Síguenos en:
facebook twitter
REPORTAJE Nosotras, las ecuatorianas ¿Cómo es la mujer del siglo 21 en nuestro país? Hacemos una revisión por situaciones y cifras en educación, trabajo, maternidad, aspiraciones y deseos. Los resultados te sorprenderán.


Nosotras, las ecuatorianas

Por Tania Tinoco

Cuando me preguntan de dónde soy, digo “ecuatoriana” con orgullo, acotando de inmediato que culturas milenarias habitaron la que hoy es nuestra tierra; que la conquista nos marcó sin someternos, porque algunos de nuestros ancestros jamás se rindieron.  Que nuestras mujeres  acompañaron las luchas por la libertad, y su aporte fue fundamental para conseguirla.   Que nací en un país donde nuestras mayores nos abrieron los caminos, heredándonos grutas y fuentes para protegernos y nutrirnos. Que al llegar al tercer milenio  hemos conquistado la igualdad,  aunque resten pequeños espacios por ser cerrados, muy pronto.


Salud y familia
Soy mestiza como las 3 cuartas partes de la población femenina ecuatoriana,  72% para ser exacta, teniendo una esperanza de vida de 79 años - 6 más que los hombres- y nuestro principal enemigo parece ser la diabetes, primera causa de muerte de las ecuatorianas ( 9.1%) seguida por la hipertensión (7.7%) y en tercer lugar por enfermedades cerebrovasculares  (6.9%).   
Tengo 2 hijos como buena parte de las mujeres ecuatorianas, cuya tasa de fecundidad actualmente llega a 2.4 hijos según la última encuesta nacional del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) de 2010.   Por increíble que parezca, 20 años atrás una ecuatoriana tenía en promedio 5 hijos.  ¡5 hijos!  Auxilio gritarían hoy buena parte de las ecuatorianas aptas para ser madres, dejando a un lado la dramática situación del embarazo adolescente. 

Recuadro
Trabajo doble
Les he preguntado a varias de las mujeres trabajadoras que conozco, qué hacen al llegar a casa.  “Seguir trabajando” es la respuesta común, aunque muchas de ellas no lo conceptúen como “trabajo”.  Apenas se quitan el uniforme o la ropa con la que han laborado fuera del hogar, empiezan otras actividades, por rutina, porque es normal, porque no les queda otro remedio…
No importa si tengan un título universitario o educación básica: la   mujer ecuatoriana trabaja en promedio 77 horas a la semana. Sí, casi una doble jornada, reduciendo ostensiblemente el tiempo de ocio y descanso.  ¡Con razón nos quejamos tanto de la falta de tiempo para nosotras! 
Sorprende conocer que el mercado laboral ecuatoriano tiene más mujeres que hombres, sobre todo en los llamados sectores informales.  

Las actividades del hogar luego de las de la oficina, reducen el tiempo de ocio y descanso.


Matrimonio y divorcio
La  mujer ecuatoriana se casa en promedio a los  27 años  y se divorcia a los 38.  Son cifras y análisis del INEC, que dejan claro cómo la opción nupcial va en declive.   Así, mientras en el año 2000  se registraron 74.875 matrimonios, en el 2013 llegaron a 53.986; es decir, una caída del 28%.   Una de las razones está en el aumento de las uniones libres. 
El último censo poblacional de 2010 reveló que el 22.14%  de los jóvenes comprendidos entre los 15 y 29 años, vive en unión libre, una opción que gana adeptos en las grandes ciudades como Guayaquil y Quito.  Un estudio de  la firma  Location World,  en 2013, dice  que el 36% de los adultos en estas urbes, ha optado por la unión libre.  
Pero si el matrimonio está en crisis, el divorcio está en auge.  En 1995 se registraba 1 divorcio por cada 10 matrimonios. En  2010, por cada 4 matrimonios se dio 1 divorcio.  Son cifras del Registro Civil del Ecuador.
Con las reformas legales introducidas, los divorcios se han facilitado ostensiblemente.  Cuando la decisión es de mutuo consentimiento, las parejas pueden ir ante un notario y, en el mejor de los casos, gastarían 342 dólares.
El pico más  alto  de los divorcios ocurre cuando las mujeres tienen entre 30 y 34 años, edad en que muchas se han convertido ya en jefas de hogar, asumiendo plenamente el rol de proveedoras de su familia.

Entre los 30 y 34 años de edad muchas mujeres se han convertido en las únicas proveedoras de su familia.


