Síguenos en:
facebook twitter
TURISMO Panamá al ritmo del rock Además de ser el epicentro comercial de América, esta ciudad es ahora una capital de la diversión ¡No te pierdas la experiencia!
Por María Gabriela Gálvez Vera | ggalvez@vistazo.com
Fotos: César Anchundia.


Panamá al ritmo del rock

Llevaba más de diez años sin visitar Panamá. Solo había hecho escalas y casi enloquecido en su maravilloso y surtido duty free mientras estaba “en tránsito”  en su aeropuerto, camino a otra parte. Este año, el destino me llevó por dos ocasiones al nuevo centro de América. La primera vez fue un viaje relámpago por trabajo,  enfocado hacia el campo de la moda y en el que también hubo un poquitín de turismo. Estuve en la zona del Canal –visita de rigor, donde ahora se puede ver su ampliación, para dejar pasar a barcos más grandes–, y a un sitio de recreación conocido como la Calzada de Amador o Coastway, un largo y estrecho camino, construido con la tierra que se sacó del Canal, que está rodeado de mar y une tres pequeñas islas. Aparte de la vista, lo bonito es el ambiente de sus bares, restaurantes y comercios.  

La segunda y más reciente visita fue hace un par de semanas, durante las que  continué disfrutando de las decenas de rascacielos que se levantan por toda la ciudad: en Punta Patilla, en Punta Pacífica y en varias zonas residenciales más, que aún huelen a concreto. Y es que, por sus características  geográficas,  Panamá tiende a crecer a lo alto y no a lo ancho. En este viaje, todo lo nuevo estaba por venir. De un ala interminable y recién estrenada del  aeropuerto, pasamos hasta el nuevo sitio “in” de la ciudad, el Hard Rock Hotel Panamá Megápolis, que se impone con sus 66 pisos en plena Avenida Balboa. Su ubicación es ideal: está cerca de todo, además de que tiene de todo.


Cortesía




La memorabilia musical es el sello de distinción de la cadena Hard Rock alrededor del mundo.

El lugar de moda
Mi acercamiento con esta conocida cadena de restaurantes y hoteles alrededor del mundo se limitaba a dos tipos de divertidas experiencias: la costumbre de visitar cada Hard Rock Café en cualquier ciudad que lo tuviere, para comprar camisetas, y la expedición a un enorme casino en el Seminole Hard Rock Hotel en  Hollywood, Florida. El logo de Hard Rock París, Roma, Madrid, México o New York formaron parte de mi colección de souvenirs. Pero esta vez era diferente. Ahora, el equipo de HOGAR iba a vivir la experiencia desde adentro, y no solo desde el restaurante o la tienda de recuerdos para viajeros.

Ni bien entramos al hotel, nos empezamos a sentir inmersos en ese ambiente en el que, supongo yo, viven las estrellas de rock: una interminable limousine Hummer parqueada  al pie de la puerta principal nos llenaba de una sensación de glamour. Luego, ya dentro, la intensa música de Bon Jovi cantando “Keep the faith” nos entusiasma y la juventud de los recepcionistas nos transmite energía. Este es el lugar de moda de Panamá, tanto para los turistas como para los mismos habitantes de la ciudad, quienes visitan sus bares y restaurantes todo el tiempo. Camino a los ascensores uno  se va topando, poco a poco, con vitrinas que exhiben objetos que pertenecieron a cantantes tan diversos y famosos como los Beatles, Michael Jackson o Madonna. Desde Rhianna hasta Cher; y desde Britney Spears hasta Shakira.   

La memorabilia juega un aspecto muy importante en esta famosa cadena. Es su sello de distinción. Noemí, la joven panameña que nos recibe, cuenta que existe un gran equipo dedicado a la adquisición y “curaduría” de los objetos que hayan pertenecido a cantantes famosos y que su base está en Orlando. “Algunas son donaciones y se pide la historia y una foto del artista con el artículo. Esta memorabilia hay que renovarla y mantenerla y es la colección más grande del mundo de pertenencias de artistas”, dice nuestra anfitriona.

Pasamos entonces por la mitad del lobby, donde está una instalación que tiene como pieza central el auto rosado que usó  la banda irlandesa de rock alternativo U2, en un concierto que celebraba la caída del Muro de Berlín, y más allá, la batería de los Red Hot Chili Peppers, cambiando de color constantemente.  Es muy interesante leer las placas que exhiben los objetos que, vale indicar, están repartidos por todo el hotel y van de acuerdo a la temática del ambiente. Para los más minuciosos existen pantallas gigantes en las que se buscan o seleccionan artículos o artistas y  ofrecen inmediatamente la información de su ubicación, ya sea en ese hotel o en cualquiera de la misma cadena alrededor del mundo.


El punto de atracción del lobby es el carro que U2 utilizó en el concierto luego de la Caída del Muro de Berlín.

De Juanes a Guns´N Roses  
Desde el piso 34, en un cuarto con terraza y vista a un mar precedido de cientos de rascacielos, uno siente como si tuviera el mundo a los pies. Las 500 (de las 1500 habitaciones que en diciembre pondrá a funcionar el hotel) reciben al  huésped con música del Hard Rock Chanel, canal privado de televisión, en el que también se pueden tomar clases de guitarra eléctrica.

Bruce Springsteen me acompañó durante toda mi estadía. Su retrato, pintado un tanto al estilo de Andy Warhol, dominaba la decoración de la habitación. Otros músicos famosos estaban en las paredes del resto de los huéspedes.
 
