Síguenos en:
facebook twitter
PORTADA Carolina Jaume “La vida me jugó una buena pasada” Probablemente está atravesando por su mejor momento: recién casada, es otra vez mamá, y está estrenando nueva casa en la televisión.


Carolina Jaume “La vida me jugó una buena pasada”

Por Wendy Salazar wsalazar@vistazo.com Fotos: Joshua Degel Producción: Gianna Ode



He entrevistado a Carolina Jaume varias veces y en esta ocasión me dio mucho gusto ver el giro favorable que ha dado todo su mundo. Ahora está casada con Allan Zenck Alfaro, con quien está formando una hermosa familia. “Los tuyos, los míos y los nuestros”, comenta entre risas. “Mi esposo tiene un hijo, Allan Zenck Moreira, yo tengo a mi hija mayor, Rafaella Pimentel Jaume, y juntos somos papás de Alonso de Jesús Zenck Jaume. Él (el bebé) se iba a llamar Fernando Alonso, pero tuvo complicaciones y estuvo internado en la clínica por 15 días. Nació con unas semanas de anticipación, le entró agua en los pulmones y presentó lo que se llama taquipnea transitoria del recién nacido, y en el hospital en el  que di a luz no había el equipo necesario para tratar algo así, por lo que tuvimos que trasladarlo a otro lugar y en ese cambio, adquirió una bacteria… Se lo encomendamos a Dios y dije: ‘Bueno, se va a llamar Alonso de Jesús’ y milagrosamente el niño empezó a salir de su problema”, sostiene.   


EL INDICADO 

Se casó en una primera ocasión a los 22, y lo ha hecho nuevamente ahora a los 30. ¿Cómo te sientes hoy como esposa? “Me gusta más ahora, claro, porque yo tomé esa decisión; podía haberme casado antes y nunca lo hice…tuve dos propuestas de matrimonio anteriores a esta, pero no me sentía segura como para aceptarlas. De hecho, yo ya me programé sin más hijos, sin matrimonio, soltera, viajando, exitosa, pero así, sola… Y la vida me jugó una pasada, una buena pasada, y aquí estoy. No es la decisión, es la persona la que te hace tomar la decisión… No imagino mi vida de otra manera en la actualidad. Disfruto mucho de la familia, de las Navidades estando acompañada, de los cumpleaños, juntos. Para mí, que vengo de una familia irregular, y que a mi primera hija le di un hogar irregular, esto es nuevo, me encanta… Mi esposo, en cambio, viene de un hogar formado… Ahora me siento totalmente respaldada”, afirma con alegría.



VOLVER A NACER 

Con la franqueza que la caracteriza, nos cuenta cómo nació el amor con Allan, un ingeniero comercial con experiencia en la banca. “Yo tuve una relación de casi cinco años con otra persona, aposté mucho a salvar lo poco que teníamos, intentaba rescatar algo que no era salvable, pero no quería botar tantos años a la basura, y me daba hasta pereza volver a empezar… pero le puse fin y tuve un tiempo de dolor por la ruptura, y al reencontrarme con Allan, retomamos una amistad de hace años, y el amigo se convirtió en algo más y el sentimiento fue creciendo… Me di cuenta de que cuando la persona es para ti no es volver a empezar, sino volver a nacer. Él llegó a mi vida y fue como que dejó de llover y salió el sol... Hasta el día de hoy, seguimos siendo amigos… tenemos una relación supersana, muy diferente a las relaciones tóxicas que tuve antes, y esto genera una nueva vibra en mí…”, dice convencida. Nos cuenta que Allan le propuso matrimonio al mes de haber empezado su noviazgo. “Pero yo le dije: ‘Cuando cumplamos un año juntos, retomamos el tema’... Nos casamos al año y dos meses de ser novios”. 



Ella es como es...

•Se define como: “Una mujer arrolladora, audaz y atinada. “Soy un gato que se cae de un puente y cae parado”. •¿Dominante?: “No. Entre mi esposo y yo, él es el del carácter más fuerte, y eso es bueno…no sería una relación exitosa si yo fuera dominante; yo sí me bajo, porque él siempre tiene argumentos válidos para que yo respete sus decisiones”.