Las reinas del comercio
Ellas son las que mandan a la hora de comprar y vender.  El 55.1% de las actividades comerciales del Ecuador está en manos de mujeres.  Son las dueñas o gerentes de buena parte de los establecimientos registrados en el último censo económico y tal parece que su preparación universitaria ha ido fomentando esta suerte de matrimonio de la mujer con el comercio.  Cuando se analizan las carreras de ciencias administrativas en la universidad, se ve claramente la preponderancia femenina.  Ellas son casi el 70% de los estudiantes.
Están en la primera línea en la compra y venta al detalle de ropa, cosméticos, perfumes, artículos de bazar. Son la gran fuerza de las ventas por catálogo, complementando así sus actividades laborales y domésticas, lo cual les permite muchas veces ingresos que no son fijos ni formales, pero vitales, sobre todo cuando se han convertido en jefas de hogar.
Más de la cuarta parte de los hogares ecuatorianos tiene a una mujer como cabeza, 28.7% para ser exactos, una cifra que va en aumento, al igual que su educación.

Las ecuatorianas son las dueñas o gerentes de buena parte de los establecimientos registrados en el último censo económico.


¿Más educadas?
Sí.  Hay más mujeres que hombres en la universidad.  De hecho el 14.7% de las ecuatorianas tienen educación superior, un título universitario o posgrado, frente al 13.9% de hombres.  De-safortunadamente el analfabetismo femenino  también es mayor y alcanza el  7.7% en Ecuador, de acuerdo a estadísticas del 2011 de ONU Mujeres y  se da en áreas rurales.  
También allí  es donde se concentra la deserción escolar por razones relacionadas a sus condiciones de vida.  Más de la tercera parte de las niñas que abandonan la escuela, lo hacen por falta de recursos económicos.
En las áreas urbanas y escuelas particulares suele ocurrir un fenómeno interesante.  Las mujeres  ocupan los primeros puestos y obtienen  mejores notas. Una buena amiga,  maestra, me lo advirtió años atrás, sugieren preparar a los niños varones ante  las supercompañeras. Es común  que las niñas suelan tener mejores notas, que desarrollen más rápido y  que se fijen en los chicos mayores.  Los educadores en colegios mixtos pueden darnos mil y una explicaciones.

Las mujeres ocupan los mejores puestos en los estudios.


El camino andado
La mujer ecuatoriana está integrada plenamente a la vida del país.  Está presente y tomando decisiones, aunque haya espacios aún por ser tomados  y  mejorados. Somos más en la universidad, pero también más en el analfabetismo. Nuestra carga global de trabajo es mayor, pero todavía ganamos menos.  Aunque  el 43% de la Asamblea esté en manos de mujeres, con una presidenta y las 2 vicepresidentas, los espacios políticos aún son insuficientes, igual ocurre con el manejo de la justicia pese al número de juezas y magistradas, lo que no logra bajar los niveles de violencia de género.
Las soluciones coinciden en la necesidad de mejorar y ampliar la educación, generadora de  cambios positivos.  No se trata de ir a un enfrentamiento de mujeres contra hombres, la era del discurso feminista ya pasó.   Estamos dejando atrás  la etapa de la  conquista, al menos en países como el nuestro, donde le pisamos los talones a la igualdad. 
Hoy son muchos los hombres en el Ecuador que reconocen como supermujer a la ecuatoriana y su esfuerzo, sus logros, sin tener que bajarse de sus tacones, ni dejar de pintarse los labios. Me siento orgullosa de ser parte de esta nueva mujer, capaz de llorar pero también de imponer, capaz de crear riqueza y cuidar un bebé, que no acepta límites ni fronteras, decidida a vivir plenamente, amar con intensidad y aprender cada día. 


Fuentes: Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, Inec.  Censo de Población, Vivienda y Economía  2010 y sus proyecciones / D documento de ONU Mujeres: Mujeres y Hombres del Ecuador en Cifras III /Informes del Registro Civil del Ecuador.


Páginas: 1


Edición # 619 - 21 de marzo de 2016

Malabares Cotidianos

Alerta, pueden estar en cualquier parte.

Admiro a la gente capaz de sobrellevar los pequeños dolores cotidianos.

Leer más

sociales

Aquí y ahora

Por una mujer…

Dicen que Evo se ha caído, por una mujer… No es cierto, les voy a contar por qué.

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.