacer cosas que no quieres.
>> Te hace ser peor persona.
>> Sientes que te está estancando como persona.

¿no estás segura de si tu amiga es óxica?
Entonces evita a aquella que…
>> Es posesiva.
>> Te hace quedar mal.
>> Nunca está dispuesta a hacer nada por ti.
>> No le interesa tu vida, solo la de ella.
>> Te usa, por tu posición social/económica/laboral.
>> Siempre espera contar contigo, pero tú nunca puedes contar con ella, salvo si a ella le interesa.



Edición # 563 - 15 de julio de 2011

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Guayaquil

Leer más
sociales