Síguenos en:
facebook twitter
PORTADA Ellas y sus innovadoras ideas Estas mujeres han iniciado exitosos negocios, en los que despliegan su creatividad.
Por Verónica Madero, Gabriela Castro (Guayaquil)
Carla de Patiño (Quito)


Ellas y sus innovadoras ideas

Ecológica elegancia
María josé Acaiturri-Villa
(Guayaquil)

Una emprendedora es una persona que no se inhibe ante nada y que arremete contra cualquier obstáculo que se le atraviese. Así es María José Acaiturri–Villa, una mujer tenaz que posee la habilidad de darle vitalidad a lo inanimado: toma maderas añejas que servían como base de cargas en los barcos para convertirlos en elegantes juegos de sala, escritorios, camas, cómodas, mesas, veladores y lámparas. 

"Siempre tuve en mente poner un negocio y no depender de nadie. La decoración me ha gustado toda la vida. Me encanta armar y construir cosas", afirma esta ecléctica diseñadora que lleva dos años en el mercado. Cuando trabajó en una consultora ambiental, aprendió mucho sobre la naturaleza y quiso mezclar sus conocimientos con su otra pasión, la decoración. "Así contribuimos de una manera a no seguir talando árboles". 

"Más que restaurar muebles, les doy una nueva vida".
Foto: César Anchundia

Cuando emprendió su negocio de decoración ecológica, ella entregaba y cargaba sus muebles sola. Empezó con 300 dólares que reunió del pago de pequeños trabajos que hacía y de lo que le daban sus padres. Luego, compró los materiales y las máquinas para equipar su taller, y de esta forma puso en marcha su empresa, MA Estudio de Diseño. 

Uno de los retos más grandes a los que se ha enfrentado es el prejuicio de los clientes hacia los materiales reutilizables. "A veces me hacen mala cara, pero cuando ven el resultado, se enganchan y lo compran". 

Sus manos y creatividad son las mejores aliadas de esta joven emprendedora de 28 años. Primero, consigue la madera, la desbarata, la pule, y cuando este elemento está húmedo, la lleva al horno para reconstruirla y colocar una capa selladora. Posteriormente, viene el aderezo final: se aplica una laca transparente o de color, en caso de que el cliente lo pida.  Su filosofía es la que incentiva a luchar día tras día: "Más que restaurar muebles, les doy una nueva vida". 


La magia de la creación
Paola Gutiérrez 
(Quito)

"Me gusta todo de mi profesión, el poder crear cualquier diseño, trabajar el metal desde cero y  transformarlo en joyas únicas, y ver a la gente feliz usando mis piezas. No puedo pedir más".
Foto: César Farías

Ella crea obras de arte con sus manos. La joyería y la orfebrería son su profesión y desde pequeña le atrajo este oficio. "Mi padre es joyero y siempre me apasionó todo lo referido al arte.  Me enamoré de la joyería al ver como con sus manos transformaba un diseño en realidad", cuenta Paola Gutiérrez, quien se encuentra muy satisfecha con el camino que ha elegido. "Me gusta todo de mi profesión, el poder crear cualquier diseño, trabajar el metal desde cero y transformarlo en joyas únicas, y ver a la gente feliz usando mis piezas. No puedo pedir más". Esta joven profesional diseña y elabora joyas en oro y plata, piedras preciosas y semipreciosas, además de otros materiales. Después del proceso de dibujo, medidas, elección de materiales y presupuesto, dice que empieza la "magia": el martillado, el laminado y el corte hasta ver finalizada la pieza.  

Paola estudió en el instituto de joyería Le Arti Orafe, en Florencia, donde conoció a su actual socia, Carolina López, junto a quien crearon la marca Orafe. Además, asistió al instituto de joyería y gemología CEJI, en Madrid. 

Con orgullo afirma que su fuente de inspiración fue, es y será su familia. "Mi padre empezó en la joyería desde muy temprana edad, ya que ha pertenecido a una familia de joyeros. Siempre me impulsa a mejorar y ser perfeccionista al máximo. Mi madre, con su perseverancia e intuición para los negocios, hace que todo funcione y me guía para tomar las mejores decisiones. Esteban, mi esposo, con su apoyo incondicional me impulsa en mis ideas y metas.  Y mi hija Martina, con su sonrisa y ternura, es mi fuente de energía". 

Con el transcurso del tiempo dice haber aprendido "a mejorar, aprender e investigar". Para ella, el poder crear e innovar en este campo es vital. 