Y la experiencia continúa con nuestra entusiasta guía, quien nos invita al piso 12, escenario perfecto para la piscina con borde infinito, que cuenta con cabañas privadas y con la presencia de singulares dj´s, al caer el sol (ninguno tendrá un peinado normal o un atuendo aburrido). Esta piscina se conecta al restaurante Bazzar, con un buffet abierto, en donde uno logra ver a todos los huéspedes,  cuya presencia casi no se siente, hasta que se llega a los ascensores o a la concurrida mezzanine. En este nivel, el viajero va experimentando sutiles y a la vez, drásticos cambios. Sin darse cuenta, las personas van pasando del bar con música fuerte y a veces hasta con bandas en vivo, al restaurante Ciao, donde los sonidos son más suaves, o al business center, dominado por el silencio. Así como la música, también cambian la intensidad de las luces y los olores. Hay fragancias para la recepción, para los bares y para el spa… es un lugar donde se privilegian los sentidos. Ahora, terminé mi colección de camisetas, para empezar una de velas con aromas Hard Rock.

En este mismo piso, el hotel se conecta con el Multicentro, un dinámico “mall” con boutiques especializadas y  grandes cadenas de tiendas por departamento; al casino y al Hard Rock Café. Así también, otro pasadizo nos lleva al Centro Médico Paitilla. 

Claudia Rivas, Gerente del Servicio al Huésped, nos dice que el hotel recibe a un público de 20 a 70 años, “...a los baby bommers. Aquí se pone retro house music. También hay música de los 80 y 90 y,  de acuerdo al país, se adapta al rock regional”. Y sí. Lo comprobamos. Constantemente pasábamos de Los Ilegales a Pink Floyd. De Juanes a Guns´N Roses.
  
El resto de la experiencia turística en Panamá hay que vivirla en la amabilidad de su gente –quien siempre mantiene una imperturbable calma–; en su intenso comercio, en su ciudad vieja y en sus espectaculares y cercanas playas. A pesar de sus cinco siglos de historia, es una ciudad joven, básicamente, por su actitud. Así que rejuvenecer de vez en cuando, no le viene mal a nadie, ¿verdad?

El ritmo de una historia
La  idea de crear un restaurante que le rinda tributo a los grandes expositores del rock, surgió del ingenio de dos estadounidenses, en 1971. Isaac Tigrett y Peter Morton se conocieron en una fiesta en Londres. Ellos compartieron su visión sobre la realidad londinense: una marcada diferencia de clases sociales y el gusto de los ingleses por la comida de Estados Unidos. Morton, originario de Chicago, era hijo del dueño de una cadena de restaurantes y Tigrett, que era de Tennessee, se dedicó a restaurar autos Rolls Royce, logrando acumular un pequeño capital para financiar un restaurante, por el que nadie apostaba ni tres meses. La fusión del Rock`n Roll con la gastronomía americana impactó y el trato igualitario a todos sus clientes, triunfó. El Hard Rock Café se convirtió en el sitio de moda en Gran Bretaña. En 1985 se abrió una sucursal en Nueva York y, poco a poco, la empresa llegó a tener 173 sedes en 53 países, incluyendo 138 restaurantes y 15 hoteles. Hoy en día, la tribu Seminola es la dueña de la compañía y, en el caso específico de Panamá, la participación mayoritaria en el nuevo hotel es del Megapolis Investment Group, propietario también de los hoteles y resorts Decameron. 


Spicy Pop Corn Shrimps, langostinos apanados en tempura, el plato más solicitado del lugar.

Gastro-pop: 
comida de moda
El menú gastro pop es una tendencia americana. Son piqueos que por lo general se sirven en un bar. Se caracterizan por ser platos entre pequeños y medianos, que jamás llegarán a ser platillos fuertes. Se suelen pedir varios de ellos, para lograr probar de todo. Según el reconocido chef panameño D´Angelo Bishop, “son el equivalente amaericano de las tapas españolas y a veces incorporan ingredientes locales”.


Tributo en vivo a las divas del pop.


Las imágenes de los cantantes más famosos del mundo se exhiben por todas partes.


Por las características del terreno, la Ciudad de Panamá crece más a lo alto que a lo ancho.

Lo que hay que ver
>> Embarcarse en el Aquabus, un transporte anfibio que te llevará a recorrer la ciudad hasta sumergirse por la Cinta Costera y contemplar la entrada al Canal de Panamá.
>> Disfrutar de una cena típica con un show folclórico.
>> Tomar un city tour y recorrer las ruinas de Panamá La Vieja, que ha sido nombrada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.
>> Recorrer las estrechas calles del Casco Antiguo de la ciudad.
>> Realizar un paseo panorámico por la parte moderna de la ciudad.
>> Conocer el Canal de Panamá. 
>> Visitar  la Comunidad indígena Emberá, así como bucear, hacer senderismo ecológico, surf, canopy y observación de aves.
>> Pasear en tren. Una travesía de una hora que va desde la Ciudad de Panamá hasta Colón, en el primer ferrocarril interoceánico.
>> Comprar. Te recomendamos el Multicentro; el Allbrook Mall (para el que un día no será suficiente) y el super chic y elegante Multiplaza, con marcas como Tiffany, Cartier, Louis Vuitton y Chanel.

Agradecimientos: Hard Rock Hotel Panamá Megápolis.  Ave. Balboa, frente a Multicentro Mall. Ciudad de Panamá/Hoteles Decameron Ecuador S.A. Tel: 604 69 89. Quito.


Páginas: 1


Edición # 578 - 17 de octubre de 2012

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.

Sociales

Matrimonio

Cyndi Adum González y Daniel Saab Salem, celebraron su matrimonio en la iglesia Santa Teresita de Entreríos. Recibieron a sus invitados en los salones del Hotel Hilton Colón.

Leer más
sociales