Síguenos en:
facebook twitter
TURISMO De paseo por Capri La isla italiana que encanta a estrellas de cine y figuras del jet set, es un gran destino para visitar unas horas o refugiarse allí por una temporada.


De paseo por Capri

Texto y fotos: Alexandra Zurita Andrade

DESPUES DE VARIOS DIAS recorriendo el Mediterráneo en un crucero, llegamos a Capri, la famosa isla italiana de la sureña región de Nápoles. Desembarcamos en Marina grande, el principal puerto de la ciudad, que se presenta como una verdadera postal: una pequeña playa de piedras con decenas de embarcaciones amontonadas y coloridas fachadas de construcciones antiguas bajo un brillante sol. Capri no solo es famosa por su belleza natural y su buen clima, sino también por ser uno de los centros turísticos preferidos por el jet set internacional. De allí que sus pintorescas calles, que recorren las partes altas de la isla, están llenas de finos restaurantes, hoteles de lujo y tiendas de moda exclusivas. Así como de paparazzi que están a la caza de famosos que buscan refugio en este popular centro vacacional.





Durante la vuelta a la isla en bote es posible admirar las cuevas rocosas que se han formado por la erosión, así como los farallones que surgen del agua con curiosas siluetas.






LLEVADOS POR LAS OLAS
Si tienes pocas horas para conocer Capri, hay dos cosas que debes hacer: dar una vuelta a la isla por mar y luego tomar el funicular que te permitirá conocer el centro histórico de la ciudad. En Marina grande hay una amplia variedad de opciones para tomar un barco que te lleve de paseo por la costa. ¿Qué es lo que verás? Un hermoso paisaje dominado por altos acantilados de roca calcárea con hendiduras y cuevas cubiertas por una rica vegetación. Quizás la más impresionante sea la Gruta Azul, una cueva marina a la que se puede entrar –si la corriente y la altura del oleaje lo permiten– en barcas pequeñas, en las que los pasajeros deben tumbarse. Allí, los guías suelen mostrar el eco y la sonoridad de esta gruta natural que en su interior parece estar iluminada de color azul por debajo del agua. Las otras cuevas a las que es más fácil llegar impresionan por la erosión calcárea y la fuerza del mar que han creado formas que parecen estatuas de temas religiosos. Durante este paseo, que además es una deliciosa forma de tomar el sol, se puede ver también extrañas casas construidas en lugares de difícil acceso, incontables gaviotas que dan vueltas por la costa y restos de construcciones romanas. Una de las vistas más bonitas es la de los famosos farallones, tres picos de piedra formados por la erosión del viento y el mar, que sobresalen en el agua y que adoptan siluetas extrañas, como un arco y una tortuga, y que constituyen un símbolo de Capri. El del medio tiene una curiosa cavidad y ha aparecido repetidamente en escenas del cine y la publicidad. Además, cuando se pasa a través de ella, los guías sugieren aprovechar ese momento para besar a la pareja, pues este gesto asegura –según ellos– el amor y la felicidad eterna.





Luego de subir a la isla a través del funicular, es imprescindible detenerse a apreciar la espectacular vista del mar Mediterráneo.

DISFRUTAR CADA PASO
De regreso a la ciudad, apresúrate en llegar a la estación del funicular, pues hay tantos turistas tratando de tomarlo que la espera puede alargarse demasiado. Una vez en la parte alta de la isla, toma unos minutos para apreciar el hermoso paisaje y sacar las fotos de rigor. A tus espaldas verás cómo cambia el ambiente y te trasladas a un encantador pueblo de pintorescas calles. La plaza central, aunque pequeña, tiene mucha vida y movimiento por sus restaurantes y cafeterías. Aventúrate por cualquiera de las calles que tienes frente a ti y déjate llevar por un amigable paseo en el que verás pequeñas casas con patios cerrados, muchas de las cuales han sido convertidas en centros de hospedaje y restaurantes. Pero sin duda, lo que más llama la atención son las boutiques de marcas exclusivas que se encuentran a cada paso durante este recorrido. Bvlgari, Salvatore Ferragamo, Fendi, Miu Miu y Prada son solo algunas de las tiendas que exhiben lo mejor de la moda.