CON EL PASO DE LOS AÑOS 

Acaba de egresar de la carrera de Comunicación escénica. “Finalmente, después de tantos años, pude culminar mis estudios”, dice Carolina, quien es graduada también en Comunicación. Con gran orgullo señala que Allan ha sido también un apoyo para ella en este aspecto de su vida. “Él me ha ayudado en temas de metodología de la investigación, estadísticas. Nunca antes yo había estado con un hombre tan inteligente y preparado”. ¿Te sientes más madura? “Yo creo que la gente va madurando, pero yo sigo siendo la misma persona jodona, que se ríe, con sueños… Jamás pienso en lo que me va a pasar, por ejemplo, creí nunca más volver a hacer una novela y ahora estoy haciendo una (La Trinity, donde tendrá el papel de villana)…Con la edad vas asumiendo responsabilidades de diferente manera, no creo tanto que sea madurez, es más cuestión de la edad…”. Relata que mantiene una buena relación con su papá, quien vive fuera del país. “Estuvo aquí para mi matrimonio, muy feliz. Con los años he aprendido que no todos los padres podemos ser perfectos, pero él ha sido perfecto para mí en muchas cosas, nos llevamos bien; además, ahora, la tecnología me permite sentirlo más cerca… Ha sido siempre un buen consejero, más que papá e hija, somos panas”. ¿Y con tu mamá? “Ella sí es autoridad; ella es madre, madre”, comenta entre risas. Asegura que Xavier Pimentel, papá de su hija Rafaella, siempre está presente en la vida de la pequeña. “Yo en aquella primera vez que me casé, no escogí un buen esposo, pero sí un buen padre”, confiesa. “Está muy pendiente de ella. Mi hija es educada, con buenas notas en la escuela, creo que en su actitud se refleja que es una niña feliz, que está teniendo una buena crianza”.


Muy personal

•¿Un miedo? “Que le pase algo a mis hijos. Y se lo he dicho a Dios: ‘Que me suceda a mí todo lo que quieras, pero a mis hijos, no’, eso siempre le pido”. ¿Eres creyente entonces? “No soy una mujer que asiste a misa, ni que anda con el rosario en la mano, pero le estoy muy agradecida y estoy en constante comunicación con Él… Yo me siento una mujer bendecida”. •¿Un sueño? “Mis sueños ahora van enfocados más a mi vida personal que a la parte profesional. Ahora queremos un hijo más, comprarnos otra casa, irnos a Disney todos juntos. Pienso que es tiempo de darle más prioridad a mi vida como Carolina, que como la artista; en lo profesional creo que ya he hecho todo lo que he querido hacer”.


UNA NUEVA MUJER

Aunque confiesa que disfruta mucho la actuación, manifiesta que ser presentadora del espacio Ecuador tiene talento, de Ecuavisa, es algo espectacular. “... es algo que nunca me imaginé vivir”. ¿Cuándo te llamaron? “Bueno, en realidad fui yo”, ríe. “Era fan del programa y un día le escribí a Paco Cuesta, que es el hombre que a mí me dio la oportunidad de entrar en la tv., y le dije: ‘¿Hola, ¿cómo estás?, ¿tienes algo para mí?’. Le conté que estaba por dar a luz, pero que quería hacer cosas, trabajar, y me dijo que vaya a un casting. Yo estaba gigantesca, hinchada, le dije que no tome en cuenta mi gordura (risas). El lunes en la noche hice el casting y el miércoles tuve a mi bebé. Y en esos días me dieron la noticia de que había sido escogida para ser jurado del programa… Paco es la persona a quien le debo mi carrera y todo lo que soy profesionalmente”. ¿Consideras que eres una nueva Carolina? “Soy regenerada… La gente no cambia, pero sí mejora”, dice la guapa figura de teatro y televisión. Para ella, no hay obstáculos, ni impedimentos, “incluso cuando me dicen un ‘No’ por respuesta, sigo luchando. Cuando pasó lo de mi bebé, yo estaba positiva, y tenía mucho miedo, pero no dejaba que este me traicionara… Siempre he tenido tenacidad y fortaleza interior”. 


GRANDES ENSEÑANZAS 

¿Algo de lo que te arrepientas? “De alargar una muerte lenta… Duré muchos años (en una relación sentimental), siendo muy infeliz, me arrepiento de haber permitido muchas cosas feas, y de haber tratado de taparlas… Y eso se notaba porque tuve un apagón profesional, personal… De eso me arrepiento... como experiencia bastó”. No tiene reparo en afirmar que se ha enamorado varias veces. “Sí. Yo no puedo decir que no he tenido suerte en el amor, porque no tenerla hubiera sido no haberlo experimentado nunca. He sido feliz, infeliz, me han engañado, pero agradezco esas vivencias, porque son las que me han hecho, hoy por hoy, tomar las decisiones que he tomado, y aprender qué estoy dispuesta a tolerar y qué no…”, recalca. No tiene dudas de que esas experiencias le han dejado importantes  enseñanzas. “Me han hecho valorar al hombre que me deja ser… Yo soy políticamente incorrecta, soy malhablada, soy adicta a mi trabajo, muchas veces me frené por amor y he aprendido que eso no sirve, no está bien… Yo ahora sé que a la persona que está a mi lado no debo verla solo como una pareja, sino como un amigo, pienso que el amor evoluciona, y cuando pasan los años, la amistad y la lealtad son lo que queda, y eso es algo que se cosecha diariamente…”.



Vestuario: Poupée. Telf.: 6004896. Accesorios: Mochi. Riocentro Ceibos y Entreríos.  Maquillaje: Andrea Navarrete. Cel.: 0981401666. @andreanmakeup. Peinado: Verónica Vergara. Cel.: 0995552886. Guayaquil. Agradecimiento: Hotel Wyndham Guayaquil. Calle Numa Pompilio Llona. 


Páginas: 1


Edición # 623 - 01 de agosto de 2016

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.