Síguenos en:
facebook twitter
SALUD Defensas bajas ¡A cuidarte! El mayor aliado de la salud es el sistema inmune, por eso debe funcionar en perfectas condiciones para evitar que organismos extraños alteren su normal desempeño.


Defensas bajas ¡A cuidarte!

"Habitamos en un mundo con una cantidad enorme de microbios que nos pueden ocasionar daño e incluso llevarnos a la muerte, pero ¿qué hace el hombre para defenderse de todo lo que lo amenaza?... Este ha desarrollado un mecanismo de defensa denominado inmunidad y cuyo funcionamiento depende de la interacción entre diversos tipos celulares y moleculares que, en conjunto, constituyen el sistema inmune", afirma el doctor Mauro Madero Izaguirre, especialista en inmunología clínica y alergia, quien asegura que la inmunidad le permite al organismo protegerse de los agresores, evitando el desarrollo de células tumorales.

Escudo esencial   
La premisa básica en el funcionamiento del sistema inmunes es: "Reconoce lo propio y desconoce lo extraño". Por naturaleza, el organismo necesita distinguir entre sus moléculas y las ajenas, a fin de aceptar las primeras y rechazar las segundas. Gracias a este fenómeno, se activa la respuesta de inmunidad ante tejidos u órganos de otros individuos, atacándolos y destruyéndolos. 

El doctor Madero explica que los mecanismos de defensa inmune se dividen en inmunidad innata e inmunidad adquirida. La innata o natural comprende una serie de componentes (piel, mucosas y secreciones) capaces de actuar desde el primer ataque de un agresor, es decir, no requieren de un conocimiento previo del agente patógeno y actúan sin hacer diferenciación. Además, constituyen la primera línea de defensa y son capaces de eliminar rápidamente a la mayoría de microorganismos, pero si esta inmunidad falla, se activa la adquirida, cuya línea de acción requiere de un conocimiento inicial del agente infectante para desarrollar un mecanismo selectivo en su contra. Pero ¿cómo los microorganismos vencen la inmunidad? El especialista recalca que cuando estos entran en contacto con un cuerpo sano  deben atravesar 3 niveles de defensa para poder originar infección:

>> Superar barreras físicas, como la piel y las mucosas, y barreras fisiológicas, como el moco y ciertas enzimas.
>> Vencer a los componentes celulares y moleculares de la inmunidad innata.
>> Atravesar los componentes celulares y moleculares de la inmunidad adquirida.

La inmunidad le permite al organismo protegerse de los agresores, evitando el desarrollo de células tumorales.

Protección vs.  Infección
Cuando una bacteria, virus u hongo penetra en el organismo, venciendo las primeras líneas de defensa inmune, empieza a proliferar y produce la infección, la cual se da porque el agresor predomina sobre las respuestas de defensa. Sin embargo, mientras se desarrolla el proceso infeccioso, las células inmunes del cuerpo empiezan a trabajar para que el agresor sea destruido y eliminado. Esta lucha es la que determina las etapas clínicas del cuadro infeccioso:
• Contagio: El agresor penetra en el organismo.
• Incubación: Etapa en la que el agresor está en proliferación. Va desde el contagio hasta la aparición de las primeras manifestaciones clínicas.
• Periodo clínico: El agresor se ha desarrollado y proliferado, al grado de producir  síntomas. Etapa de lucha entre el agente infectante y la inmunidad.
• Convalecencia: El sistema inmune elimina al agresor y los signos clínicos van mejorando.
• Recuperación: La inmunidad vence definitivamente al agresor, los signos de
enfermedad desaparecen y el paciente recupera su salud.

¡Mucha atención! 
El sistema inmune puede producir enfermedad en 3 circunstancias diferentes: 
>> Si existe disminución en su función, lo cual determina la presencia de las enfermedades por inmunodeficiencias.
>> Si aumenta en forma exagerada su función, produciendo manifestaciones clínicas frente a sustancias que, en condiciones normales, son inocuas. Estas son las afecciones por hipersensibilidad, cuyo ejemplo clásico son las alergias.
>> Si se pierde el conocimiento de ‘lo propio’, reaccionando contra los propios órganos y tejidos, originando una autoagresión que conlleva a la proliferación de enfermedades autoinmunes. 

Cuestión de defensas
Es clave saber que…
>> Las bacterias más frecuentes que atacan a las defensas son haemophilus influenzae, streptococcus pneumoniae y staphylococcus aureus; entre los hongos están la cándida e histoplasma y entre los virus, el citomegalovirus.
>> Existen microorganismos que actuando sobre las células inmunes disminuyen su número y su función, generando inmunodeficiencia. El ejemplo más conocido es el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que genera una alteración inmunológica conocida como SIDA.
>> Debido a que la disminución de la respuesta inmune favorece la proliferación de agentes patógenos, la característica principal es la presencia de infecciones crónicas o infecciones severas que no responden bien al tratamiento.
>> Cada alteración de la respuesta inmune requiere de una prueba específica, por lo que existen numerosos análisis de laboratorio para confirmar una inmunodeficiencia. Los estudios iniciales son: hemograma  para determinar el número de leucocitos y linfocitos, cuantificación de linfocitos T y sus subtipos, y cuantificación de las inmunoglobulinas (anticuerpos).   

Consejos infalibles 
Si tu sistema inmune está debilitado... 
>> Evita las infecciones y trata a tiempo cualquier enfermedad que se presente.
>> Evita el contacto con personas que presenten cuadros infectocontagiosos.
>> Evita la administración de vacunas con microorganismos vivos.
>> Ante los primeros síntomas de infección, acude al doctor y no te automediques.
>> Sigue las instrucciones del médico tratante y mantente en contacto con él, pues muchos de estos procesos son a largo plazo y requieren de tratamientos continuos.

