Síguenos en:
facebook twitter
PORTADA La habitación 201 La periodista y columnista de HOGAR, Tania Tinoco, nos cuenta su percepción de primera mano sobre la elección del Papa Francisco.
Casa Santa Marta, residencia para los altos clérigos.


La habitación 201

Por Tania Tinoco En exclusiva desde Roma 
Fotos: Reuters

Detrás de los muros vaticanos, se encuentra la Casa Santa Marta. En ella se hospedarían los Cardenales que llegaban a Roma para participar en el Cónclave que eligió al Papa Francisco.  Fue lo primero que quise conocer al llegar a Roma, pero me contaron que no era posible.  Se trata de una residencia exclusiva a la que no tienen acceso los comunes mortales como yo. 

Pronto supe que el Papa Juan Pablo II la mandó a construir entre otras razones, para dar espacio a los Obispos y Cardenales que  estaban de paso por Roma.  Pues bien, un día antes de empezar el Cónclave, las habitaciones fueron sorteadas.  Al argentino Jorge Mario Bergoglio le correspondió la número 201. 

Pocos se fijaron en su ingreso la mañana del 12 de marzo, alrededor de las 7 de la mañana. El Cónclave iba a empezar y las miradas de todos estaban sobre los "Papables", en cuya lista no figuraba el Cardenal argentino.  Eran los días de fines del invierno, pero el frío no terminaba de irse.  Llovía y el viento soplaba con fuerza. Aún sin tiempo para detenerme en mí,  me alegraba de haber llevado ropa térmica y unas botas de tacones medianos con las que podía caminar por las calles empedradas de El Vaticano.  Todo se desarrollaba allí, en los alrededores del Estado más pequeño del mundo, de pronto convertido en el más grande punto de interés internacional. La ciudad de Pedro era, en esos días, la ciudad de los reflectores.  Casi 6 mil periodistas formalmente acreditados, todas las grandes cadenas de televisión presentes.  Los principales diarios y revistas del mundo con sus fotógrafos disparando flashes por doquier.  Y las terrazas, alquiladas en su mayoría para las transmisiones previstas por cientos de canales.  Nosotros estábamos en una de ellas, representando a Ecuavisa, junto al camarógrafo Juan de Dios Morales.  Formábamos un equipo con Caracol Noticias de Colombia, que encabezaba Luis Carlos Vélez.  Eramos 11, sin contar con la participación de los Sacerdotes Alberto Linero de Colombia y Benjamín Clariond de México.  La señal que se emitía iba también para los países que integramos la Alianza Latinoamericana de Canales, contando con las imágenes oficiales que proporcionaba El Vaticano.   

Eran transmisiones casi continuas que no duraron mucho.  Al segundo día del Cónclave, en la quinta votación hubo acuerdo.  Lo supimos enseguida porque estábamos en guardia sin apartar los ojos de la pequeña chimenea de la Capilla Sixtina. Hubo un grito al unísono: "¡Fumata blanca!".  Y tomamos otra vez los micrófonos.  Durante 7 minutos salió humo blanco la tarde del 13 de marzo, señal inequívoca de un nuevo Papa.  Entonces empezaron a repicar las campanas de San Pedro y de todas las iglesias de Roma.  No olvidaré ese momento.  El Padre Clariond, a mi derecha, había puesto su mano en el corazón, como aquilatando el latido de millones de corazones en el mundo entero. 

El júbilo se escuchaba desde la Plaza mientras los medios apostaban sobre el elegido.  Un diario de Roma, en su versión digital, se atrevió a colocar en portada la imagen del Cardenal Angelo Scola, como nuevo Pontífice.  Era uno de los favoritos.  Después se comentaría que fue el propio Scola, quien propuso a Bergoglio cuando se dio cuenta de que su nombre no generaba consenso. Solo los Cardenales electores saben cómo fue. 

Había caído la noche cuando se abrieron las cortinas de color granate en el palco central de la Basílica de San Pedro.  Al Cardenal de mayor edad le correspondió pronunciar la fórmula "Habemmus Papam" y anunciar que el ungido era el Cardenal Jorge Mario Bergoglio, quien había tomado el nombre de Francisco. Se agitaban las banderas latinoamericanas. Era el primer Papa de la región, el primer Jesuita, el primero no europeo en más de mil años.  En su primera bendición a la ciudad y al mundo,  se hincó ante la multitud pidiendo a los presentes  "oren por mí". Era la primera señal de humildad que iría a marcar el inicio del Pontificado de Francisco. 

Al hacer mi último reporte de la jornada, para Telemundo, la lluvia y el viento habían cesado.  Entonces escuché decir que  Francisco había adelantado la primavera.

… un día antes de empezar el Cónclave, las habitaciones fueron sorteadas.  Al argentino Jorge Mario Bergoglio le correspondió la número 201.

El Papa Francisco rezando en la basílica de Santa María Maggiore.

El primer día como Papa, envió una carta al Rabino Jefe de Roma, llamándolo a trabajar juntos para profundizar la relación entre ambas religiones.

