Síguenos en:
facebook twitter
REALEZA Y un día se convirtió en reina... Las historias de princesas de Disney podrían sumar a esta plebeya de clase media que conquistó al príncipe y, como en los cuentos, se enamoraron. La primera reina argentina llegó al trono el pasado 30 de abril en Holanda.
Por Flavia Tomaello
En exclusiva desde Holanda


Y un día se convirtió en reina...

Daban comienzo los '80 cuando los argentinos se sorprendieron con la sugestiva posibilidad de entrar en la realeza. El ídolo del tenis argentino, Guillermo Vilas, era oficialmente visto como acompañante de la princesa Carolina de Mónaco. La relación duró hasta la muerte de su madre ocurrida en un accidente automovilístico en 1982.  Grace Kelly fue causa así del corte del vínculo que cayó en el olvido para Carolina, en tanto Vilas seguía con su carrera. 

Durante la ceremonia de coronación, Máxima deslumbró con una espectacular tiara con piedras a juego con las joyas, el vestido y la capa azul cobalto. 

Más tarde, Susan Barrantes, madrastra de Sarah Ferguson, permitió a los argentinos volver a codearse con la realeza aunque fuera desde lejos y sin lazo sanguíneo. La amistad consagrada del argentino Roberto Devorik con Lady Di, a quien asesoró durante 15 años en su imagen y de quien se convirtió en confidente, volvió a codear a los reyes con el jet set.

Independientemente de otros escarceos, finalmente es este el año en que los argentinos llegaron a la corona. Máxima Zorreguieta se convirtió en reina el pasado 30 de abril en un hecho histórico para ese país e inédito para los latinoamericanos que ya cuentan con un Papa de su tierra.  

Camino al trono 
El Gobierno de los Países Bajos organizó paso a paso la jornada que llevó al entonces príncipe Guillermo (Willem-Alexander) y a su esposa Máxima a convertirse en reyes. 

La ceremonia, a la que los holandeses llaman "toma de posesión" y no coronación, dio inicio a las 4, hora de Ecuador. En ese momento se produjo la abdicación de la reina en la Sala de Moisés del Palacio Real de Amsterdam. Entre los presentes, estuvieron los políticos de mayor peso del país: los presidentes del Parlamento y el Senado, el Consejo de Ministros y una serie de miembros de la Familia Real. Allí, la Reina Beatriz firmó el Acta de Abdicación, después de que la leyera el director del Gabinete de la Reina.  

Una vez finalizada esta etapa, Guillermo y Máxima, ya como reyes de Holanda, y Beatriz, en su nuevo rol de princesa, salieron al balcón para saludar a los presentes. Guillermo y su madre dieron un breve discurso y luego la Princesa de Orange y heredera al trono, Amalia, junto a sus hermanas, Alexia y Ariane, hicieron su aparición. Todo eso culminó cerca de las 5 de la mañana,  (hora local), rozando el mediodía para los holandeses. 

A las 7:55 el rey y su séquito salieron del Palacio rumbo a la Iglesia De Nieuwe de Amsterdam, donde se realizó el juramento y la investidura del rey en una reunión plenaria de los Estados Generales en la Iglesia. Allí, Guillermo dio un nuevo discurso. 

En el Palacio Real de Amsterdam se realizó la firma el acta de abdicación de Beatriz de Holanda, dando paso al reinado de su hijo, Guillermo Alejandro.

Los nuevos reyes junto a sus tres hijas: Amalia, Ariane y Alexia.  

Guillermo y su madre dieron un breve discurso y luego la heredera del trono, Amalia, junto a sus hermanas, Alexia y Ariane, hicieron su aparición.

Palabras del nuevo rey 
Guillermo Alejandro, de 46 años, hizo su juramento como soberano de Holanda. 

"Juro que defenderé y guardaré siempre con todas mis fuerzas la independencia y la integridad del territorio del reino", este era parte de su discurso que ha pronunciado en la Nueva Iglesia de Amsterdam ante los Estados Generales y el resto de las autoridades del país. 