Las calles de Capri son pintorescas y repletas de tiendas diversas. Caminar por ellas es un verdadero placer.

DE LO BUENO, POCO
Capri no ha sido únicamente refugio de celebridades como Carolina de Mónaco, Mariah Carey, Michael Douglas y su esposa Catherine Zeta Jones, sino también de artistas de todos los tiempos. En 1952, esta isla fue el destino de Pablo Neruda durante su exilio. Mientras caminas, en una esquina te encontrarás con una placa de cerámica que lleva inscrito el nombre del poeta chileno. Fue en esa casa donde pasó sus días y escribió Las uvas y el viento y Los versos del capitán. La placa fue colocada en el 2004 a propósito del centenario de su nacimiento. Es posible que mientras caminas por estas callejuelas medievales, el tiempo pase volando sin que te des cuenta. Por eso, mantente pendiente del reloj y regresa a la estación del funicular para poder bajar de nuevo al puerto. Los minutos del descenso son magníficos por la espectacular vista que tendrás del mar Mediterráneo, así como de los árboles de olivo que inundan las laderas de la montaña. En el puerto nos espera el barco y lamentamos tener que dejar Capri porque quisiéramos quedarnos por siempre. Mientras nos alejamos todos guardan silencio. Creo que se concentran en mirar con atención la isla que se aleja para que esa imagen se quede eternamente en la mente y en sentir cómo el sol penetra la piel y el viento golpea el rostro. Yo me concentro en respirar para llevarme también el recuerdo del olor porque Capri huele a mar.





Las marcas más exclusivas del mundo de la moda se asientan en las calles de Capri.

Cómo llegar a Capri
Desde Nápoles: Ya sea que hayas llegado en auto o en tren, debes dirigirte al Muelle Beverello. De allí, varias compañías como Caremar, SNAV y Navigazione ofrecen sus servicios de líneas rápidas o ferry para llevar a los pasajeros hasta la isla. Si llegas en avión, el aeropuerto Capodichino de Nápoles está a pocos kilómetros de la ciudad y para llegar al muelle puedes tomar los taxis que están fuera y funcionan con taxímetro o los buses de la línea Alibus que van desde Plaza Municipio y cuestan 3 euros.

Desde Sorrento: Se puede llegar usando el hydrofoil y el ferry de las compañías Caremar y Consorzio Linee Marittime Partenopee. Si llegas en auto, se aconseja dejarlo estacionado en los garajes privados.

Si tienes más tiempo
Si tu estadía en Capri se prolonga al menos por un par de días, aprovéchalos para conocer otros sitios como la Marina Piccola (el atracadero sur de la isla), la Via Krupp y los Jardines de Augusto, La Miggliera (el antiguo trazado de la carretera romana), el antiguo barrio de Le Boffe, los senderos de Fortini y Passetiello, Punta Carena y su faro y Monte Solaro.

No debes dejar de...
>> Disfrutar la deliciosa gastronomía napolitana, es especial la sencilla y aromática ensalada caprese, así como de saborear el limoncello, un licor tradicional de Capri elaborado manualmente allí. Si tienes tiempo, aprovecha para visitar alguno de los estupendos restaurantes de la isla (Al Grottino, Buca di Bacco, Da Giorgio, La Limonaia, Terrazza Brunella, Villa Verde) y pedir platos como chiumenzana, cianfotta, ravioli caprese o torta caprese. En los mejores hoteles de Capri, los 5 estrellas, también hay excelente comida (Capri Palace Hotel & Spa, Grand Hotel Quisiana, Punta Tragara, BluCapri Relais & Spa, Caesar Augustus y otros).

>> Divertirte y ser parte de la intensa vida noctura de Capri. Los mejores bares, discotecas y tabernas son Bye Bye Baby, Chimaera Yacht Bar, Discoteca Le Clochard, Lanterna Verde Soft Bar, Malibú, Number One, Qubé Cafè, Taverna Anema e Core y Pantarei



Edición # 562 - 09 de junio de 2011

Decoración

Disfrutando del sol

Líneas rectas, modernas formas y materiales naturales se juntan formando esta bella y acogedora casa playera.

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Guayaquil

Leer más
sociales