Síguenos en:
facebook twitter
PORTADA Un encanto DE REINA Su sonrisa irradia esa alegría de vivir que transmite a quienes la conocen y a quienes no. Carolina Báez es la nueva soberana de la capital, quien, en un franco diálogo, nos cuenta sobre su vida, inquietudes, retos y sueños.


Un encanto DE REINA


Un encanto DE REINA

Su sonrisa irradia esa alegría de vivir que transmite a quienes la conocen y a quienes no. Carolina Báez es la nueva soberana de la capital, quien, en un franco diálogo, nos cuenta sobre su vida, inquietudes, retos y sueños.

Por: Carla de Patiño cpatino@uio.vistazo.com
Fotos: Joshua Degel


Su belleza, combinada con su talento y actitud emprendedora, hace de Carolina una mujer lista para afrontar cualquier reto. En la actualidad se enfrenta a la misión de consolidar su imagen como Reina de Quito, a continuar con el trabajo que realizan las exreinas en la fundación del mismo nombre y a lograr que todos nos respetemos más en nuestra comunidad. Durante este año de reinado, quiere aprender sobre la gestión social de su ciudad. “...Me dedicaré a trabajar en la Fundación Reina de Quito para continuar recaudando fondos para mantener el Centro Infantil Aprendiendo a Vivir, que atiende a 150 niños con Síndrome de Down. Además, con el apoyo de la Unidad Especial Patronato Municipal San José, gestionaré mi proyecto social ‘Unidos por el respeto Mutuo’ con el objetivo de sensibilizar a la ciudadanía sobre la violencia contra la mujer, fomentar el respeto entre ambos géneros y ayudar a empoderar a las mujeres ofreciéndoles las herramientas que les permitan adoptar autonomía. Comparto una frase de Mary Wolstonecraft que me encanta: ‘No se trata de que las mujeres adquieran poder sobre los hombres, sino poder sobre ellas mismas’”.


Disfrutando del automovilismo, uno de los deportes favoritos de su difunto padre.

Carolina junto a sus padres Marcelo y Eliana, y su hermana Gabriela, durante un paseo.


“Proyecto Risas” 

Las inquietudes sociales siempre han estado cerca de su corazón y del de su familia. “El compartir y el preocuparse por el prójimo es un estilo de vida que adquirí de mis padres desde que nací. Creo mucho en compartir con las personas. Un pan, una camiseta, una hora, un consejo, un abrazo, una sonrisa, son todos grandes aportes para la sociedad y lo más hermoso es que el corazón de uno se enriquece más que el que recibe cuando uno da. Desde pequeña, junto a mi familia, repartíamos comida y ropa a las personas en situación de la calle, he sido voluntaria en varias fundaciones nacionales e internacionales”.  Hace ya 4 años dio vida a uno de sus sueños, sueño que compartió con su difunto padre. “…Empecé con mi organización de obra social, Proyecto Risas, que ha podido brindar apoyo a mil niños de escasos recursos del Distrito Metropolitano de Quito”.


A pesar de ser tan joven, otro reto que tuvo que superar fue la temprana muerte de su padre, hecho que marca un antes y un después en su vida diaria. “La muerte de mi padre, Marcelo, le dio un giro completo a mi vida hace 5 años. Aprendí a ser independiente, aprendí a aceptar que todo pasa por algo, me comprometí a disfrutar intensamente de cada nuevo día que la vida me brinda y decidí darle un significado mucho más especial a todo. Lo mantengo vivo a través de la claridad con la que lo recuerdo, y al emplear en todos los actos de mi vida los valores, las enseñanzas y los buenos ejemplos que me dejó”. El fue, es y sigue siendo su fuente de inspiración.


Siempre una luchadora

Estudió administración de empresas y emprendimiento en Babson College de Boston. Se reconoce como una mujer emprendedora, valiente, apasionada y amante de la vida. Para ella los retos son obstáculos que diariamente supera con el mejor de los ánimos, “Reto, capítulo, aventura que empiezo, reto, capítulo, aventura que termino, con aprendizaje y sonrisas. Creo mucho en intentar ver lo que los demás solo pueden imaginar, en hacer posible lo que parece imposible, en ser un agente de cambio”. 