El nuevo rey se ha referido también a su madre, la princesa Beatriz, para hacer público  su agradecimiento hacia ella. Luego se dirigió a la concurrencia el presidente de los Estados Generales de los Países Bajos, Godefridus Jan Fred de Graaf, quien hizo la proclamación del acto de investidura. Luego, tuvo lugar la promesa individual de los miembros de los Estados Generales y de los representantes de Aruba, Curaçao y Saint Marteen.  

La ceremonia de coronación de Guillermo y Máxima concluyó con una recepción de autoridades y de los miembros de los Estados Generales en el Palacio de Amsterdam llegando ya al mediodía de Ecuador. En esta ocasión los invitados fueron recibidos por los recién entronizados reyes de Holanda.  

Durante la ceremonia, Guillermo no utilizó corona, ya que los monarcas holandeses no la llevan nunca durante su reinado. 

La foto oficial de Guillermo Alejandro y Máxima, nuevos reyes de Holanda. 

Los nuevos monarcas con los representantes de las más importantes casas reales.

En la Plaza Dam, miles de personas se congregaron para seguir el primer discurso del nuevo rey.

La celebración popular por excelencia
La coronación tuvo lugar en una jornada de tradicional festejo en los Países Bajos: el Día de la Reina. El 31 de agosto de 1885, con motivo del quinto cumpleaños de la princesa Guillermina, se celebró por primera vez el "Día de la Princesa". La iniciativa partió de sectores liberales que deseaban promover el sentido de unidad nacional en el país. Tras la muerte del rey Guillermo III en 1890, el Día de la Princesa se convirtió en el Día de la Reina. Guillermina fue coronada reina de los Países Bajos el 6 de septiembre de 1898, una semana después de cumplir la mayoría de edad. El Día de la Reina siguió celebrándose el 31 de agosto hasta 1948. En 1948 el trono de los Países Bajos pasó de la reina Guillermina a su hija Juliana, y desde entonces el Día de la Reina se celebra el 30 de abril, coincidiendo con el cumpleaños de Juliana. Esta fecha fue respetada por Beatriz, quien cumple años en enero. A partir del próximo año el festejo se realizará el 27 de abril, cumpleaños del nuevo rey. 

Su propio cuento real  
En las biografías de Máxima, las anécdotas son numerosas. Y son, precisamente ellas las que la trasladan a los libros de cuento. Aquella adolescente de clase media se ha convertido en icono de la moda, la figura más amada de Holanda y –ahora ya reina– una Cenicienta que hizo real su propio cuento. 

La ceremonia, a la que los holandeses llaman "toma de posesión", y no coronación, dio inicio a las 4 de la mañana, hora de Ecuador.

Sin interferir con su niñez, ahora Amalia será formada para convertirse en la próxima reina de Holanda. 

Cuando Máxima y Guillermo se cruzaron a instancias de una amiga de ella (a quien conoció en el colegio bilingüe Northlands) para ambos se inició un camino de éxito. El, hasta entonces, no era visto como un candidato sólido a ocupar el trono. Ella, en cambio, resistida en un comienzo, merced a los posibles vínculos paternos con el proceso militar argentino, trocó esa percepción en éxito, se puso en el bolsillo a todo el reino y dotó a su marido de una imagen fuerte, con presencia y con la fortaleza suficiente para asumir la carga de la corona. 

Terno oscuro para ellos, pamelas pequeñas y trajes cortos para ellas fue el pedido del Gobierno holandés para el día de la entronización. Vistiendo uniforme militar de gala, luciendo todas sus medallas y condecoraciones, y la banda de la Orden de Guillermo, el ya rey portó el manto real de armiño. Todo parece no desentonar con los finales de cuento y mostrar en la vida real un final feliz. Un poco de ilusión que tan bien viene en estos tiempos…


Páginas: 1


Edición # 585 - 09 de mayo de 2013

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Cambio de aros

Se llevó a cabo el cambio de aros entre Diana Tobar Arcentales y Enrique Martínez Cedeño, realizado en casa de la novia en Olón.

Leer más
sociales