Síguenos en:
facebook twitter
PORTADA Nomofobia: Miedo a estar desconectada Cada día crece el número de personas que siente que no puede vivir sin su celular y las mujeres son más propensas a sentir miedo solo de pensar que pueden perder su teléfono móvil.
Por Alexandra Zurita Andrade | azurita@vistazo.com


Nomofobia: Miedo a estar desconectada

¿Crees que puedes estar una semana sin celular? ¿No? ¿Quizás un día? ¿Tampoco? ¿Qué tal unas horas? Si la respuesta vuelve a ser no o simplemente tienes muchas excusas  para no poder hacerlo… tienes un problema: eres dependiente de tu teléfono.  Contesta lo siguiente: si fueras víctima de un asalto y el ladrón te diera a escoger entre darle tu celular o tu cartera, ¿qué elegirías? Si respondes lo segundo, lo más probable es que seas víctima de la nomofobia, el miedo a estar sin celular.  

Un estudio reciente realizado en línea a más de mil personas por la empresa de tecnología británica SecurEnvoy reveló que el 66% de los ingleses tiene nomofobia o fobia a no estar pegado al teléfono celular.  Según la encuesta, a medida que disminuye la edad, mayor es la nomofobia.  Los más jóvenes, entre 18 y 24 años, encabezan la lista de personas con este mal con un 77%, once puntos arriba del siguiente grupo que va de los 25 a los 34 años.  Las mujeres son también más propensas a sentirse alteradas por la separación de su celular, ya que el 70% de las consultadas reportaron fobia en comparación con el 61% de los hombres.  

En India, el segundo mercado de telefonía móvil en el mundo después de China, este fenómeno también ha sido estudiado.  El doctor Sanjay Dixit, a la cabeza de la investigación que se publicó en el Jornal de Medicina Comunitaria de la India, asegura haber encontrado que “las personas que utilizan teléfonos móviles más de tres horas al día tienen un mayor riesgo de contraer nomofobia”, por lo que sugiere que para hacer frente a la ansiedad se apague el celular, al menos al conducir.  ¿Tú podrías hacerlo?

La nomofobia no es patológica hasta que el miedo de perder el teléfono o la comunicación interfiere con la habilidad de llevar su vida de manera normal. 
 
Mal de hoy 
Nomofobia es el término para describir el miedo abrumador  a estar sin celular, a no tener batería, señal o saldo. El nombre es una reducción de la expresión en inglés No Mobile Phobia.  La nomofobia no es patológica hasta que el miedo de perder el teléfono o la comunicación interfiere con la habilidad de llevar su vida de manera normal.  


Esta fobia es un síntoma de adicción a la tecnología.  Una persona adicta puede recibir alrededor de 500 mensajes al día. Los contesta lo más pronto posible e incluso en la madrugada. Los nomofóbicos invierten alrededor de cuatro horas o 34 veces en promedio al día en revisar su celular para asuntos personales e interrumpe los ciclos normales de descanso. Mientras se usan los celulares para más funciones, más dependientes son de ellos y es complicado salir de ese ciclo.   Según los estudios, los más proclives a ser dependientes de sus smartphones son las personas con baja autoestima y con altos niveles de aburrimiento, soledad e inseguridad.  Por ello, podría decirse que para muchos el celular es el osito de peluche de hoy, pues no pueden irse a la cama sin él.  ¿Algunos síntomas de este mal? Nunca apagar el celular, revisar las redes sociales en el teléfono al despertar, sentir ansiedad o ataques de pánico por estar próximo a quedarse sin batería, miedo a perder el celular aunque se esté en un lugar seguro, tener lapsos de atención más cortos (esto incluye perderse conversaciones con otros por revisar el teléfono), separarse de otras personas, tener un celular de repuesto por si le pasa algo al que se usa. ¡Cuidado! Que los dos últimos síntomas no vayan contigo, no te libran del problema.  

