Síguenos en:
facebook twitter
ENTREVISTA CARA A CARA con Doménica Tabacchi La vicealcaldesa de Guayaquil abre las puertas de su casa y conversa con Hogar sobre su trabajo y sobre la nueva oportunidad que la vida le ha dado para ser feliz.


CARA A CARA con Doménica Tabacchi

Producción y texto: Wendy Salazar | Fotos: Joshua Degel  

Llegamos a la cita con Doménica Tabacchi, y ella ya se encontraba en manos de quienes se encargarían de maquillarla y peinarla para la sesión de fotos que acompaña esta entrevista. Indiscutiblemente es una mujer bella y a primera vista se podría creer que es vanidosa, pero no es así. Se muestra relajada en cuanto a su arreglo, permite que la asesoren, aunque recalca que no quiere ninguna transformación que la haga ver distinta.  
Empezamos con las fotos y enseguida hace click con Joshua Degel, a quien ya conocía. "Me tienes que dejar linda Joshua… Mira que ya no estamos tan jóvenes ni tú ni yo", dice a manera de broma y ríe. La cámara comienza a capturar las imágenes de Doménica y menciona que tenía años sin posar así, "cual modelo", pero de inmediato se apodera del lente y luce regia.  

Iniciamos las fotos con una toma de ella con sus hijos. Le pide a la niñera que haga reír a la más pequeña, habla con otra de las personas que trabajan en su casa… Y siempre se muestra amable. "Sin ellos no sé qué haría, son mi mano derecha", dice sobre el personal de servicio. Entonces, es fácil darse cuenta de que la vicealcaldesa de Guayaquil, realmente es de aquellas personas que disfruta del trato con la gente. De hablar, pedir sugerencias, escuchar y, sobre todo, de ser alguien cercano, accesible, amigable… ¿Alguna vez pensó verse inmersa en la política? "En la política no, pero sí en estar al servicio de mi comunidad. Yo tuve una faceta de comunicadora en Teleamazonas, donde no solo era presentadora, sino que también estaba a cargo del segmento de comunidad del noticiero. Allí, me encantó el trato con los demás, el poder ayudarlos con sus problemas y buscar soluciones. Siempre fui una especie de puente entre la gente y las autoridades… A la política en sí nunca imaginé vincularme, pero estoy muy contenta con mi labor pública actual, es un servicio que veo como cívico, como una entrega a mi ciudad, porque mi trabajo no es de  oficina, tengo que estar por supuesto en la Vicealcaldía, pero yo recorro la ciudad desde muy temprano en la mañana…”, aclara. 


Junto a su esposo, Heinz Moeller Gómez, el día de su boda. A la derecha: Con sus hijos Lorenzo, Doménica y Rodrigo, con quienes afirma ser una mamá exigente pero engreidora a la vez. 

Cosas del destino
Continuamos con  las fotos y ella procura cuidar cada detalle. Al mismo tiempo les pregunta a sus hijos por las tareas escolares, juega con su nena más pequeña, se excusa por distraerse y sigue enamorando a la cámara. A leguas se nota que es una mamá que trata de mantener la disciplina en el hogar. Tenía 26 años cuando se casó con Rodrigo Campos Armijos, con quien tuvo a sus dos hijos mayores: Rodrigo y Lorenzo, hoy de 12 y 10 años, respectivamente. Pero la vida, que suele poner pruebas desconcertantes, tenía destinado otro camino para ella. A los 31 años, Doménica enviudó cuando su primer esposo sufrió un accidente automovilístico. ¿De dónde obtuvo la fortaleza para superar ese difícil momento? "Me aferré a Dios y por supuesto a mis hijos, ellos fueron mi motor. Yo debía estar fuerte, pues sería su único ejemplo... Los niños quedaron muy chiquitos, tenían menos de 2 y menos de 4 años… Asimismo, me refugié en mi trabajo, tratando de mantener la mente lo más ocupada posible y, sin duda, con el apoyo de mi familia y mis amigos", relata. 

Transcurrió el tiempo y el 1 de septiembre del  2006 se casó con Heinz Moeller Gómez, con quien tuvo a la pequeña Doménica, la bebé de la casa, quien se ha convertido en el centro de todos. Su esposo es casi 10 años mayor que usted, ¿eso puede ser un problema dentro de una relación de pareja? "Al contrario, más bien es una ventaja. Nosotros comenzamos siendo muy amigos, conversábamos bastante… Yo vi en él a un ser humano con valores intachables, me gustó su forma de ser, su inteligencia. Me fui enamorando poco a poco de esa persona que fui descubriendo en él y de lo maravilloso que siempre ha sido como padre, primero con sus hijos, y ahora con los míos". 