Creció con el ejemplo de su padre, que fue un emprendedor por excelencia. “…Un estilo de vida que me ha permitido buscar alternativas, ingeniar soluciones y lograr cambios positivos. El rol de Reina de Quito implica un emprendimiento social y es por eso que sonrío al percatarme de que he tomado el camino correcto”. Sus anhelos de niña estaban ligados a la realidad social que viven nuestras ciudades. “Soñaba en recorrer calles sin mendigos. Recuerdo cuánto me afectaba ver, sobre todo a niños y adultos mayores, pasar frío y hambre en las veredas de la ciudad. Me ponía a llorar porque no entendía aquello y me frustraba mucho esa injusticia. Supe optimizar esa impotencia y me encuentro ahora viviendo un sueño con el que deseo aportar para cambiar esas tristes realidades”, aclara.


Presente y futuro

Sobre su relación con su madre y hermana dice: “Es el equipo más lindo de todos”. Las tres son inseparables, apoyándose y aconsejándose mutuamente. Gabriela, su hermana melliza, es también su mejor amiga. “No existe la necesidad de las palabras para comunicarnos; estamos conectadas. Cuando necesito una sonrisa, un abrazo, un consejo, una confidente y una compañera, sé que cuento con ella y ella conmigo”.


Confiesa que le encanta su profesión y que si tuviera oportunidad de cambiarla, no lo haría. El emprendimiento es para ella más que una carrera, es un estilo de vida y parte vital de cualquier trabajo que una persona pueda tener. Por un lado, le encantaría trabajar en la ONU o en el Foro Mundial, por otro, abrir un restaurante con comida orgánica y sana, también le hace mucha ilusión. Se confiesa deportista. “Me relaja mucho y es parte de la vida saludable que procuro llevar. Normalmente voy al gimnasio o salgo a correr, pero también disfruto del tenis, fútbol, baloncesto y voleibol”.


En el futuro cercano dice que quisiera estudiar una maestría, escribir una biografía sobre su padre, fortalecer su organización de labor social y emprender un negocio propio. “Eventualmente, me encantaría formar una familia, ya que es el sueño e ilusión más grande que tengo”, concluye.



Entre nosotras…

¿Estás enamorada?

No estoy enamorada, soltera y sin compromiso.

¿Una virtud que te ha ayudado en la vida?

La gratitud. El poder agradecer que no me ha faltado amor, salud, familia, educación, comida y refugio, me ha permitido reconocer la responsabilidad que tengo de obrar por el prójimo.

¿Pasiones escondidas?

Me apasiona la cocina. Es además un talento escondido que descubrí hace pocos años. Disfruto mucho de cocinar para mis seres queridos, siento que puedo expresar mucho amor a través de los platos que preparo y brindo. También me encanta el flamenco, lo bailo desde que era una niña.

¿Una mujer que te inspira y por qué razones?

Mi madre, por su actitud ante la vida. Sobre todo, cada vez que emprendo un nuevo reto y cada vez que tomo una decisión, pienso en su bondad, su tenacidad, su valentía y termino tomando el camino correcto.


Desde su papel como Reina quiere fortalecer la ayuda social en su ciudad.

Gabriela, junto al alcalde Mauricio Rodas, cuando fue proclamada Reina de Quito.


Páginas: 1


Edición # 606 - 24 de febrero de 2015

Malabares Cotidianos

El Spa Zen

En búsqueda de mi conexión espiritual

Leer más

sociales

Aquí y ahora

AMORES COBARDES

“Una mujer se ha perdido, de conocer el delirio y el polvo, se ha perdido una bella locura, su breve cintura debajo de mí, se ha perdido mi forma de amar, se ha perdido mi huella en su mar…¨ Silvio Rodríguez.

Leer más

sociales

Social Cuenca

EVENTO

En el Teatro Sucre de Cuenca se realizó el Lanzamiento de la Campaña publicitaria GraIman 2015.

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.