Síguenos en:
facebook twitter
ORIENTACIN Los hermanos sean unidos... ¿Inseparables o indiferentes? Cómplices o rivales? Aquí, la receta para construir una relación a prueba de todo.
Por Lola Alvear


Los hermanos sean unidos...

“Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea. Porque si entre ellos pelean, los devoran los de afuera”. Esta frase de Martín Fierro (personaje del autor argentino José Hernández) sintetiza la importancia de que los hermanos formen un sólido vínculo entre sí.
 
Además, la relación entre hermanos es en promedio la más larga que pueda tener una persona en la vida. Y por ello, también es importante que sea cultivada para una permanencia.


Misión de los padres
Que los hermanos sean unidos es una misión en la que deben trabajar los padres desde la más tierna infancia de sus hijos. Son varios los factores que pueden afectar la relación entre hermanos, y la mayoría de estos se encuentran en manos de los padres.


• Diferencia de edades: “Mientras menos sea la diferencia de edad entre hermanos, mejor”, dice la sicóloga, Irma Serrano. “3 o 5 años de distancia entre niños es mucho. Si bien es cierto que entre adultos no es nada, la relación se forma desde que son pequeños. Para Serrano, quien es especialista en terapia familiar, la relación entre hermanos suele ser mejor cuando son más cercanos en relación a su nacimiento, ya que comparten juegos, distracciones, amigos y escolaridad, entre otros aspectos.


• Tiempo juntos: Los padres deben incentivar a sus hijos a realizar actividades juntos. Es importante que compartan el dormitorio. “Cuando son hermano y hermana; es decir, no son del mismo sexo, tienden a separarse, sobre todo entre los 7 y 9 años que los niños ‘detestan’ a las niñas y viceversa. Incluso en esa etapa hay que procurar, sin obligarlos, a que pasen tiempo juntos”.


• Las comparaciones: “Los padres deben proporcionar un hogar seguro, sin comparaciones que despierten celos; tienen que estimular a todos sus hijos por igual…”, dice la sicóloga Susana torres de Rumbea. Aunque los padres destaquen, de forma sutil y no agresiva, las características positivas de un hijo frente al otro, esta comparación termina generando resentimientos.


• Los favoritismos: “Hay hijos que son más cariñosos o son más afines con el padre o la madre por cuestión de personalidad. Entonces, los padres deben cuidar de no mostrar mayor afecto por algunos de los hijos para no generar celos entre ellos”, recomienda Susana Torres de Rumbea. No se trata de sentir mayor o menor amor, sino más bien de distintas formas de quererlos.


Las benditas peleas
Aunque suene contradictorio, las peleas entre hermanos son una oportunidad para que afiancen el vínculo y hagan un esfuerzo por relacionarse mejor. En primer lugar, cuando los hermanos pelean, este comportamiento debe sancionarse como la peor de las faltas dentro del hogar. “Es más importante que una falta contra la autoridad de los padres… porque si entre los hermanos no hay unión, van a estar expuestos a un montón de cosas en el mundo exterior”, indica Irma de Serrano. “No hay que buscar un culpable, sino sancionar la pelea. De esta forma, se genera una unión entre los hermanos, porque sienten que tienen un ‘enemigo común’, dicho de una forma saludable, que es papá o mamá”.


Es preferible que los padres no intervengan en las peleas para resolverlas, sino que dejen que los chicos lleguen a acuerdo por sí solos.
 
Unidos para siempre
Ya en la adultez, ¿la relación entre hermanos es más, o es menos, susceptible de enfrentamientos? Uno de los principales conflictos se da cuando un hermano asume toda la responsabilidad de hacerse cargo de los padres envejecidos o enfermos, mientras resiente que el otro no ayuda mayormente. “Pero cuando los hermanos han tenido una buena relación entre sí, esto no se percibe como un abuso por ningún lado, pues buscan la forma de que sea una labor compartida. Tal vez uno aporte más en lo económico, el otro aporte con su tiempo, y así… Los enfrentamientos rara vez se originan en la edad adulta. La relación se establece como tal desde que son niños”, dice Irma Serrano. “Quizá lo que podría lesionar el vínculo de hermanos en la edad adulta es que hubiese alguna dificultad con una de sus parejas”.
 
Como toda relación, la que existe entre los hermanos también hay que cultivar. Siendo adultos, cuando ya no viven en una sola casa y cada cual tiene su propio hogar, es importante que alguien  se encargue de reunirlos; pueden ser los padres, que siguen siendo cabeza de familia, o uno de los hermanos (por lo general, es la mujer). Como anota la sicóloga Susana Torres de Rumbea: “Deben tener muy presente que ellos a su vez son un ejemplo para sus hijos que también son hermanos”.


Ingredientes para una relación sana
>> Amor
>> Respeto
>> Cuidarse el uno al otro
>> Compañerismo
>> Confianza


La relación entre hermanos es en promedio la más larga que pueda tener una persona en la vida. Por ello, es importante que sea cultivada para una permanencia.


Asesoría: Irma Serrano, sicóloga clínica y terapista familiar. Telf.: 2693172 / Susana Torres de Rumbea, sicóloga clínica, especializada en relaciones de familia. Telf.: 2881875. (Guayaquil).


Páginas: 1


Edición # 567 - 15 de noviembre de 2011

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Cóctel

En los salones del Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador se llevó a cabo el cóctel que apertura la exposición “Mujeres de Todos los Tiempos. Recordando a De Lempicka”, de la artista Bárbara Katz.
Pilar de Katz y Bárbara Katz.

Leer más
sociales