"Me aferré a Dios y por supuesto a mis hijos, ellos fueron mi motor", dice sobre la fortaleza que la ayudó a superar su viudez.  

Siempre ‘Dome’
Nacida el 21 febrero 1973, Doménica Cristina es la segunda de los cuatro hijos de Francesco Tabacchi y Mónica Rendón. "Yo soy 10 años mayor que mi hermana y sin embargo somos mejores amigas, inseparables. Mis hermanos (Francesco, Fiorella y Alessio) y yo somos muy unidos y eso se lo debemos a mis padres, que además han sido un ejemplo a seguir en mi propio hogar. Heinz y yo, junto a Heinz y Estefanie, que son los hijos de mi esposo, y a mis hijos, hemos logrado ser una gran familia…", comenta.  

Sus palabras y actitud revelan la espontaneidad y fantástico sentido del humor que posee. Se define como una persona sincera, que no hace metas a largo plazo, "pues la vida me ha enseñado a no hacerlo así". Como mamá se cataloga muy exigente, pero a la vez, engreidora. "Soy fanática de mis hijos, trato de compartir con ellos la mayor atención posible, de involucrarlos en mis actividades, a veces me acompañan a recorridos o a ciertos actos, donde ellos pueden participar... Procuro darles calidad de tiempo…", recalca.
 


De la Tv. a la política
Ejerció como comunicadora, primero en Vanidades TV y luego en el noticiero 24 horas, ambos espacios de Teleamazonas. ¿Qué nos puede decir de esos años? "Es una etapa de mi vida que recuerdo y extraño. Siempre me sentí muy cómoda frente a las cámaras, nunca lograban ponerme nerviosa, era algo curioso en mí, pero yo desde pequeña jugaba a ser presentadora de televisión, así que nunca me intimidó ese medio… Es algo que extraño bastante en mi vida". Tanto ha sido su interés por la comunicación, que aunque es abogada, asegura que si no hubiese estudiado Leyes, probablemente se hubiera decidido por la carrera de Periodismo y sostiene que el haber trabajado en ese campo le permitió tener una mejor visión sobre las necesidades de su ciudad y del país. 

Más adelante, inició su carrera política como concejala, cargo en el que fue reelegida en 3 ocasiones. Desde el 2009 desempeña la función de vicealcaldesa de Guayaquil, siendo la primera mujer en ocupar ese puesto. ¿Cómo se dio esta designación? "Ingresé a formar parte de los concejales de la lista que acompañó al alcalde Nebot en su segunda reelección (Madera de Guerrero). Luego me convertí en vicealcaldesa por votación del concejo", nos cuenta Doménica, bisnieta de Antonio Pons Campuzano, quien fue presidente del Ecuador en el año 1935, por un corto período. 

Pero, dentro de un sistema político, muchas veces cuestionado, como el de nuestro país, ¿cómo puede una mujer hacer la diferencia? "Las mujeres tenemos ese sexto sentido y esa sensibilidad especial con la que vinimos al mundo, y que Dios nos dio por el mismo hecho de poder ser madres. Creo que es justamente esa sensibilidad, de la que podemos hacer uso para actuar y, por ejemplo, resolver problemas". 

Admiradora de legendarias mujeres como Dilma Rousseff "por su pragmatismo político" y la madre Teresa de Calcuta, "por su valor humano", es consciente de que en un medio como la política, está expuesta a comentarios o personas perjudiciales. "Yo he aprendido a rodearme de positivismo, de gente buena, así que si hay ese tipo de personas, no ocupan ni un instante de mi día…". ¿Y las críticas? "Soy una persona bastante respetuosa, aún con quienes consideren que mi trabajo no es lo que ellos esperan. Yo solo me preocupo de hacer lo que debo hacer y por el camino correcto".
 
Un día de la vicealcaldesa
"Me levanto muy temprano en la mañana y por lo general siempre programo recorridos por la ciudad. Me he involucrado mucho en llevar la obra municipal de una manera directa. La parte de educación es una de las áreas que tiene especial importancia para mí", dice Doménica Tabacchi, quien se considera una enamorada de Guayaquil. "Admiro la labor del alcalde Nebot, la forma en la que ha trabajado; haberme unido a él en la Vicealcaldía ha sido un gran reto. Es gratificante ver la transformación de la ciudad y cómo ha cambiado la autoestima del guayaquileño, quien ahora se siente orgulloso de serlo y se ha comprometido de una manera directa a trabajar por la urbe". 

