Síguenos en:
facebook twitter
AQU Y AHORA Una obrera de la libertad de expresión …soy parte de esa prensa comprometida con la verdad, soy una ciudadana que optó por esta profesión maravillosa y que ha trabajado por cuidar el único valor que tiene un periodista: su palabra.
Periodista. Directora de Telemundo.


Una obrera de la libertad de expresión

Una obrera de la libertad de expresión


…soy parte de esa prensa comprometida con la verdad, soy una ciudadana que optó por esta profesión maravillosa y que ha trabajado por cuidar el único  valor que tiene un periodista: su palabra.

Por Tania Tinoco 
Periodista. Directora de Telemundo.

Me pregunto qué es la libertad y no sé por dónde empezar a enumerar las respuestas.  Así que dejo a los sentidos que se encarguen de verla, oírla, sentirla, saborearla, para estar segura de lo que es.  Cuando puedo elegir soy libre; cuando puedo pensar soy libre. Cuando puedo hablar y disentir; acertar o equivocarme.  Me cuestiono si soy libre cuando escribo, cuando opino, cuando ejerzo mi profesión de periodista. No del todo. No aquí, no ahora.

Así quedó claro el último domingo 3 de mayo, a propósito del día de la libertad de expresión, instaurado por la Unesco desde 1991.  Mis amigos y colegas de la Unión Nacional de Periodistas, UNP, se hicieron sentir en Quito y escribieron sus sueños de libertad en un muro.

Aunque eran distintas, cada frase y proclama, nos acercaba a comprender por qué  “la prensa es la artillería de la libertad” como decía Hans Christian Anderson, reiterando el papel fundamental que ha jugado en toda democracia, y por qué  las tiranías se han empeñado en silenciarla… Cuidado, advertía la camiseta de un venezolano participante “el mayor peligro de la prensa es que  puede destapar la verdad”.   La verdad es el único compromiso que tenemos  quienes desempeñamos un papel de obreros de la libertad de expresión, que es también de pensamiento y de conciencia.  El hombre no sería hombre sin ellas,  si le faltan  es como quitarle su individualidad, su raciocinio, su naturaleza que lo distingue del animal.

Un pensador, Jonathan Swift, decía “la libertad de conciencia se entiende en estos días, no solo como una libertad de creer lo que uno quiera, sino también de poder propagar esa creencia”, aun cuando otros puedan opinar lo contrario, tener razones incluso para aseverar que estamos equivocados…  Eso que puede llamarse debate de ideas es como la cancha perfecta de la libertad de expresión, donde también tengo la obligación de escuchar a los otros.  Una calle de doble vía,  donde lo que digo puede rebatirse plenamente.   

De eso se trata y lo vemos en sociedades donde están garantizadas las libertades, los derechos fundamentales, la democracia… Donde los gobernantes no callan a las voces  de quienes no están en su coro,  y respetan las diferencias, incluso a  sus detractores y hasta pueden leer en voz alta los mensajes de sus gobernados comunes, riéndose de ellos mismos al aceptar que deben estar  expuestos al disenso, al reclamo y al aplauso.

Soy una obrera de la libertad de expresión, soy parte de esa prensa comprometida con la verdad, soy una ciudadana que optó por esta profesión maravillosa y que ha trabajado por cuidar el único  valor que tiene un periodista: su palabra.  Y por eso NO RENUNCIO, no me callo y no me escondo… Aun con todos los sinsabores de esta carrera, en muchos aspectos, ser periodista es lo mejor que me ha pasado en la vida…


Páginas: 1


Edición # 609 - 06 de mayo de 2015

Aquí y ahora

Una obrera de la libertad de expresión

…soy parte de esa prensa comprometida con la verdad, soy una ciudadana que optó por esta profesión maravillosa y que ha trabajado por cuidar el único valor que tiene un periodista: su palabra.

Leer más

sociales

Malabares Cotidianos

¡Uno de los mejores del mundo!

Cuando mi hermana mayor tomó la decisión de ser madre, me convirtió a mí, “sin que mediara la mínima consulta”, en tía.

Leer más

sociales

Orientación

Encuesta

Para mantener tu cuerpo en forma, prefieres:

Realizar una dieta rápida.

Salir a correr al parque con unas amigas.

Acudir una hora diaria al gimnasio.

No comer en exceso.