Esencias que triunfan 
Gabriela Vásquez 
(Guayaquil)

"El aceite puedes aplicarlo como quieras, ya sea para un masaje o como aceite de fragancia, porque son concentrados".
Foto: César Anchundia

Destacada en el mundo de la cosmética, Gabriela Vásquez decidió emprender un nuevo reto: crear una línea de aceites artesanales. "Todo empezó cuando, en una revista italiana vi la idea, en la que utilizaban las hierbas que se encontraban en dicho país para crear productos botánicos y herbales, como colonias, jabones y aceites. Decidí traer esta idea, aprovechando que en Ecuador contamos con una variedad de hierbas, flores y plantas.  Posteriormente, conocí a unos indígenas de la provincia de Tungurahua que hacen terapias con hierbas y realizan ritos cuando van a recolectarlas. Me puse en contacto con ellos y empecé a involucrarme con todo lo relacionado con la aromaterapia andina", cuenta esta guayaquileña de 35 años sobre la iniciativa de crear su propia línea de productos basados en aceites artesanales, la cual nació hace dos años, bajo el nombre GVC Natura. 

Gabriela se encarga del control de calidad, y de comercializar y distribuir el producto a diferentes ciudades, como Quito, Guayaquil y Machala. "En conjunto hacemos los aceites.  Son elaborados manualmente en  Tungurahua y yo me encargo de la parte administrativa… Poco a poco, nos estamos dando a conocer en distintos spas, en las  redes sociales y por las mismas clientas".   

GVC Natura cuenta con 20 aromas, entre los que se destacan: manzanilla, eucalipto, rosa, magnolia, jazmín, girasol y lavanda.  "El aceite puedes aplicarlo  como quieras, ya sea para un masaje o como aceite de fragancia, porque son concentrados. Los puedes utilizar de los pies a la cabeza, y aprovechar las propiedades de cada aroma; como por ejemplo, la manzanilla es relajante y desinflamante; y el limón es estimulante".  

¿En qué se diferencia tu producto con el resto que está en el mercado? "Es totalmente artesanal. Los aceites son muy concentrados y tienen mucho que ver con la energía.  Cuando los indígenas van a recolectar las hierbas, ellos realizan ritos y rezan a la naturaleza". ¿Qué es lo que más te gusta de ser empresaria y contar con tu propio producto? "La satisfacción que queda en la gente cuando lo utiliza y dice: ‘Es  excelente’".   


Delirios por la naturaleza
María Isabel Salvaador
(Quito)

"Al trabajar con plantas, uno está en constante aprendizaje.  Cuando empecé a manipularlas fue a base de prueba y error hasta lograr entenderlas".
Foto: Sebastián Oquendo

Quiso seguir diseño de modas, pero se decidió por el diseño de parques y jardines.  "En la etapa de elegir mi profesión no tenía idea de qué es lo que quería hacer, lo único que sabía es que tenía que ser algo de diseño, Primero, intenté con el diseño de modas, pero rápidamente me di cuenta que eso no era lo mío, pues el imaginarme trabajando entre cuatro paredes me aterró. Siempre he vivido en el campo y me gustan las plantas -aunque tengo que admitir que cuando empecé, no sabía ni sus nombres-", aclara María Isabel Salvador, quien sostiene que un factor que influenció en su decisión en el momento de elegir su carrera fue el hobby que tiene su padre por la jardinería. 

Machi, como la conocen sus amigos, se graduó de diseñadora de parques y jardines en la Universidad de Palermo, en Buenos Aires. Y, posteriormente, para reforzar el área práctica de su carrera, realizó un curso de manejo integral de vivero en la escuela de jardinería Carlos Thays.  Además, hizo cursos de feng-shui, dibujo y orfebrería. "Me gusta el arte y me apasiona crear. Mis manos son mi mejor herramienta". 

Actualmente trabaja junto a Mónica Navarro, quien posee una amplia experiencia en el área y es una gran paisajista. María Isabel ha creado su propia marca, bajo el nombre Delirio, que produce macetas decoradas y otros tipos de contenedores de plantas con la idea de reciclar. También hace "kokedamas", técnica japonesa que siembra la planta envuelta en una bola de musgo. Confiesa tener como referentes en su carrera a grandes paisajistas como Burle Marx, Cristina Le Mehaute y Charles Jencks. Su inspiración es la misma naturaleza. 

"Al trabajar con plantas, uno está en constante aprendizaje. Cuando empecé a manipularlas fue a base de prueba y error hasta lograr entenderlas". Asevera que el servicio al cliente es importante. "En Delirio he aprendido sobre la importancia de innovar, en dar un buen servicio, en no quedarse en una sola fórmula, en crecer y en mantener ese dinamismo que ofrece el oficio". Explica que la clave del éxito es amar lo que uno hace, además de "tener claro lo que se quiere y a donde se quiere llegar. Paciencia y perseverancia".


Páginas: 1


Edición # 583 - 06 de marzo de 2013

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Matrimonio Ante – Colombo

En la iglesia Santa Teresita del Niño Jesús, de Entre Ríos, contrajeron matrimonio Giulianna Colombo Campozano y Daniel Ante Díaz. Recibieron a sus invitados en los Salones del Club de la Unión.

Leer más
sociales