Haber vivido en carne propia el tener que sacar adelante a sus hijos, tras la muerte de su primer esposo, la impulsó a interesarse en especial por ciertos temas del trabajo del organismo municipal. "Hemos dotado a escuelas y colegios de laboratorios de computación, entregamos libros. Tenemos la beca de amparo para todos los niños que pierden a sus padres (o a uno de ellos), a quienes les pagamos la educación hasta el bachillerato… Ese es un tema en el que me he sentido muy involucrada, por lo que me pasó a mí, esa es una de las obras que más enriquece mi espíritu". Pero también hay sacrificios. "Sí, ¡quisiera que el día tuviera más horas! El tiempo con mi familia, con mis hijos es algo que a veces debo sacrificar". 

¿Un sueño o meta en cuanto a la política? "Mi sueño real es hacer mi mejor trabajo en la Vicealcaldía y donde se me presente la oportunidad para servir". ¿Es decir que aún le queda mucho tiempo en la política? "Aún tengo un año más por estar frente al Municipio de Guayaquil como vicealcaldesa, y ojalá Dios me dé muchos años más de salud y vida para seguir sirviendo a mi comunidad". ¿Algo que agradecerle a la vida? "Me siento bendecida por Dios por poder realizarme en lo que me gusta hacer, que es servir, por haber podido reconstruir mi familia y darles a mis hijos un papá en la tierra… Me siento realmente agradecida".

En sus palabras…
>> Considera que la organización es un rasgo muy característico de su personalidad, tanto en casa como en su trabajo. “Trato de darle, a cada actividad, el tiempo que necesita”.  
>> “Un factor primordial para mi trabajo es el apoyo de mi esposo, ha sido un persona importante en la realización de mis metas”. 
>> “Me gusta el contacto directo con la gente, que sepan que pueden acudir a mí para expresar sus necesidades… Ahora, precisamente, me encanta poder hacer uso de las redes sociales para estos fines, por ejemplo, a través de mi cuenta de Twitter”. 

Revelaciones
>> Un mentor: “Ninguno. Me he ido haciendo sola en la vida, con mis errores y aciertos. Tuve una excelente formación por parte de mis padres”. 
>> Una causa: “El bienestar para los ecuatorianos”. 
>> Un ideal: “Servir”. 
>> Un defecto: “Soy impaciente”. 
>> Un miedo: “La muerte”. 
>> Un autor: “Paulo Coehllo”. 
>> Un libro de cabecera: “La Biblia”. 
>> Una canción: “Color Esperanza, de Diego Torres”. 
>> Un momento bochornoso: “Cuando estaba en Teleamazonas, no sabía que estaba al aire y dije una mala palabra… Y fue una ‘palabrota’, fue terrible”.  

Lo que no sabías... 
>> Sus hobbies: “Bailo, troto, me gusta montar a caballo y pasar días tranquilos en el campo”.
>> ¿Una fragancia? “Cualquiera que me regale mi esposo”. 
>> ¿Una debilidad? “El chocolate, definitivamente”. 
>> ¿Cómo se cuida?: “No soy muy vanidosa, trato de hacer algo de ejercicios, de cuidarme un poco en la alimentación, de dormir bien, pero sobre todo, de pensar positivo”. 
>> ¿Cocina? “No soy muy asidua a la cocina, soy comelona sí, pero no soy mucho de ese tipo de actividades”. 
>> ¿En su mesa de noche hay…?“Una imagen religiosa y fotos de mi esposo y mis hijos”. >> ¿Cómo y dónde toma su café? “Negro y en mi casa por la mañana”. 
>> ¿Qué la pone de mal humor? “Que las cosas no se resuelvan rápido”. 
>> ¿Qué se llevaría a una isla desierta? “Todos mis recuerdos”.  

"Admiro la labor del alcalde Nebot, la forma en la que ha trabajado; haberme unido a él en la Vicealcaldía ha sido un gran reto". 

La vicealcaldesa recalca que más que dentro de una oficina, su trabajo se ejecuta en los diferentes sectores de Guayaquil.
 
"Mi sueño real es hacer mi mejor trabajo en la Vicealcaldía y donde se me presente la oportunidad para servir" 


Maquillaje: Carolina Lapentti. Cel.: 0999513222 Peinados: Waleska Willson Peluquería.  Telf.: 6016432. Guayaquil. 


Páginas: 1


Edición # 580 - 12 de diciembre de 2012

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.