Incorpora alimentos con vitamina E, de alto poder antioxidante, para aumentar la respuesta inmunológica frente a infecciones.

Para un sistema inmune fuerte…
“Una dieta balanceada y variada, que aporte los nutrientes necesarios para una buena salud y que ayude a cubrir requerimientos diarios, es clave para mantenernos sanos y con un sistema inmunológico fuerte”, enfatiza la máster en nutrición, Gabriela Ayala Viteri, quien da consejos claves al respecto:
› Aumenta el consumo de vitamina A, para mejorar la defensa inmunitaria de la piel y las mucosas. Esta se encuentra en el hígado, el huevo, los lácteos y en los vegetales amarillos o naranjas que contienen betacarotenos.
› Aumenta la ingesta de vitaminas del complejo B, como ácido fólico, B1, B2, B5 y B12. Se encuentran en legumbres, cereales integrales, frutas y pescados.
› Incorpora alimentos con vitamina E, de alto poder antioxidante, para aumentar la respuesta inmunológica frente a infecciones.  Algunas fuentes son el aceite de oliva, la soya, los frutos secos, los vegetales de hojas verdes y los cereales enteros.
› Consume mayor cantidad de vitamina C, para aumentar la formación de interferón, sustancia necesaria para mejorar la respuesta inmunitaria. Esta vitamina se la encuentra en el kiwi, la piña, las frutillas, la papaya, el tomate, la col y la espinaca.
› Aumenta el consumo de probióticos, bacterias saludables que ayudan a mantener el sistema inmunológico fuerte. Se pueden encontrar en pastillas o en  alimentos que los contengan. 
› Evita el consumo de grasas saturadas, pues estas reducen la capacidad de defensa. Es preferible alimentarse con ácidos grasos, como el  omega 3, 6 y 9, que se encuentran en pescados, frutos secos, linaza, soya y cereales.
› Consume fuentes de hierro y zinc. La deficiencia de estos minerales disminuye notablemente  la respuesta inmunológica. El hierro se lo encuentra en la espinaca, la acelga, las lentejas, las carnes rojas y el huevo. El zinc está presente en legumbres, pescados, mariscos, frutas y verduras. 
› Adereza  las ensaladas con limón, ya que este tiene efectos antisépticos que protegen al organismo contra virus.
› Utiliza ajo para condimentar los alimentos porque es un antibiótico natural.

Asesoría: Dr. Mauro Madero Izaguirre, especialista en inmunología clínica y alergia. Kennedy vieja, Edificio Cemedik, calle Séptima Oeste # 120 y Av. San Jorge. Telf.: 2392093. (Guayaquil).

Menú para subir las defensas
Día 1
Desayuno
›3 cdas. avena cruda +1 tz. leche descremada +1 cdta. miel + ½ guineo + 6 nueces picadas. 
Media mañana
›3 galletas integrales. 
Almuerzo
›4 oz salmón teriyaki + vegetales salteados (brócoli, coliflor, cebollas y pimientos de colores) + ½ tz. arroz integral. 
Media tarde 
›1 tz. yogurt. 
Cena 
›1 tz. crema de zapallo y zanahoria + ensalada de pollo a la plancha + vegetales verdes aderezados con 1 cdta. aceite oliva, limón, vinagre, mostaza y ajo + 1 manzana verde.

Día 2
Desayuno
›1 tz. yogurt + 1 tz. cereal integral + 6 frutillas. 
Media mañana 
›1 barra de linaza.
Almuerzo 
›1 tz. sopa de pollo con apio, nabo y col + 1 tz. ensalada de atún con fideos integrales + 1 tz. sandía. 
Media tarde
›8 cuadraditos de sandía y melón. 
Cena 
›Tomates rellenos de acelga, queso ricota y albahaca.

Día 3
Desayuno
›Batido energizante (1 tz. yogurt + 1 cda. linaza molida + 1 cdta. miel + ½ guineo + 6 frutillas). 
Media mañana
›vaso pequeño de jugo de naranja. 
Almuerzo 
›1 tz. crema espinaca +  4 oz lomo a la plancha + ½ tz. lentejas  al curry. 
Media tarde
›1 bola helado de yogurt + 1 kiwi picado + 6 nueces. 
Cena 
›2 hamburguesas de atún + ensalada de col verde, col morada y zanahoria con aderezo de yogurt.

Día 4
Desayuno
›1 omelet con 2 huevos, espinaca, champiñones, cebolla y pimientos + 1 rebanada pan integral con linaza + 1 tz. sandía.  
Media mañana 
›1 tz. yogurt + ¼ tz. frutos secos. 
Almuerzo 
›1 tz. sopa quinua + pescado sudado con vegetales + 1 tz. puré de papas. 
Media tarde
 ›1 tz. melón. 
Cena 
›Canelones de acelga y ricota.

Día 5
Desayuno
›Sándwich de pan integral con queso fresco y jamón de pavo + 1 naranja.   
Media mañana
›1 avena instantánea.
Almuerzo
›7 camarones al ajillo + ½ tz. arroz integral + ensalada de rábano, tomate y choclo con aderezo de yogurt.
Media tarde
›1 tz. jugo de mandarina congelado + 20 almendras.
Cena
›1 tz. sopa de lentejas + chuzo de pollo con cebolla, zuchinni y tomates cherry.

Asesoría: Gabriela Viteri Ayala, máster en nutrición y dietética. Entreríos,  calle Primera, solar 30. Telf.: 2834561. (Guayaquil)


Páginas: 1


Edición # 584 - 11 de abril de 2013

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Exposición

Se ofreció un cóctel por la apertura de la exposición retrospectiva de la pintora Pilar Colás, en la galería de Patricia Meier.

Leer más
sociales