Al diván...
La sicóloga clínica guayaquileña Valentina León señala que los medios de comunicación “no solo nos ayudan a transmitir y recibir información, sino que pasan a ser parte de nuestro cuerpo, definiéndonos a partir y a través de ellos. Se adhieren a nuestra identidad,  y perderlos es como perder una parte de nuestro ser”.   

Es innegable que muchas personas no pueden imaginarse hoy en día sin sus teléfonos, ¿debe ser motivo de preocupación? “Siempre debe ser motivo de preocupación, ya existen estudios que revelan que la capacidad de lectura está severamente afectada por estas tecnologías, puesto que la persona se acostumbra a leer mensajes cortos y rápidos. Es difícil para las personas hoy en día leer textos largos. Esto es un tema de gravedad por nuestras nuevas generaciones. En las parejas se ha convertido en un severo trastorno de la interacción, puesto que los aparatos tecnológicos se convierten en un tercero que cambia por completo la dinámica interrelacional. Siempre que estos aparatos reemplacen e impidan la comunicación cara a cara, es una alerta enorme, para cualquier grupo humano”. 

Ante esto, la especialista recomienda reflexionar sobre qué aporta estar tan apegados a estos aparatos, algo que implica reconocer el problema que se tiene, analizando los efectos que “esta imposibilidad de separación nos trae en nuestra vida profesional, social, familiar y de pareja”.  Y además aconseja a quienes están alrededor de los nomofóbicos: “Es muy parecido a lo que le sucede al fumador pasivo, no fuma, pero recibe los efectos tóxicos de la nicotina”.  Por lo tanto, sugiere pedir que se restrinja el uso de los aparatos tecnológicos en tiempos determinados y plantear de manera directa y clara el nivel de afectación por la presencia y uso de estos.

 
Lidia con la nomofobia
Mientras la adicción a la tecnología y la necesidad de estar conectada no interfieran con tu vida, no tienes que preocuparte. Si te da miedo que algo le pase a tu teléfono, puedes seguir estos tips para liberarte de la preocupación:  
• Respalda tus contactos y números.  
• No dejes tu teléfono en lugares públicos.  
• Anota los datos de tu teléfono en un lugar seguro en caso de que necesites reportarlo como perdido.  
• Personaliza tu buzón de voz. Si debes apagar tu celular o pierdes la señal, el que llama se sentirá más confiado de dejarte un mensaje.  
• Revisa la batería antes de salir de casa. Ten un cargador en tu auto u oficina.  
• Antes de salir de viaje, revisa con tu compañía celular si tendrás acceso al servicio y a qué precio.  
• Contempla la situación. Si sales de viaje en carretera, es necesario estar comunicado. Si tienes un día normal no necesitas tu celular a cada segundo.  
• Deja tu celular un rato. 

Diagnostícate   
Averigua si te es imposible dejar el celular en casa o apagarlo…  
>> ¿Te molesta tener que apagar tu celular? 
>> ¿Revisas si tienes mensajes en medio de una conversación? 
>> ¿El sonido de tu celular detiene todas tus actividades?, ¿incluso tus citas? 
>> ¿Te da miedo o te molesta que alguien lea tus mensajes? 
>> ¿Te es posible dejar tu celular en casa? ¿Sientes que no puedes estar todo el día sin él? 

Asesoría: Valentina León Vega, sicóloga clínica, especialista en Terapia Familiar.  Centro de Crecimiento Personal y Familiar Areté.  Telf.: 2380002. Guayaquil.  Fuente: NYTimes Syndicate/Escrito. 


Páginas: 1


Edición # 575 - 11 de julio de 2012

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Matrimonio

En la iglesia Santa Teresita del Niño Jesús, contrajeron matrimonio Gisella Yunes Andrade y Carlos Encalada Villacís. Recibieron a sus invitados en la Urbanización La Puntilla.

Leer más
sociales