Por sus frutos los conoceréis 
Desde el 14 de marzo en adelante, toda la tarea nuestra pareció concentrarse en las primeras muestras del nuevo Papa.  Ninguna me impresionó tanto como el primer plano de sus zapatos de cordones negros que sobresalían sobre una túnica perla que aún tenía el sello de Juan Pablo II. La foto fue captada en la primera rueda de prensa. Supe entonces que en Argentina se ponían casullas usadas por su predecesor. ¿Por qué no iba a hacerlo en Roma? Y sus zapatos, habían llegado "reparados" desde Buenos Aires con uno de sus ayudantes, que los recogió de manos del zapatero que les cambió las suelas.    

Pero sus acciones primeras trascendieron a los detalles.  El primer día como Papa, envió una carta al Rabino Jefe de Roma, llamándolo a trabajar juntos para profundizar la relación entre ambas religiones.  Luego invitó a representantes de otras Iglesias a la misa de su entronización y entre esos invitados especiales estuvo el Patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, un hecho insólito, que los estudiosos dicen que no se había dado en mil años, desde el Cisma de Oriente. 

Y es que el Papa Francisco ya había avanzado en el diálogo ecuménico, en la necesidad de abrirse hacia otras religiones.  Incluso con el Islam. El Jueves Santo, cuando lavó los pies en un reclusorio de Roma, incluyó a 2 mujeres, una de ellas musulmana. 

Era muy pronto para saberlo durante nuestra cobertura en Roma.  Lo que supimos entonces fue el encuentro con la presidenta argentina Cristina Fernández.  La primera Jefa de Estado a la que recibió en audiencia privada, aunque el diálogo no duraría ni 20 minutos.  El encuentro no hubiese tenido tanta trascendencia si el nuevo Pontífice no hubiera sido un duro crítico del gobierno de los Kirchner.  

El Papa llegando a su misa inaugural en el Vaticano.

Desde la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, los argentinos ovacionaron al Papa.

Es muy grande el espectro de las decisiones que debe ir tomando el Papa Francisco.  Su rebaño es enorme y está esperando.

El Cardenal y la pareja presidencial
Siendo Cardenal en Argentina,  Jorge Mario Bergoglio vivía solo en un pequeño departamento en la parte posterior de la Catedral de Buenos Aries.  Dicen que normalmente se cocinaba su cena mientras cuidaba que la iglesia estuviera abierta y sacerdotes presentes para escuchar la confesión de quien lo necesitara.  Tomaba el pulso del Gobierno y aprovechaba sus homilías para decir lo que pensaba.  Como Cardenal, le tocaba oficiar  la misa del "te deum" al que acudía la pareja presidencial cada aniversario del Día de Argentina.  Sin que nadie pueda impedirlo, señalaba y cuestionaba duramente al régimen.  Cansado, Néstor Kirchner decidió finalmente, cambiar el sitio de celebración, pero Bergoglio continuó firme y en un Seminario Internacional de Políticas Públicas en 2009 acusó al Gobierno argentino de "falta de acción para frenar la pobreza".  Eran tiempos en que apoyaba manifestaciones contra el régimen y en las que llegó a decir  que "los pobres son perseguidos por pedir trabajo, mientras los ricos son aplaudidos por evadir a la justicia".   

Eso no impidió que celebrara misa de honras fúnebres para Néstor Kirchner, pero tampoco lo detuvo a la hora de oponerse a la ley propuesta por Cristina, que daba luz verde al matrimonio homosexual.  

El futuro del Papa Francisco
Los vaticanistas dicen que al menos 3 cosas no cambiarían en el nuevo Pontificado.  La defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, lo cual descarta toda posibilidad de aceptar, incluso por excepción, el aborto.  El impedimento a la ordenación de las mujeres, aun cuando se abran para ella, nuevos roles dentro de la Iglesia. Y la institución del matrimonio homosexual, cuyo concepto tradicional está limitado al lazo indisoluble entre un hombre y una mujer. 

Este posiblemente será el primer desafío del Papa Francisco, tomando en cuenta que la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, debate en estos días si debe o no abrir el concepto del matrimonio al vínculo entre 2 personas, independientemente de sexo y género. No es el único reto del Pontífice.  Ni siquiera el más importante.  Está pendiente un baño de verdad dentro de la propia Iglesia. Investigaciones criminales por sancionar. Manejos irregulares en las finanzas y administración que deben decantar en la recuperación de la imagen de El Vaticano.  En fin, los llamados "Vatileaks" y el Informe secreto que habría sido el motivo final para la renuncia de Benedicto XVI.   

Es muy grande el espectro de las decisiones que debe ir tomando el Papa Francisco.  Su rebaño es enorme y está esperando. Mientras su conciencia le habla y su razón lo empuja, ha preferido un espacio pequeño para la reflexión.  La habitación 201 de la Casa Santa Marta, dotada de una cama, un velador y baño.  El Papa es sencillo, el Papa es humilde… todos queremos ver a un Papa Grande.   

En eso y más pensaba al irme de Roma con un montón de recuerdos que permanecerán en mi corazón.  Antes de bajarme del avión guardé también mi abrigo rojo, en el bolsillo hallé un trozo de papel que decía: "Sobre el cielo y la tierra", el título de uno de los libros del entonces Cardenal Bergoglio, que me apresto a buscar.


Páginas: 1


Edición # 584 - 11 de abril de 2013

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Exposición

Se ofreció un cóctel por la apertura de la exposición retrospectiva de la pintora Pilar Colás, en la galería de Patricia Meier.

Leer más
sociales